Hard & Tech: Steelseries Sensei Wireless ¡Y despídete de los cables!



Este año Steelseries se animó a más, se atrevió a ofrecer versiones inalámbricas de sus productos estrella. De esa forma, a mediados de este año,  lanzaron una versión wireless del Headset 9H (que analizamos en este post) y otra de su mejor mouse, el Sensei. Hoy le echaremos un vistazo a este último producto, al Sensei Wireless, un mouse de gama alta que fue creado con la promesa de ser el Sensei de siempre, pero con la comodidad de no tener cable.

La propuesta suena sorprendente. El Sensei cableado es un mouse muy sólido cuya calidad lo ha hecho digno de ganarse una gran cantidad de fans. El Sensei Wireless, increíblemente, es idéntico al original, pero más cómodo ¡Por no tener cable! Este modelo inalámbrico presenta el mismo polling rate de 1000hz que su versión cableada, el mismo tamaño y forma e incluso llega con sensor mejorado. Veamos un poco más en detalles las virtudes del Sensei Wireless.


Primera Vista
Al realizar un unboxing del Sensei Wireless, que llega empacado en una pequeña caja robusta, nos encontramos con el mouse en sí, la base emisora de señal USB (donde también se carga la batería) y un cable cordonado, de longitud considerable; un detalle ideal, ya que permite que usemos el mouse de forma cableada si lo deseamos. Asimismo se incluyen un par de stickers y un manual de instrucciones muy intuitivo.


  • Sobre la base USB: Es una base bastante pesada cuya cavidad, destinada a apoyar el Sensei, viene revestida de una goma aislante, que evita que el mouse se escape de la base y que entre polvo por debajo de él mientras está apoyado en ella. La base, además de ser la emisora de la señal inalámbrica que permite que el mouse funcione sin cable, es también la base para cargar la batería del Sensei. La misma posee un sólo botón, que deberá presionarse para sincronizarla con el mouse cada vez que se inicie la PC, Se alimenta por USB.

  • Sobre el Sensei Wireless: Es un períferico de diseño minimalista, destinado a diestros y surdos por igual, que cuenta con 8 botones, presentando dos botones extra en cada uno de los laterales, además de los otros 4 botones básicos. 

  • Sobre el cable: robusto y flexible, como todos los que vienen en los productos Steelseries, este cable posee una doble función: conecta y alimenta a la base USB; y  se conecta al Sensei en el caso de que lo queramos usar cableado. El mouse posee una trabita diminuta pero muy útil que evita que este cable se desconecte. 


Performance
Llegado el momento de usarlo, el Sensei Wireless responde muy bien. Lo utilicé durante unas semanas (y lo sigo usando en este momento) para todo tipo de usos: desde navegación online, hasta para Photoshop e InDesign; y obviamente para videojuegos: desde single players como The Evil Within y Alien Isolation hasta multiplayers como Left 4 Dead 2. Detallo, entonces, su desenpeño en "el campo de batalla".


  • Comodidad: El Sensei es un mouse sumamente liviano y ergonómico, construido con materiales fuertes y delicados al tacto, que evitan el sudor. No se torna incómodo en ningún momento y viene diseñado para ambidiestros. Como punto negativo, de todas formas, quiero destacar que no se puede calibrar su peso de ninguna forma. No trae pesas ni un compartimiento para ello. Algunos gamers pueden estar desconformes con esto.

  • Desempeño durante el juego: Como todo más inalámbrico, el Sensei tiene un delay de 1ms. Esto, de todas formas, no afecta el desempeño del jugador, a pesar de que los gamers más hardcore pueden llegar a detectar este delay. De todas formas, en el caso de que creas que tu abilidad puede llegar a verse afectada en un juego específico por este minúsculo retardo de un micro segundo, siempre podrás jugar de forma cableada. 

  • Batería: La carga de batería del Sensei Wireless dura un mínimo de 20 horas, una suma increíble. Si a esto le sumamos que se carga completo en un par de horas y que permite jugar con cable, en este apartado, nuestro mouse en cuestión corre con ventaja contra casi cualquier producto equivalente de la competencia. En nuestras oficinas tenemos un RAT 9 también, el modelo inalámbrico de Mad Catz, al que, a duras penas, la batería le dura unas 8 horas ¡Y es un mouse de gama alta! Como contra, destaco que no hay forma de cargar el mouse si es que no se lo conecta a la base USB de la PC. 

  • Otros detalles: es de notarse que a veces, luego de estar inactivo, el mouse tarda en captar la señal de la base, obligando al usuario, en ocasiones, a volver a sincronizarlo con la misma. 


Software
El Steelseries Engine es un software que permite personalizar a fondo tus periféricos de la marca de forma eficiente e intuitiva. Obviamente, el Sensei Wireless saca el mayor provecho de esta aplicación.






  • Macros: Es posible crear y asignarle macros a los 8 botones. También, al grabar el macro, se puede configurar el retardo entre acción y acción. 

  • DPI: El software permite variar la sensibilidad a nuestro antojo. Es de notar que el valor por defecto es de 1600 DPI y sin el software activado, sólo permite alternar entre 1600 y 3200 DPI con la tecla central. Con el Steelseries Engine podrás llevarlo hasta 8200 DPI.

  • Estética: desde el software se puede variar el color de su iluminación, con más de 16 millones de colores disponibles. 

  • Características avanzadas: los gamers más hardcore estarán en su salsa con estos ajustes. El software permite variar la aceleración y desaceleración del mouse, su polling rate y el sensor de movimiento. También posee una funcionalidad sleep para que no nos lo olvidemos prendido y un modo ahorro de batería. 


Palabras FinalesEl Sensei Wireless es una alternativa muy interesante a cualquier tipo de mouse cableado y un excelente mouse inalámbrico. Con una batería de durabilidad envidiable y un tiempo de respuesta ideal, es un mouse que genera confianza suficiente para animarnos a decirle "chau" a los cables de una vez. Sólo podemos criticarle la imposibilidad de calibrar su peso y lo simplista que puede llegar a ser para los gamers más hardcore, que tal vez necesiten más de 8 botones. Por lo demás, este periférico hace valer los $150 dólares que cuesta, posicionándose a años luz de otros mouses inalámbricos de la competencia, y peleando cabeza a cabeza con el Razer Ouroboros.



Lo mejor: Comodísimo y muy ergonómico. La duración de su batería. Muy personalizable. No posee los defectos que le han dado mala fama a los mouse inalámbricos en general.
Lo peor: no permite calibrar su peso. No se puede cargar sin una PC prendida. A veces se toma su tiempo para conectar con la base.

Valoración Final:
Excelente

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada