Análisis: Tormentum: Dark Sorrow - el sucesor espiritual de Dark Seed

"Tormentum: Dark Sorrow" es una aventura gráfica point & click de terror que se inspira en la obra de grandes artistas como H.R. Giger (creador de Alien) y Piotr Ruszkowski para sumergirnos en un macabro y desolado universo de fantasía oscura.

Calificación:


Desarrollador:  OhNoo (Polonia)
Distribuidora:  Steam
Lanzamiento:  4 de Marzo de 2015
Plataforma:  Windows, OS X, Linux, iOS, Android

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam, facilitada por el equipo de OhNoo.

En "Tormentum: Dark Sorrow" encarnamos a un protagonista sin nombre que se despierta encerrado en una jaula encadenada a un dirigible. El único recuerdo que encuentra en su memoria es la imagen borrosa de una montaña en cuya cima hay una escultura que representa un bosque de manos humanas levantadas hacia el cielo. Pronto aterriza en un tenebroso castillo donde es encarcelado en una mazmorra y condenado a ser torturado eternamente como castigo por un crimen que supuestamente ha cometido...


Aventura gráfica point & click en tercera persona que puede considerarse como sucesora espiritual de las aventuras gráficas desarrolladas en los noventa por la extinta compañía Cyberdreams. Aunque su universo o historia no tengan demasiado en común con estas, comparten un gótico y macabro estilo artístico que recuerda irremediablemente a la saga "Dark Seed" y al menos conocido (aunque igualmente recomendable) "I Have No Mouth, And I Must Scream". Se trata del segundo juego del estudio indie polaco OhNoo, que fue fundado en 2013 y está integrado por únicamente tres personas. El proyecto fue financiado mediante crowdfunding en la web Indiegogo, consiguiendo recaudar 11.538 dólares de 460 personas en un periodo de dos meses.


Como en cualquier juego del género, el gameplay de "Tormentum" se basa principalmente en los puzzles de objetos, es decir, en la interacción de nuestro personaje con los objetos y personajes del escenario para producir eventos que hagan avanzar la trama. Para ello disponemos de interacciones básicas (como examinar, recoger, abrir, hablar, mover, etc.) y un inventario donde se almacenan los objetos que recogemos para luego poder combinarlos con otros del escenario. Cuando examinamos ciertos objetos (p.e. un pergamino o un cuadro) nuestro personaje realiza bocetos y anotaciones en su diario que nos sirven como pistas para resolver algunos de los 24 rompecabezas y minijuegos de lógica que encontramos a lo largo del juego, desde la clásica conjunción de piezas de distintas formas a mecanismos y engranajes que debemos completar o secuencias de códigos que debemos introducir en un orden concreto. Para poder acceder a algunos de ellos previamente tenemos que encontrar ciertas piezas necesarias para activarlos. Su dificultad aumenta gradualmente conforme avanza la trama, pero la mayoría pueden superarse sin apenas complicaciones. Además los escenarios resultan bastante lineales, contienen pocos objetos interactivos y los importantes son fácilmente identificables (ya que brillan de forma intermitente), por lo que realmente no es un título que pueda suponer un desafío para jugadores experimentados en el género.


El apartado gráfico de "Tormentum" es claramente su mayor baza, ya que los 75 escenarios que recorremos han sido dibujados digitalmente a mano con un detalle exhaustivo y una calidad artística innegable, que nos sumerge rápidamente en su onírica y surrealista atmósfera. El ilustrador Piotr Ruszkowski ha conseguido crear un desolador universo de fantasía oscura que evoca inmediatamente el trabajo del fallecido pintor y escultor suizo H.R. Giger, creador de la criatura original de "Alien: El Octavo Pasajero" y el apartado artístico del mencionado "Dark Seed". Su influencia es patente en muchos de los elementos que componen los tétricos escenarios, como esculturas llenas de símbolos fálicos y sexuales, cráneos y esqueletos incrustados en las paredes y objetos o estructuras de naturaleza biomecánica. Otra gran fuente de inspiración es la obra del polaco Zdzisław Beksínski. Esta es reconocible en el tono pesimista de los escenarios, los grotescos y antropomorfos personajes y las estructuras surrealistas de gran tamaño. Además también encontramos objetos, personajes y escenarios inspirados por otros artistas como H.P. Lovecraft o Clive Barker, por lo que realmente se puede afirmar que este ilustrador bebe de las obras de grandes maestros del terror para combinarlas en un universo propio de auténtica pesadilla. Sin embargo este apartado se ve ensombrecido al observar el juego en movimiento, ya que resulta tremendamente estático debido a que el protagonista carece de animaciones y no se desplaza a través de los escenarios, sino que para desplazarnos de una localización a otra debemos clickear en las flechas que aparecen en los extremos de la pantalla. Esta estaticidad se suple parcialmente a través de los propios escenarios, ya que aunque en estos también se echa en falta un mayor número de animaciones, al mover el cursor del ratón hacia el extremo izquierdo o derecho de la pantalla la cámara se mueve ligeramente y podemos apreciar un parallax scrolling de múltiples planos que crean cierta sensación de profundidad 3D. Además este detalle visual no repercute únicamente en el aspecto gráfico, sino que también forma parte de cierto puzzle.


El apartado sonoro cuenta con 40 pistas de audio que complementan la ambientación sombría y siniestra creada por sus gráficos y se adaptan perfectamente al tono de cada uno de los escenarios. Cabe destacar que la repercusión de estas crece conforme avanza la trama, volviéndose cada vez más tétricas e imponentes hasta alcanzar su clímax en los compases finales del juego. Sin embargo no hay ningún tema que destaque especialmente ni sea capaz de perdurar en la memoria una vez lo finalizamos. Además no hay voces durante los diálogos y se echa en falta un mayor número de sonidos FX y de ambiente.

El aspecto más irregular de Tormentum es su guión, ya que, aunque este cuenta con un planteamiento atractivo, resulta demasiado corto (entre 4 y 6 horas), sus giros son demasiado predecibles (sobretodo el final) y acusa una falta importante de profundidad en el aspecto narrativo. Resulta muy difícil que el jugador conecte y empatice con un protagonista que, además de ser amnésico, carece de personalidad, motivaciones e incluso de rostro (ya que este va ataviado con una túnica con capucha que cubre completamente su cuerpo). Además la mayoría de documentos que encontramos no aportan ningún transfondo a la trama ni los personajes, sino que únicamente contienen pistas para resolver los minijuegos. Otro aspecto a destacar es que en algunos momentos tenemos que tomar ciertas decisiones morales que influyen en la historia (p.e. salvar a un personaje de la muerte o darle un objeto a un personaje u otro) y dependiendo de las que hayamos tomado durante la partida obtendremos uno de los dos posibles finales. Un detalle importante en este sentido es que el juego no incluye ningún sistema de guardado (únicamente graba cuando salimos de la partida) que nos permita cargar una partida anterior, por lo que una vez tomamos una de estas decisiones no podemos volver atrás a menos que comencemos una nueva partida. Tratándose de una historia que hace énfasis en las consecuencias éticas de nuestros actos y en la delgada línea que separa el bien del mal (basta con leer la cita de Kant que sirve como introducción al juego para darse cuenta de ello), se echa en falta un mayor número de estas elecciones morales y un ahondamiento en la naturaleza e intereses de los personajes, ya que los diálogos con estos son escasos y prácticamente se reducen a un mero trámite para avanzar.


Palabras finales En resumen, "Tormentum: Dark Sorrow" es un título recomendable para todos los aficionados a los aventuras gráficas de terror, ya que cuenta con un inicio prometedor y un impactante apartado artístico que invita a adentrarse en su ambientación de pesadilla. Sin embargo su argumento y personajes terminan por resultar demasiado planos y lo que realmente motiva al jugador a seguir avanzando es superar los puzles y descubrir hasta la última de las ilustraciones que conforman el juego, por lo que también puede ser disfrutado por ilustradores o seguidores de los artistas anteriormente mencionados, así como jugadores casuales aficionados a los minijuegos para móviles y tablets.

Lo Bueno:
- Las espectaculares ilustraciones de Piotr Ruszkowski

Lo Malo:
- Su historia está desaprovechada


Nota Final:

7.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR rubensemp

Desarrollador de videojuegos / webs, músico y gamer empedernido, amante de los survival horror y las aventuras gráficas.

4 Gritos :

  1. Lo probé... no pude salir de la celda del principio...

    ResponderEliminar
  2. Ame ese juego y los puzzles son intermedio asi q no hay que ser un genio para no poder terminarlos,; el final bueno me dejo con una sensación de paz y no olvidarme de las ilustraciones de ese tipo merece mis respetos.

    ResponderEliminar
  3. No lo he jugado, pero el apartado grafíco que vi desde que salió me revoluciono interiormente. He jugado tanto novelas como aventuras graficas, y si bien el tema de movilidad es algo secundario si nos adentramos netamente a la resolución de puzzles y la historia que se va desarrollando, deja esa picazón su no es aprovechado la secuencia de dialogo con imagenes acordes a lo sucedido.


    El juego como lo analisas se siente limitado, pero visualmente me hipnotiza, pero no es la clase de título que quiera abordar ahora.


    Gracias por la nota :)

    ResponderEliminar
  4. Es raro eso Nacho, los puzzles son bastante simples. Capaz no estabas inspirado. O yo estaba muy inspirada cuando lo jugué :P

    ResponderEliminar