Análisis: Carmageddon Max Damage — Derrapando... ¡y nos fuimos al pasto!

Carmageddon Reincarnation, la última entrega de la popular saga de coches y atropellos, llega finalmente a consola.
Calificación:


Desarrollador:  Stainless Games
Distribuidora:  Stainless Games
Lanzamiento:  08 de Julio de 2016
Plataforma: Playstation 4 y Xbox One

Análisis basado en una copia digital del juego facilitada por Stainless Games


En 1997 salió al mercado el primer Carmageddon y, junto a él, la polémica. El hecho de atropellar gente a diestra y siniestra dándonos puntos y combos encadenados generó un rechazo por parte de los medios no especializados, similar a Mortal Kombat en su momento.


Después de cinco secuelas de variada calidad, llega a PS4 y Xbox One, el port de su última entrega "Reincarnation", lanzada en PC el año pasado. ¿Logró Carmageddon Max Damage rememorar sus años de gloria? No, definitivamente no.

Carmageddon Max Damage no requiere historia, su diversión radica en su jugabilidad arcade, libre de las ataduras de darle un contexto a lo que vemos en pantalla. Pero es justamente este el gran problema del juego. Gráficamente se ve terrible, con texturas lavadas y tiempos de carga extensos para cargar mapas sin mayor detalle que unos peatones en la calle. Estos, a diferencia de Carmageddon 2, no son desmembrados o despedazados en pedazos, sino que explotan como una bombita de agua con tinta roja. Lo gracioso son las denominaciones que se utilizan para los combos dependiendo de a quien atropellemos.


Las carreras consisten en mapas sin mayor sentido que dar vueltas, sumar tiempo y aumentar nuestro medidor de combo destruyendo adversarios y peatones. Tendremos un extenso tutorial que no cumple otra función que darnos más dudas sobre cómo tenemos que terminar un nivel para darlo por concluido. ¿Si logro un combo extenso ganó? ¿Si llego primero tambien?¿Y si destruyo a todos los demás contrincantes?.

La IA de los enemigos consiste en quedarse quietos hasta cierta distancia y moverse un poco o, en la mayoría de los casos, venir derecho a nosotros para rozarnos y dañarnos el chasis. Con el botón Triángulo en PS4, repararemos automáticamente nuestro coche gastando puntos obtenidos por encadenar combos, por lo cual todo desafío a la hora de destrozar a nuestros enemigos sin recibir daño se vuelve insípida. El control de los bólidos (son treinta en total) es durísimo por donde se lo mire. Esto, sumado a una física coherente con lo que se ve en pantalla, termina por cerrar un gameplay terrible y tedioso.


Carmageddon Max Damage tiene varios modos y desbloqueables que le dan vida útil al título si dejamos pasar sus múltiples falencias. Un modo historia con dieciséis capítulos que permiten desbloquear los diversos modelos de autos, y un modo Libre con un total de diez circuitos, donde tendremos acceso a lugares para realizar piruetas y saltos entre edificios o hacer uso de los diversos powers-up, para mejorar nuestros combos.

En el apartado online se presentan las mismas falencias, salvo que competiremos contra otros usuarios haciendo de la experiencia algo más gratificante y divertida. Por último, tendremos un modo Repetición que nos permitirá editar las jugadas que hemos hecho, pero en el caso de PS4 es innecesario dado la opción SHARE de la consola.

Palabras finales Carmageddon Max Damage falla como port de PC a consolas y como juego en sí. Los diversos fallos producto de una IA inexistente, gráficos y caídas de frames constantes que no explican los tiempos de carga extensos junto a un control y física imprecisos, casi inexistente, hacen que sea muy difícil recomendarlo más allá de su apartado online.

Lo Bueno: 
- Apartado online y contenido por desbloquear

 Lo Malo: 
- Descuido de controles, gráficos, IA y física.
- Problemas de carga y caídas de frames.




Nota Final: 
5
Comparte en Google+
ESCRITO POR Lucas Herrera

Padre y gamer compulsivo, Novio-marido-esposo-etc... Pendiente de terapia entre otros asuntillos mas...

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada