Análisis: Valley — exploración de los creadores de Slender: The Arrival

Valley es el nuevo desarrollo de Blue Isle Studios, los responsables del popular Slender: The Arrival.
Calificación:



Desarrollador:  Blue Isle Studios
Distribuidora:  Blue Isle Studios
Lanzamiento:  24 de agosto de 2016
Plataforma: PC, PS4, XONE


Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por Blue Isle Studios.

¿Quién no tuvo de niño el sueño de explorar lugares misteriosos? Acceder a lugares en los que el hombre aún no ha puesto su pie y descubrir secretos milenarios. Yo si. Siempre recuerdo un póster que colgaba en mi habitación que decía “la vida es una osada aventura o no es nada”, y cada noche, cuando me dormía soñaba con que era una especie de Indiana Jones en busca de objetos mitológicos.

No era lo único que añoraba. También fantaseaba con tener superpoderes como Superman… ser muy rápido, volar… En fin, sueños de niño, pero que aún hoy día persisten. Suerte para mí, existen los video juegos que nos brindan experiencias y nos transportan a mundos desconocidos, a conocer extraños personajes, a vivir muchas vidas y nos dan la posibilidad de ser, lo que siempre soñamos… aunque tan sólo sea un juego.

Ahora que conocen algo de mi niñez, se podrán imaginar entonces, que sorpresa me llevé cuando llegó Valley a mis manos, que ¡oh casualidad!, hace una extraña combinación de ambas cosas: explorar un hermoso lugar lleno de ruinas antiguas y secretos, haciendo uso de súper habilidades. Y sinceramente, en ese aspecto quedé mucho más que satisfecho con lo que el juego me ofreció ¿Y qué hay de lo demás? Vamos a descubrirlo…

Con tan solo apuntar, podremos matar o volver a la vida tanto a animales como arboles.
Valley es el nuevo desarrollo de Blue Isle Studios, los responsables del popular Slender: The Arrival. En esta ocasión, nos traen algo totalmente diferente a su anterior título, puesto que aquí no tendremos que correr incansablemente para escapar de las garras de una infernal criatura, sino desentrañar un gran misterio… ¡El misterio de la fuente de la vida eterna!

Para esto, tendremos que explorar un hermoso y vasto mundo haciendo uso del L.E.A.F. Suit (Leap Effortlessly through Air Functionality), un poderoso exoesqueleto capaz de aumentar nuestra velocidad y agilidad así como proporcionarnos una serie de habilidades bastante peculiares ¿Qué cuales son? ¡Aaah! eso me lo guardo para más adelante.


Este videojuego no es fácil de encasillar en un género: es una aventura en primera persona, con un poquito de acción y altas dosis de plataformas pero, debido a que la mayor parte del tiempo nos desplazamos de un lugar a otro, lo acerca también a un Walking Simulator. Valley nos permitirá viajar por hermosos paisajes llenos de bosques, vida silvestre, antiguas ruinas, encantadoras criaturas así como enemigos peligrosos y otros misterios.

Tal vez a primera vista nos parezca un título similar a “otros tantos”, sin embargo, lejos de ello, el juego incorpora una serie de interesantes y novedosas ideas, las que en mi opinión, se sienten algo desaprovechadas. De cualquier modo, Valley me gustó y disfruté mucho durante las aproximadamente cinco o seis horas que dura: Uno de esos juegos que a pesar de todo se hacen querer.

No hay nada que detenga nuestro avance, ni siquiera las distancias que parecen imposibles de alcanzar.

Seguramente llegado este punto se preguntaran ¿Qué rayos es un traje L.E.A.F.? Como dice Jack, vayamos por partes…

La historia de Valley, comienza con nuestro personaje, un arqueólogo sin nombre, pero que puede ser hombre o mujer… no, no, vamos de nuevo… Comienza con nuestro personaje, una o un arqueóloga/o, con la obsesión de la búsqueda de la Life Seed (o Semilla de la vida, según prefieran). Decididos a encontrarla, emprendemos un viaje a bordo de una pequeña barcaza, pero luego de sufrir un accidente quedamos atrapados, sin posibilidad de volver en un paradisíaco valle. Claro que el llegar a ese sitio no es una mera casualidad, sino que es el resultado de una ardua investigación, ya que todo parece indicar que en ese sitio se esconde la semilla de la vida, ¿Qué para qué sirve la semilla de la vida? Eso señores y señoritas, es la fuente de la vida eterna.

Los eventos que suceden en el juego, transcurren en la actualidad, pero evocando a sucesos transcurridos en el pasado, más precisamente los años `40, durante la segunda guerra mundial. Por aquellos turbulentos días, un científico –desquiciado- pretendía aprovechar todo el poder de la Life Seed y crear un arma, la más poderosa y temible, incluso mucho más que la bomba atómica, usando como “campo de pruebas” los hermosos parajes de este pintoresco valle escondido en las Montañas Rocosas.

¿SOMA? Me resulta familiar. Nah, debe ser una mera coincidencia, ¿No?
Al poco de explorar el extraño lugar, nos agenciamos con el mencionado traje L.E.A.F. Usar esta especie de exoesqueleto retro-futurista resulta ser la experiencia más entretenida del juego, no sólo por lo que les mencionara párrafos arriba, velocidad y agilidad sobrehumanas, sino porque también –y acá viene lo interesante- podemos manipular la vida y la muerte ¿Nada más? Sí. ¡Ser prácticamente inmortales! ¡Donde esta mi traje L.E.A.F.!

Nuestro hermoso traje, se alimenta de células de energía vital. Estas no sólo representan nuestra salud (si el traje queda sin energía y nos golpean morimos), sino que también son nuestra “munición” y las que nos permiten hacer usos de las habilidades del exoesqueleto.
Durante la exploración encontraremos distintos objetos que nos permitirán acceder a lugares especiales donde podremos obtener interesantes mejoras para el L.E.A.F. Suit.
Una de estas habilidades es, como les comentaba, la de manipular la vida y la muerte a nuestro antojo. Con tan sólo apuntar podremos revivir plantas y simpáticos animalitos, a costa de la energía de nuestro traje. Pero del mismo modo que damos, también podemos quitar, y en caso de estar cortos de energía podemos “tomarla prestada” de cualquier ser vivo para usarla como más nos convenga. Es una lástima que este tipo de situaciones son prácticamente inexistentes, eliminando el componente moral – ¿Quito la vida a ese ciervito para salvar la mía?- de una mecánica tan profunda.

Respecto a la inmortalidad, o como la llaman en el juego, “Quantum Death”, resulta ser igual de interesante. Muchas veces, mientras corremos a toda velocidad por el valle, podemos llegar a caernos por algún acantilado o al agua y morir ahogados (Y no, nuestro personaje no es Tommy Versetti, el de GTA Vice City que nada igual que un ladrillo) debido al peso de nuestro traje. Si algo de eso sucede, volveremos a la vida, pero una gran parte del valle a nuestro alrededor, morirá. De todos modos, con la “Mano de Dios” (Porque da y quita vida, no porque mete goles) podremos revivir todo lo que muere a causa nuestra torpeza y sentirnos mejores personas.


La sensación de velocidad mientras corremos junto a la música que acompaña generan los mejores momentos de Valley
El mundo donde transcurre toda la aventura es grande y resulta casi imposible no sentirse deleitado por los paisajes que ofrece, ya que el juego gráficamente se ve muy bien. Por momentos puede sentirse algo cerrado y acotado, para luego pasar a entornos abiertos con muchos rincones por los que buscar secretos y mejoras para el súper traje. Y en esto es algo que Valley explota muy bien: la exploración. Correr a toda velocidad por las praderas, realizar grandes saltos en distancias increíbles, balancearnos sobre los árboles ¡Desplazarnos sobre el agua! Esa sensación de adrenalina que el juego genera es espectacular, nos hace sentir realmente poderosos, nos hace sentir un superhéroe.

Aunque no todo pasa por correr de un lugar a otro, también tendremos que pelear. El problema con los combates es que se sienten poco inspirados y la verdad no merece ni explicar el modo en que se desarrollan. Parece algo que quedó a medias y no termina de encajar del todo con el juego. Los enemigos son poco variados, presentando solo dos clases con alguna que otra variante, y se sienten poco inspirados.

Valley me gustó y me mantuvo entretenido, sin embargo, al igual que sucede con los combates, tiene ese tipo de asperezas que no le permiten ser un mejor juego:
Las mejoras del traje ampliaran en gran medida las habilidades disponibles, permitiéndonos realizar saltos dobles, hacer uso de un gancho, caminar por las paredes y hasta ¡Correr por el agua!
La historia, que se relata mediante cintas de audio y video, en un principio resulta ser llamativa, pero conforme avancemos comienza a perder interés y nunca nos llega a atrapar por completo. En todo el juego no tendremos ningún tipo interacción con otro personaje ni la posibilidad de tomar decisión alguna.

El poder de dar o quitar vida, tampoco está bien aprovechado. Como decía, nunca nos vamos a ver entre la espada y la pared, en esa situación de tener que quitar una vida para salvar la nuestra. Eso se debe a que hay abundantes orbes de energía vital desperdigados por el mundo. Demasiados.

Los puzzles son prácticamente inexistentes. Creo haber contado solo dos o tres secuencias en las que tenemos que realizar alguna acción para acceder a una nueva área. Y para colmo de males, tras que son pocos, se repiten.

El mundo de Valley nos presenta un entorno lleno de ruinas antiguas llenas de misterios.
Son pequeños detalles, pero que en un juego de estas características terminan pesando… quizás con un poquito mas de desarrollo… la historia hubiera sido otra.

Técnicamente hablando, el juego está muy bien. En los escenarios abiertos, los gráficos que presenta nos brindan paisajes de ensueño. Podemos apreciar el destello del sol en el agua y como sus rayos se cuelan a través de las hojas de los árboles. Por contraparte, las secciones cerradas se sienten algo genéricas. También hay ciertas texturas que están medio extrañas y empañan un poco el apartado artístico.

La banda de sonido que acompaña a Valley es muy buena, y contribuye a generar los momentos más memorables del juego. La música cambia acorde a lo que se ve en pantalla, pasando de momentos de euforia cuando corremos a toda velocidad por una colina a generar suspenso y tensión mientras exploramos instalaciones científicas abandonadas. Pulgar arriba para esas hermosas melodías.

Con postales como estas, no es de extrañar que pasemos varios minutos contemplando el paisaje.
Palabras finalesEl título de Blue Isle Studios resultó ser interesante, curioso y lo mejor es que nos brinda esa posibilidad de sentirnos un “Súper-Arqueólogo” (sí, sí, o Súper-Arqueóloga, mala mía) explorando bellos escenarios y desentrañando misteriosos secretos. Hay cosas que definitivamente no se sienten bien aprovechadas. De cualquier modo, Valley apuesta por ser original y a su manera se hace querer. Si de niños, al igual que yo, tuvieron el sueño de sentirse súper, es un título que no pueden dejar de probar, caso contrario, es una excelente alternativa para las ofertas de verano.

Lo Bueno:
- Definitivamente, el uso del traje L.E.A.F. durante la exploración.
- La banda de sonido contribuye a generar los mejores momentos del juego.
- Espacios abiertos visualmente hermosos.
- El argumento comienza interesante…

Lo Malo:
- …pero luego pierde interés.
- Mecánicas poco aprovechadas.
- Espacios cerrados genericos.
- Algunas texturas son de dudosa calidad y desentonan con el resto.
- Combates aburridos y fuera de lugar.

Nota Final:

7

Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada