Primeras Impresiones: Conan Exiles — supervivencia, titanes y desnudos


Desarrollador: Funcom
Distribuidora: Funcom
Lanzamiento: 31 de Enero de 2017 (Steam Acceso Anticipado)
Podrás jugarlo en: PC (Ya disponible), PS4 y Xbox One.

Preview basada en la versión Early Access del juego gracias a una copia digital para Steam facilitada por Funcom

Tiempo atrás, cuando me tocó jugar a Ark: Survival Evolved, hacía referencia al boom que estaba experimentando el género de los juegos de supervivencia y a la necesidad, valga la redundancia, de sobrevivir a cada título. Porque, seamos realistas, a esta altura, esa constante necesidad de reinventar la rueda por parte de varios equipos, ya sea en el espacio o en mundos medievales, está quedando cada vez más acotada y son los propios jugadores los que empiezan a separar lo que consideran bueno e innovador de lo que no. Podría decirse que en época de abundancia, el público elige qué consumir; un público cuyo paladar está cada vez más refinado.

Siguiendo esta tendencia, hace poco más de un año, la desarrolladora noruega Funcom anunció que se encontraba trabajando en un juego de… ¡adivinen!… ¡Sí!, supervivencia. “¿Otro más?”, pensé. “¿Qué puede tener de especial cómo para destacar por sobre el resto?" ¡Qué sorpresa me llevé! Si bien no tiene dinosaurios, trajo consigo un nombre de peso: Conan: Exiles.

A muchos este nombre les sonará por la saga de películas protagonizadas por el legendario Arnold Schwarzenegger; a otros, lamentablemente, les recordará al infame reboot que tuviera en el estelar a Jason Momoa. Sin embargo, cierto es que este popular bárbaro es un personaje de ficción creado por el escritor Robert E. Howard, quien además brindó uno de los mundos de “Sword and Sorcery” más fríos, crueles y despiadados que hayamos conocido.
El mundo de Conan, es frío, cruel y despiadado... aunque no por esto deja de ser bello.
Funcom, anteriormente ya se había adentrado en este universo con Age of Conanun RPG multijugador masivo, y cuenta con experiencia en esto de hacer juegos online (Secret World, Anarchy Online). Por otra parte, se notan ciertas reminiscencias al trabajo realizado por Wildcard con Ark (sobre todo en el sistema de progresión de personaje). El resultado es Conan: Exiles, un videojuego de supervivencia online que, si bien no es novedoso en su planteo, resulta muy ambicioso, ofreciendo una ambientación única y algunas ideas realmente interesantes tales como la posibilidad de hacernos con esclavos o invocar poderosos avatares, lo cual hace que destaque por entre sus pares.

Conan: Exiles ofrece tres modos de juego bien diferenciados: P.V.E., es decir, el clásico modo de jugador versus el entorno, donde podremos disfrutar de una experiencia de juego haciendo frente a los peligros del mundo sin temor a que seamos atacados por los demás jugadores. P.V.P., modalidad harto conocida en la que además de los peligros del entorno, tendremos que lidiar con los demás jugadores. Y finalmente P.V.P. Bombardeo, similar al P.V.P. aunque con una tasa de progresión más acelerada y con la salvedad que cada treinta días se reinician los servidores, perdiendo así los progresos obtenidos.

Las dos primeras modalidades, P.V.E. y P.V.P. cuentan con variantes que permiten adaptar la experiencia de juego a distintos tipos de usuario: Purista, Relajado, Experto, Juego de Rol y Experimental (Ideal para probar los mods disponibles en el Steam Workshop). En cada una de estas modalidades encontraremos gran cantidad de servidores, tanto oficiales como privados, aunque siempre tenemos la opción de crear el nuestro propio y definir una gran cantidad de parámetros personalizando así nuestra partida.
Dragones, Trolls, Escorpiones Gigantes y un gran numero de criaturas mas intentaran poner fin a nuestra aventura.
Nuestro papel en este mundo es el de un pobre diablo, condenado a la muerte en el desierto por crímenes que en algunos casos, son total y absolutamente absurdos. El personaje que controlaremos, está sujeto a una cruz y desde ahí podremos definir sus rasgos físicos entre una amplia variedad, como así también elegir su raza entre una de las 9 disponibles y su religión.

Un tema que dio mucho que hablar, es que entre los rasgos físicos, podremos determinar el tamaño de nuestros “atributos”… y me refiero a “ahí abajo” (pene) en el caso de los hombres y a “ahí arriba” (senos) en el caso de las mujeres. De más está decir que esto no aporta NADA a la jugabilidad, pero es un detalle que, al menos hasta el día de hoy, en ningún otro juego podíamos definir.


A nivel jugable, para cualquiera que haya jugado a Rust, Osiris: New Dawn, Savage Lands o el citado Ark, encontrarán muchísimas similitudes. Es decir, lo primordial para asegurar nuestra estadía en este inhóspito mundo será cazar para obtener alimentos y agua para no desfallecer deshidratados. Seguido de esto tendremos que recolectar recursos tales como piedras, ramas y plantas para forjar nuestras primeras herramientas y las vestimentas con las que tapar nuestras vergüenzas.

También habrá que defendernos del hostil entorno, por el que pululan todo tipo de animales salvajes y extrañas criaturas, además de otros exiliados controlados por la IA. Sin embargo, como siempre sucede en este tipo de juegos, el enemigo más peligroso son los demás jugadores. Si bien siempre podemos forjar alianzas y crear clanes, nunca faltan esos abusivos que solo por diversión se aprovechan de los más débiles… aunque pensándolo bien, ¿No es esto lo que sucede en el mundo de Conan?
Los crímenes por los cuales somos condenados son total y absolutamente absurdos.
Respecto al sistema de combate, no hay grandes sorpresas ni profundidad y las mecánicas se sienten demasiado simples. Podremos equiparnos con distintos tipos de espadas, hachas y escudos, e inclusive usar un arma en cada mano, con las que desmembrar y/o descuartizar a nuestros rivales. Es de extrañar dicha simpleza, ya que en Age of Conan, Funcom implementó un sistema sustancialmente diferente al del resto de los MMO RPG basado en combos. Aquí todo pasa por machacar los botones del mouse, ya sea para atacar o defender, y fin de la historia, de cualquier modo el estudio anunció que implementará mejoras al respecto.

Como viene siendo tendencia en la mayoría de los videojuegos, contaremos con un sistema de progresión de personaje. Recolectar recursos, luchar y sobrevivir, brindará puntos de experiencia que además de hacernos subir de nivel, proporcionará un punto para distribuir entre uno de los siete atributos del personaje y otro punto con el que desbloquear “recetas”, las que darán acceso a una amplia variedad de objetos que craftear. Este sistema recuerda mucho al implementado en Ark, donde al igual que sucede aquí, podíamos especializarnos en diferentes ramas de creación. Por supuesto que para llegar a las recetas más avanzadas, será necesario desbloquear las previas.

Lo interesantes, pese a dichas similitudes, es que una de las ramas de creación más importantes en Conan: Exiles es la de construcción. Es lo que en un principio nos permitirá erguir nuestra primera casucha, pero conforme pase el tiempo y avancemos en esta rama, podremos construir auténticas e inexpugnables fortalezas dignas de un rey. Resta decir que el sistema de construcción es muy versátil, permitiendo incluso levantar estructuras en las laderas de una montaña, dando así rienda suelta a nuestra creatividad.
De este modo es que se "Recluta" a los esclavos: Palo y a la bolsa.
Como podrán apreciar, hasta aquí, ninguna novedad, lo que lleva a preguntarse ¿Dónde está lo innovador? ¿Dónde están esas “ideas realmente interesantes”? ¿Cuándo llegamos a la parte de los esclavos y los avatares? A eso voy, paciencia.

Una de las novedades que trae consigo Conan: Exiles es la posibilidad de hacernos con esclavos. Como bien sabrán, y si no lo saben les cuento, en el mundo creado por el señor Howards, esto de la esclavitud era moneda corriente. Imaginen que en una tierra habitada por piratas, bárbaros, cultos religiosos y demás yerbas, el tráfico de personas era algo normal. En la adaptación de este universo creada por Funcom, además de bestias y animales salvajes, también encontraremos NPC susceptibles de ser “capturados” y llevados –literalmente- a la rastra a nuestra fortaleza. Allí, además de ganarse el apodo de “esclavos”, podrán ser convertidos en guardias, bailarines o artesanos, que nos proporcionarán distintas bonificaciones y ventajas.

Otra de las novedades viene de la mano de la religión. Si prestaron atención a lo escrito más arriba, durante el proceso de creación de personaje, uno de los parámetros a definir es elegir a que dios vamos a adorar. De momento solo hay cuatro deidades a saber Crom, Set, Yog y Mitra, cada cual con sus características y demanda de sacrificios. Para llevarlos a cabo tendremos que construir templos en su honor (excepto para Crom, que no demanda nada) y rendirles culto, ya sea comiendo carne humana o derramando sangre inocente en su nombre.
Algunos enemigos son realmente poderosos y necesitaremos de toda la ayuda posible para derrotarlos.
El beneficio de todo esto será que, si somos buenos devotos y hacemos los deberes, podremos invocar al Avatar, máxima manifestación del poder de nuestro dios en la tierra. Set nos dará acceso a una serpiente gigante, Yog a una especie de calamar volador y Mitra a un gigante de acero. Sinceramente resulta espectacular ver a estos imponentes colosos destruir todo a su paso, haciendo volar por los aires a quien ose interponerse en nuestro camino y disfrutar de ver como corren los pocos que sobrevivan a tal cataclismo. Una herramienta ideal para tratar con aquellos clanes que se creen “intocables”. Hay que hacer buen uso de estos seres ya que solo los podremos usar por un minuto.

Respecto al mundo en que se desarrolla este título, debo decir que el mapa es enorme, presenta una amplia variedad de entornos plagados de ruinas y asentamientos que explorar junto a un grupo de amigos o con los miembros de nuestro clan. Claro que no siempre seremos bien recibidos; trolls, arañas y escorpiones gigantes, demoníacas criaturas y hasta dragones, solo por nombrar algunas, estarán esperándonos para hacernos comida de gusanos.

Conan: Exiles utiliza el motor gráfico Unreal Engine 4, y aunque no sea un juego que destaque por su apartado visual, hay efectos que denotan gran calidad. Lamentablemente, esto se ve empañado por una optimización que deja bastante que desear, aunque sabido es que este tipo de problemas es muy común en títulos que se encuentran en Acceso Anticipado, tal como sucede en este caso. De todos modos, esto no es excusa y Funcom tiene tareas pendientes en esta área. En cuanto al apartado sonoro, las melodías que acompañan destacan por su epicidad que rememoran a las citadas películas protagonizadas por el inigualable Arnold.
Los Avatares son una fuerza de destrucción imparable.
A estas alturas es indudable que pese a que tiene poco tiempo en el mercado, Conan: Exiles ya es todo un éxito y Funcom lo sabe, ofreciendo mejoras y actualizaciones casi a diario. Sin embargo, tal como decía, aún queda mucho trabajo pendiente por hacer: optimización gráfica, solucionar problemas de física, solucionar varios bugs y glitches, entre otras cosas; y promesas que cumplir: incluir nuevas religiones y NPC, incorporar un sistema de monturas y nuevos tipos de esclavos; dar mayor personalización de nuestro exiliado y mejorar el combate, agregando la posibilidad de usar hechizos.

Sólo resta esperar para ver si todas las promesas se cumplen y si el hecho de ostentar el nombre de Conan, con todo lo que ello implica, es suficiente para garantizar la supervivencia de este videojuego, el cual actualmente solo se encuentra disponible para PC en Steam. Para los poseedores de una Xbox One, Conan: Exiles estará disponible en breve como Game Preview (algo similar al Acceso Anticipado de Steam). El título también arribará a PS4, aunque todavía no hay una fecha estimativa.

Entonces ¿Vale la pena?... Si me preguntan, me atrevo a decirles que sí. Conan: Exiles ofrece a esta altura gran cantidad de contenido como para sumergirse por horas explorando y desentrañando los misterios de este rico universo. Si bien a nivel jugable no presenta grandes novedades, su sistema de construcción, la inclusión de los esclavos, la religión, los colosales avatares y por sobre todo, jugarlo con amigos, condimentan de forma exquisita a este título que dejara satisfechos tanto a los amantes del género, como a los que se inicien en él.
Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada