Primeras Impresiones: ARK: Survival Evolved - La supervivencia del más fuerte

Sin muchos rodeos, ARK nos arroja en una isla plagada de dinosaurios. ¿Lograrás sobrevivir? .




Desarrollador: Studio Wildcard , Instinct Games , Efecto Studios , Virtual Basement LLC
Distribuidora: Studio Wildcard 
Lanzamiento: 2 de junio de 2015 (Steam Acceso Anticipado)
Podrás jugarlo en: PC y PS4

Preview basada en la versión Early Access del juego gracias a una copia digital para Steam facilitada por Studio Wildcard

Al igual que evolucionara el ser humano, también lo hicieron los video juegos. Estos últimos lo hacen día a día, año a año y nos ofrecen experiencias por demás innovadoras… nos llevan a situaciones y momentos los cuales serían imposibles vivir de otro modo.

En los últimos años, uno de los géneros que mas auge ha ido teniendo es el de “Supervivencia”. Dicho género se ha expandido de forma casi viral, aportando nuevas formulas y variantes con las que intenta destacarse por sobre el resto. Si bien gran parte del catálogo aún se encuentra en desarrollo, se puede llegar a ellos gracias al “Acceso Anticipado”, herramienta de gran ayuda para los desarrolladores la cual, sirve para ver si el juego en cuestión, tiene aceptación o no y si van por el buen camino. Visto de otro modo, cada título busca a su manera evolucionar y sobrevivir.  

Muchos de estos juegos intentan trasladarnos a situaciones reales, tal es el caso de The Long Dark por nombrar uno de tantos, mientras que otros se ambientan en mundos fantásticos o futuros post apocalípticos. Sin embargo, sea por una cosa u otra, no son 100% realistas –para eso ya esta la vida ¿no?– pero a su modo nos hacen sentir una especie de Robinson Crusoe o Tarzán.

El caso de Ark: Survival Evolved no difiere mucho de otros títulos del estilo. Es el típico multijugador online de supervivencia –como Rust- con ciertos elementos típicos de los Role Playing Games (RPG), que cuando nos cuentan como es nos remite a otros juegos… pero este, cuenta con una gran y enorme diferencia: ¡Dinosaurios!


Para comenzar a vivir esta experiencia, el juego no se anda con muchos rodeos: No hay introducción, historia que nos cuente por qué estamos ahí, que debemos hacer y cual es la finalidad por la que estamos en el mundo. Simplemente se nos permite unirnos a alguno de los tantos servidores –oficiales o no- o si preferimos, jugar solos, aunque claro, esto no es tan divertido pero sirve de aprendizaje para conocer mejor las mecánicas del juego. Una vez elegida la modalidad, procedemos a crear a nuestro superviviente, para el cual disponemos de algunas variantes de personalización: podemos elegir el sexo, color de piel, altura y contextura física. Teniendo definidos estos parámetros comienza la ardua tarea de sobrevivir en esta hostil e inhóspita isla llamada Ark.

"Tantas horas de gimnasio para terminar en Ark... ¡Yo quería ser protagonista de Gears of War!"
Nuestro personaje llega a la isla sin nada, tiene frío, hambre, sed y necesita vestimenta. Solo disponemos de unos escasos conocimientos que le servirán para fabricar dos o tres objetos. Como si fuera poco, hay más personas en la isla (otros jugadores, de imprevisible comportamiento), las que se perfilan como potenciales compañeros o enemigos. ¿Algo más? Sí, dinosaurios. ¿Vivos? Sí, correctamente: fieras y salvajes criaturas que no dudarán en defenderse si se ven amenazadas o en atacarnos para saciar su apetito.
Algunas bestias son imponentes, y si no contamos con el armamento adecuado... es mejor dejarlas en paz.
Como intuirán nuestra primera tarea será la de juntar recursos para con ellos fabricar nuestras rudimentarias y prehistóricas herramientas. Cada objeto recolectado va a nuestro inventario, desde el cual podemos acceder también al menú de crafteo, donde se nos detallará que objetos podemos crear y que recursos necesitamos para ello. Por ejemplo, para crear un hacha o un pico -fundamentales para la extracción de recursos- necesitamos piedras, las cuales se encuentran fácilmente en el suelo, y madera que podemos obtener de los árboles. Pero… un momento ¿Cómo obtenemos madera sin herramientas para tal fin? Bueno, de la manera que se solucionan muchos problemas cuando todo lo demás falla… ¡A golpes! Si, a golpes limpios de puño será la manera de obtener el preciado recurso. Claro que esto nos restará vida, por lo que si nos entusiasmamos deforestando el mundo, tarde o temprano terminaremos sepultados bajo un árbol. Como decía anteriormente, este tipo de juegos se empeña en ser “realistas” pero es imposible que lo sean al 100%.
El menú de crafteo nos muestra que podemos fabricar y que recursos necesitamos para ello.
Ark: Survival Evolved cuenta ya con un "Spin-Off" llamado Ark: Survival of The Fittest el cual se puede descargar gratuitamente para PC mediante Steam.
En la medida que recolectemos materiales, fabriquemos herramientas, eliminemos dinosaurios u otros animales para conseguir alimentos, por deporte o solo para demostrar quién es el predador más peligroso y pasemos tiempo sobreviviendo en la isla, conseguiremos experiencia. Cuando obtengamos la suficiente ganaremos un nivel y con esto un punto, el cual podemos distribuir en alguno de los atributos –Puntos de Vida, Hambre, Sed, Daño, Energía, Resistencia, etc.-. Ademas recibimos lo que el juego llama “Engrams Points”, puntos que servirán para revelar diagramas, los cuales nos permitirán craftear nuevas cosas que serán vitales para progresar y mantenernos a salvo de todo elemento hostil. Hay más de cien (100) objetos para fabricar, entre los que encontraremos utensilios prehistóricos como lanzas, hachas, prendas de vestir, elementos estructurales básicos (suelos, paredes y techos de paja), bolsas de dormir, antorchas hasta otros mas avanzados como pistolas de bengalas, tubos de irrigación, rifles sniper y automáticos, GPS y hasta refrigeradores en los que almacenar comida. Debemos intentar hacer un uso optimo de dichos puntos y decidir qué diagramas revelar, ya que a medida que nuestro nivel sea mayor se desbloquearan mejores y mas interesantes planos, aunque paralelamente el costo en Engrams Points subirá también.
Hacer un uso optimo de nuestros Puntos de Engrama sera fundamental para sobrevivir en Ark.
Como es habitual en este tipo de juegos, contar con un techo será vital. Es por esto que ademas de saciar nuestras necesidades primarias tales como la alimentación, bebida y vestimenta, debemos construir y proteger nuestra base u hogar. Si bien al inicio las estructuras serán más bien precarias, con materiales que proporcionan escasa resistencia como la madera o la paja, en la medida que progresemos, pasaremos a otros mas fuertes como la piedra, y mas adelante al resistente acero.
Esta base nos servirá, no sólo de refugio ante las inclemencias temporales como el frío o el calor extremo y la lluvia, sino que también nos resguardará de la fauna salvaje y de los demás jugadores, quienes en igual situación de precariedad, no tendrán reparos en atacarnos para hacerse con las cosas que hayamos conseguido.


No hay lugar como el hogar.
Uno de los puntos mas lindos y logrados que tiene Ark: Survival Evolved es su mundo. Este está vivo y en constante evolución, con ciclos de día y noche, cambios en el clima y poblado por una extensa fauna, la que no solo se compone de dinosaurios, sino tambien de otros animales extintos como los dodos, tigres diente de sable, incluso abominables y temibles yetis e imponentes mamuts. Y esta diversidad se extiende al agua y al aire, donde encontraremos tambien otras formas de vida salvaje. Al día de la fecha el juego cuenta con -al menos- cincuenta (50) variedades de criaturas, las cuales se ampliarían a ochenta (80) o más en su versión final.
Ark: Survival Evolved ya lleva mas de cuatro millones de copias vendidas en PC y un millón en Xbox One.
Y en este momento quizás se pregunten ¿Lo único que hace especial a este juego son los dinosaurios? ¿Están ahí solo para matarnos o morir en el intento? La respuesta es ambigua:  y no.

Como bien decía al comienzo, es una gran novedad lo de incluir a estos extintos seres, pero más novedoso y emocionante es la posibilidad que el juego nos brinda de poder domesticarlos para usarlos en nuestro propio beneficio. Si tu sueño cuando eras chico era el de darte una vuelta en un T-Rex o ser el mariscal del aire a bordo de tu propio Pterodáctilo… bueno, ¡En Ark vas a poder hacerlo! Si contamos con la suficiente destreza y logramos dejar fuera de combate, ya sea con tranquilizantes o a fuerza de garrotazos, a cualquier especie de dinosaurio –me refiero a dejarlo inconsciente y no a matarlo ¡eh!-, podremos aprovechar ese momento para curarlo, alimentarlo y ganarnos su confianza. Los dinos domesticados nos seguirán a donde vayamos pudiendo usarlos como mulas de carga o, si así lo quisiéramos, dejarlos como guardas de nuestras bases… pero si además contamos con la montura apropiada… ¡Bingo!
¡Hi-Yo Silver!
Cuando digo que el mundo de Ark está en constante evolución, me refiero a los demás jugadores. Estos, al igual que nosotros, comenzarán a construir sus bases y a plagar el mundo de estructuras. Al tratarse de un juego fuertemente orientado a la experiencia “online” necesitaremos de ellos para sobrevivir… y es que ¡La unión hace la fuerza! Por lo que si decidimos ir en plan de lobo solitario no pasará mucho tiempo antes de que acabemos muertos. El juego nos permite entonces crear “Tribus”, congregaciones de jugadores que funcionan del mismo modo que los gremios, tan populares en los Massive Multiplayer Online Role Playing Games (MMORPG). Y entonces lo que en un principio eran chozas aisladas pronto terminan siendo imponentes recintos amurallados, poblados por multitud de jugadores y dinosaurios.
Debido a que se ampliara en gran medida el contenido la versión final se vera retrasada hasta finales de 2016.
Otro punto a tener en cuenta y por el cual necesitamos de nuestra Tribu son las invocaciones. Hay lugares específicos, en el que si llevamos la suficiente cantidad de sacrificios, llamaremos la atención de criaturas mitológicas. Vencerlas nos proporcionara acceso a ítems y objetos únicos. Claro que para esto debemos tener muchas horas de juego y contar con equipamiento acorde para hacer frente a estos especímenes únicos, requisitos que no he llegado a cumplir aun y por los que, lamentablemente no he podido participar de este tipo de eventos.
Así como se ve, la casa cuenta con dos pisos, una hoguera y bolsa de dormir.
Por otra parte, además de los rituales de invocación e incentivar la exploración hacia zonas más remotas y peligrosas, tener una Tribu nos permitirá defendernos de los demás jugadores que, contrario a lo que podríamos pensar, constituyen la mayor amenaza del juego, aún mas que los dinosaurios. Los “raids” a las bases son moneda corriente en Ark, solo que las batallas entre Tribus llegan a adoptar proporciones épicas ya que, al igual que nosotros, también nuestros oponentes contarán con sus propios dinosaurios entrenados. Imaginen ir a bordo de un Brontosaurio con un grupo de amigos, repartiendo escopetazos a cuanto enemigo encontremos, o desatar una batalla aérea y demostrar quién manda en los cielos… ¡Único!
En la medida que cacemos Dinosaurios y demás animales tendremos acceso a sus Dossier.
Gráficamente el juego es deslumbrante. Haciendo uso del motor gráfico Unreal Engine 4 los efectos de iluminación dinámica y global, las texturas, el agua y sus reflejos, el fuego, las nubes en el cielo… en fin, todo lo que vemos en pantalla se ve muy bien. Podemos pasar gran parte del tiempo apreciando el paisaje y mirando las bestias que habitan en él, las cuales están muy bien diseñadas.
En cuanto a la música y los sonidos de ambiente, el juego cumple con lo esperado. La banda sonora no es algo que estará presente en forma constante, sino que se manifestara en los momentos más tensos como por ejemplo cuando entablamos combate o huimos despavoridos de una manada de Velocirraptores.

Una leve llovizna nocturna... espero que no me apague la antorcha.
Claro que esta sensación de sentirnos inmersos en este fantástico mundo tiene su costo: necesitaremos una PC de muy alta gama para disfrutarlo en todo su esplendor. Esto se debe a que la optimización es prácticamente inexistente. De todos modos podemos definir varios parámetros a través del menú de opciones y bajar la calidad de imagen, pero les aseguro que la PC, aún en calidad media, ¡Queda en llamas! por lo que les recomiendo tener un matafuego cerca. Esto no es un detalle menor, ya que muchos jugadores quizá no se arriesguen a comprar un producto sabiendo que no lo van a poder disfrutar como corresponde y muy pocos gastarán grandes cantidades de dinero en pos de optimizar su máquina solo por este juego. Sin embargo, estimo que esto será uno de los puntos a solucionar para la versión final, ya que jugarlo con un nivel gráfico aceptable a una buena tasa de Cuadros por Segundo (FPS) en este caso hace en parte a la experiencia de juego... más que nada en lo visual.

Despertar en el paraíso.
A pesar de encontrarse en etapa de “Acceso Anticipado”, Ark: Survival Evolved es un producto muy completo que cumple con una premisa fundamental: Divertir. Esto se fundamenta en la gran comunidad de jugadores que hay y la cantidad de servers disponibles, como así también en las muchas valoraciones positivas que ya tiene en Steam. De todos modos aún les queda trabajo por hacer a los muchachos de Wildcard como mejorar cuestiones en el audio, adicionar más tipos de biomas, criaturas, armas, objetos, jefes y por supuesto solucionar uno de los asuntos más importantes: La optimización. Todo en pos de que, como ellos dicen, “el juego brille como un diamante”.

Si bien a priori puede parecernos un “Survival” del montón, con cantidad de similitudes a otros productos del género, la adición de los dinosaurios, su excelente apartado gráfico, los combates de invocación y las batallas entre tribus a lomos de todo tipo de animales prehistóricos lo destaca por sobre el resto, posicionándolo como uno de los candidatos con más chances de sobrevivir.


Primera impresión:
Excelente

Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada