Análisis: Plants Vs. Zombies Garden Warfare 2 — Disparos, sesos y plantines

Te damos la bienvenida al mundo PvZ más grande hasta la fecha. En el Campo de batalla del Patio puedes editar las habilidades y personalizaciones de tu personaje, elegir misiones, saltar a los modos cooperativos o multijugador o invitar a hasta 3 amigos a tu Patio para empezar un escuadrón y enfrentaros a la IA: si acabáis con una oleada, aparecerá otra más poderosa. ¡También puedes cambiar de equipo para retar a tus amigos!
Calificación:


Desarrollador:  PopCap Games
Distribuidora:  EA Games
Lanzamiento:  23 de febrero de 2016
Plataforma: PC, PS4, XO

Análisis basado en una copia digital del juego para Origin, facilitada por EA Games.

Plantas. Zombies. Dos bandos. Un enfrentamiento de proporciones épicas en el que ningún bando todavía ha podido ganar la batalla.

En 2009 los usuarios de PC tuvimos la suerte de ver nacer, de la mano de Pop Cap Games, un hermoso fichin, “Plants Vs. Zombies”, un simpático y sencillo tower defense en el que valiéndonos de distintos tipos de plantas debíamos proteger nuestro hogar de las interminables hordas zombies. Al año siguiente, los que estuvieron de parabienes fueron los usuarios de teléfonos móviles, ya que “Plants Vs. Zombies” hacía su llegada a Android, convirtiéndose instantáneamente en un clásico en la Store.

Tal fue el éxito logrado, que en 2013 tuvo una secuela (Exclusiva para celulares) llamada “Plants Vs. Zombies 2: It`s About Time”… misma fórmula, agregando nuevos tipos de plantas y zombies en distintos escenarios ubicados en diferentes épocas. ¡Éxito!

En 2014 el genero tower defense quedó a un lado y se apostó por un cambio radical… pasar a la acción en tercera persona… ¿el resultado? “Plants Vs. Zombies: Garden Warfare”, un juego que de manera sorprendente se convirtió en un clásico. Ahora en 2016 tenemos en nuestras manos “Plants Vs. Zombies: Garden Warfare 2”. ¿Estará esta secuela a la altura de las circunstancias? Vamos a averiguarlo…


Al comenzar el juego se nos presenta una intro animada con una genial banda de sonido ochentosa, en la que se ve el combate sin cuartel que se esta llevando a cabo entre los dos bandos en cuestión.
A diferencia de muchos otros exponentes del género, no nos encontramos con ningún menú, o “haz clic para continuar”, ni nada por el estilo… Luego de la intro, el juego nos arroja directo a la acción dándonos el control de un personaje, “Girasol”, en un gran campo de batalla llamado “el Patio”. Todo es muy intuitivo y más para quienes ya jugaron la primer parte: Disparar, moverse y hacer uso de habilidades.

Mediante algunas indicaciones, el viejo y querido “Dave” nos irá guiando hacia nuestro cuartel general donde nos pondrá al tanto de la situación: ¡Los zombies se mudaron a la casa de enfrente!

El Patio se encuentra entonces dividido en tres zonas: La base de operaciones de las plantas, la base de operaciones de los zombies y entre ellas, un área en constante disputa donde incansablemente las plantas y los zombies –controlados por la IA- se enfrentan una y otra vez.


Desde nuestra base de operaciones, ya sea que juguemos en uno u otro bando, podremos acceder a los distintos modos multijugador, elegir el personaje que más nos guste para llevar adelante nuestra lucha, personalizarlos, ver sus estadísticas, iniciar las operaciones de jardín/cementerio y como novedad respecto de su predecesor, acceder a una serie de misiones para un jugador que componen una suerte de campaña.

La misma se compone de una veintena de misiones y puede ser jugada tanto con las plantas como con los zombies. Algunas misiones son llevadas a cabo en el Patio y otras en los mapas multijugador. En ellas debemos cumplir diversos objetivos que van desde defender un punto X, recolectar ciertos objetos o vencer a algún jefe. Una especie de introducción “single player” a los diferentes modos multijugador. A medida que vamos completando las misiones se nos entregarán insignias que marcarán nuestro progreso en la historia.


Si bien este apartado constituye un agregado interesante al juego, plagada del humor delirante e inconfundible que caracteriza a los anteriores juegos de la saga, las misiones son pocas, en ocasiones se hacen repetitivas y no pueden ser jugadas en cooperativo. Otro llamado de atención es que aunque estemos jugando solos, se requiere constante conexión a Internet. Sin embargo, la campaña para un jugador no es el plato fuerte de juego, aunque quizás es uno de los aspectos a mejorar en futuras ediciones.



Las “Operaciones de Jardín/Cementerio” consisten en defender un punto determinado en alguno de los mapas multijugador, mientras resistimos a lo largo de diez oleadas de enemigos, de creciente dificultad, incluidas un par de luchas contra jefes aleatorios. También se nos asignarán algunos objetivos secundarios los cuales, podemos cumplir o no, y nos darán bonificaciones al finalizar la partida. En estas misiones podemos jugar solos o con hasta cuatro amigos.

¿Qué más podemos hacer en el Patio? Además de acceder a la base de operaciones y misiones de campaña, el Patio es un hermoso lugar para recorrer. En el mismo encontraremos personajes que nos encomendaran tareas como cazar plantas o zombies, coleccionables escondidos, un alocado campo de tiro y hasta un misterioso pez dispuesto a entrenarnos. También podremos dirigirnos al centro del parque, epicentro de la contienda, e izar la bandera de nuestro bando. Esto dará inicio a un modo en el que deberemos defender nuestra posición ante múltiples hordas de enemigos, contando con la ayuda de aliados controlados por la IA o por otros jugadores.

Respecto a los personajes que podemos elegir, contamos con siete tanto para plantas como para zombies. Cada uno tiene una función bien definida de acuerdo a las habilidades con las que cuenta, lo que remite bastante a “Team Fortress”.



Del lado de las plantas tenemos a Lanzaguizantes, Girasol, Planta Carnívora, Cactus, clásicos personajes que vienen desde Garden Warfare. Como novedad se suman Pomelo –un cazarrecompensas que viene del futuro-, Rosa –una poderosa hechicera capaz de convertir en “cabras”… si ¡CABRAS! a nuestros enemigos- y Mazorca –una auténtica máquina de disparar-.
Por su parte, los zombies cuentan con Zombie Soldado, Ingeniero, Científico y All-Star, adicionando a sus filas a Capitán Mostacho –un zombie pirata que cuenta con su propio loro de combate-, Supercerebroz –una especie de Superman zombie con rayos láser incluidos- y Zombidito –un pequeño zombie alocado que puede invocar a un súper Z-Mech para desatar la destrucción (claro guiño a Titanfall)-.

Por cada enemigo abatido, cada objetivo realizado, cada misión cumplida recibiremos puntos de experiencia y monedas. Los puntos de experiencia, además de subir nuestro nivel personal, subirán el nivel de nuestros personajes, desbloqueando nuevas habilidades y mejoras en el proceso. Cada personaje tiene un límite de nivel, el cual puede aumentar mediante ascensos. Por ejemplo, al llegar a nivel 10, nos dirigimos al centro de estadísticas y ascendemos al personaje. Esto nos devuelve al nivel 1 pero nos aumenta el límite de nivel a 20 y nos da un nuevo rango. Podemos ascender a un mismo personaje hasta cinco veces.

Como si fuera poco, cada personaje cuenta con diferentes versiones lo que le da una gran variedad -más de 100 variables- a la hora de jugar y elegir. Las monedas por su parte sirven para comprar, mediante unas maquinas expendedoras, paquetes de “cromos”. Estos paquetes se dividen en categorías según su valor, costando 2500 monedas los más baratos a 75000 los más caros. Claro esta que a mayor precio, mayor probabilidad de obtener objetos raros o épicos, mejoras  y variantes para nuestros personajes.



Con el fin de obtener más monedas y experiencia, contamos con un tablón de objetivos el cual se irá actualizando. Estos se pueden ir cumpliendo a nuestro propio ritmo y consisten en realizar tareas como matar X cantidad de plantas con X zombie, usar una habilidad determinada cantidad de veces, finalizar un número determinado de rondas perfectas de operaciones de jardín, etc. Hay objetivos para plantas, zombies y para partidas multijugador.

Con cada objetivo cumplido, además de darnos un premio en metálico, nos brinda estrellas y un punto. Al juntar 5 puntos se nos otorga un multiplicador de experiencia permanente, el cual se aplica a cualquier personaje que usemos independientemente del bando al que pertenezca. Las estrellas por su parte, se utilizan para abrir los cofres que se encuentran repartidos en el Patio, decorar nuestra base de operaciones, desbloquear nuevas áreas o entrenar con el misterioso pez…

Uno de los grandes aciertos del juego es no arreglar lo que no está roto. Me refiero a las modalidades multijugador en las que se cimentó su predecesor. Es sin lugar a dudas, donde el juego más destaca. Batallas de hasta 24 jugadores a desarrollarse en cualquiera de los 12 escenarios de buen diseño que el juego nos brinda. Se incluyen los clásicos modos deathmach que tan popular hiciera a Garden Warfare 1, sumando como novedad el modo "Jardines y Cementerios" y "Asalto Herbal", que se desarrollan en un mapa en constante expansión. Por ejemplo, tenemos un punto del mapa que defender y hordas de zombies o plantas -según el bando en que juguemos- se lanzaran contra nosotros a fin de conquistar ese punto. Si lo consiguen debemos reagruparnos en otro punto del mapa y defenderlo nuevamente. Así será hasta que se agote el tiempo y gane el equipo defensor, o el equipo atacante se haga con los 5 puntos de interés.



Cada uno de los modos multijugador disponibles pueden ser personalizados a nuestro antojo ya sea definiendo el tipo de plantas o zombies que controlara la IA a definir ciertos parámetros bastante inusuales como falta de gravedad, munición infinita o que los enemigos exploten al ser derrotados entre otras cosas.

En mi caso particular, a la hora de jugar partidas multijugador, me ha sido complicado encontrar partidas en curso u organizar una nueva. Al menos al momento de escribir esta reseña. Para nuestra fortuna, el juego incorpora la posibilidad de poder jugar a cualquiera de estos modos, con oponentes y aliados controlados por la IA, lo cual quizá no resulte tan divertido como jugar contra oponentes reales, pero algo es algo, ¿no?

Si hay algo que deba criticar en este aspecto, es que muchas veces el combate resulta caótico. Con tantos elementos en pantalla muchas veces se hace difícil ubicarnos y saber desde donde nos están disparando, aunque por otro lado ¿no son así las batallas reales?

En cuanto a la parte gráfica, es excelente. El juego hace uso del motor Frostbite 3 y gracias a esto, las texturas, efectos de luz y demás lucen muy bien. Los escenarios desbordan de colorido, son variados, llenos de objetos –algunos de los cuales se destruyen- llevándonos desde las arenas del desierto, a una especie de coliseo romano hasta lugares más modernos como un parque de diversiones futurista o una fabrica de robots. Un muy buen detalle, es que estando en el patio, notamos un perfecto cambio en la atmósfera de la zona controlada por las plantas, llena de verde y mucho sol, a la zona controlada por los zombies más oscura y llena de deshechos tóxicos.

Lo mejor en este aspecto, los modelos de los personajes: son graciosos, detallados, con animaciones muy bien logradas; tienen ese toque cartoon que tanto caracteriza a la saga y por si fuera poco están dotados de gran personalidad. Por ejemplo el Zombie Científico que constantemente esta murmurando y riendo como un desquiciado, o Girasol que al recargar sus disparos mira al cielo exclamando un dulce “ohhh!”. Pequeños detalles que hacen que cada personaje sea único.

Respecto al apartado sonoro, las melodías que acompañan la acción están bien, y sirven de relleno entre tanto disparo y disparo, aunque algo repetitivas. Las “voces” de los personajes al hablar –en realidad más que hablar, se expresan mediante sonidos, al mas puro estilo Sims- son graciosas y es también algo que caracterizo al primer juego.


Palabras finales Entonces retomamos nuestra pregunta inicial: ¿Podemos decir que Plants Vs. Zombies: Garden Warfare 2 está a la altura de su predecesor? ¿A la altura de las circunstancias? Si bien no soy un gran aficionado a este tipo de juegos, me lleve una agradable sorpresa al jugarlo y por lo tanto les puedo decir que sí. Es un juego que suple las carencias del anterior incorporando un modo campaña, el interesante adicionado de el Patio, y que nos brinda más… más personajes, más escenarios, más mapas, más modos de juego y ¡más diversión! Tiene algunos defectos como la campaña single player que nos puede resultar algo corta y la constante conexión a Internet para jugar solos, pero nada que arruine la experiencia de juego en sí. Un muy buen juego de acción, una propuesta diferente, que invita tanto a veteranos como a quienes se inician en la franquicia.

Lo Bueno:
Muy divertido y accesible para todo público.
Gran variedad de personajes y cantidad de contenido desbloqueable.
- Modos multijugador.
- Gráficos coloridos y bien elaborados.

Lo Malo:
- Requiere conexión a internet constante aun para jugar solos.
- La campaña single player es corta y repetitiva.


Nota Final:

8.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada