En nuestro canal de YouTube

Análisis: Resident Evil Revelations (PS4)

Resident Evil Revelations llega a la generación actual de consolas en un pack que reúne todos los DLC y contenidos extras de la remasterización de 2013.

Calificación:


Desarrollador: Capcom
Distribuidora: 
Capcom
Lanzamiento: 29 de agosto de 2017 (PS4, Xbox One)
Plataforma: 3DS (original), PC, PS3, PS4, Xbox 360, Xbox One, Switch (prox). 


Análisis basado en una copia digital del juego para PS4 facilitada por Capcom

Hace ya bastante tiempo que Resident Evil Revelations abandonó su exclusividad con sistemas portátiles. Capcom podría haberlo llevado a PS Vita, pero PlayStation 3, Xbox 360 y PC son plataformas más rentables y la empresa nipona se arriesgó con un port, a pesar de saber que estaba pensado para una pantalla de tan baja resolución. La remasterización para consolas de sobremesa y PC implicó un lavado visual a fondo. El resultado fue limpísimo y Revelations conquistó a más audiencias. No es menor saber que contaba con el plus de ser el primero de la saga en apostar por el terror en mucho tiempo. Hoy en día, el panorama para Revelations es muy distinto.

Las remasterizaciones son rentables, especialmente las de títulos cuyo lanzamiento original fue hace un par de generaciones atrás. Pero Resident Evil Revelations para PS4 y Xbox One no es exactamente una remasterización. Es la adaptación de la versión de PC a dichas plataformas, un pack que incluye todos los DLC y que resulta atractivo solamente para quienes todavía no jugaron Revelations debido que no ofrece ningún tipo de extras exclusivos.


Revelations fue el primer paso que dio Capcom para llevar a Resident Evil de nuevo a sus raíces terroríficas. Es un videojuego de acción en tercera persona, muy en tono con las propuestas de Resident Evil 4 y 5, pero con un claro interés en causar miedo. Abundan los momentos en la campaña en que transitamos los pasillos más claustrofóbicos y nos enfrentamos a enemigos realmente grotescos, que tienen un afán por tomarnos de sorpresa en todo momento que pueden hacerlo.

Los protagonistas son Jill Valentine y Chris Redfield, pero la historia nos presenta un buen puñado de personajes secundarios y muchos de ellos terminan siendo jugables también. Por otro lado, al igual que en Resident Evil 5, en Revelations en todo momento tenemos un compañero que nos sigue a todos lados. Lo extraño es que esta decisión no viene de la mano de un modo cooperativo, ya que no podemos jugar con un amigo la campaña ni tampoco es que cooperemos junto a la IA porque el bot simplemente "hace su vida". Es un detalle cosmético que por momentos tiene sentido -hay personajes que tienen química con su compañero-, pero que por momentos es directamente insoportable.

La historia tiene lugar a bordo de Queen Zenobia, un barco enorme que ha sido infectado con un virus que dejó a la tripulación convertida en terribles monstruos. Jill se infiltra en el lugar junto a Parker Luciani, quien aporta la cuota de humor al asunto. El objetivo es encontrar a Chris Redfield y su compañera Jessica Sherawat, con quienes se perdió contacto unas horas antes de que comience la campaña.

Revelations apuesta por lo campy, es decir, destila un aroma propio de las películas de clase B de los 70-80, que bien fueron inspiración para el primer Resident Evil. En este sentido, el humor ridículo y los estereotipos divertidos priman ante todo y la historia se vuelve entretenida, además de fácil de digerir. El juego no se toma en serio la mayoría de las veces, pero cuando lo hace, hay lugar para giros argumentales y cliffhangers. Recordemos que Revelations viene dividido en capítulos al estilo serie de TV, cada uno de ellos con su intro y su cierre. El guión utiliza recursos que van bien con el modelo, como flashbacks, y de manera conjunta, termina funcionando muy bien.



La jugabilidad es un híbrido entre survival horror y shooter en tercera persona. Las secuencias de acción tienen protagonismo, pero los enemigos ya no caen en grupos tan numerosos como en Resident Evil 5, y ese componente “arcade”, eso de siempre tener munición y curación, acá no existe. Sí es cierto que el sistema de combate es rudimentario porque los enemigos no tienen patrones de ataque complejos y a veces son simplemente esponjas de balas; también hay que notar que algunos jefes son repetitivos y los combatimos casi como si estuviésemos sobre rieles. En su tiempo, Capcom no estaba muy segura de volcarse por completo al survival horror, por lo que apostó más bien por un ambiente de terror, y no tanto por un miedo a través de mecánicas. Es cierto que podemos quedarnos sin balas, pero también es cierto que es difícil desesperarse en una aventura tan lineal, con puzles sencillos y enemigos tan fácilmente esquivables.

Para los fanáticos de la acción, el Modo Asalto nos pone a combatir hordas de enemigos en distintos mapas de la campaña. Los personajes de la historia están todos y vamos mejorándolos, así como a sus armas, a medida que desbloqueamos más equipo y armamento. Este frenético modo se puede jugar en solitario o con un jugador cooperativo a través de internet.


Volviendo a la remasterización, Revelations llega a PS4 (y a Xbox One, versión que no hemos jugado) con una resolución que llega a los 1080p y corre a 60 FPS estables. La experiencia es similar a jugarlo en PC. En este sentido, no es una remasterización que incluya ningún incentivo para volver a ser comprada por quienes ya jugaron el título en PC o consolas de sobremesa. Si jugaste solo la versión de 3DS, tal vez si valga la pena la compra. Por unos $19,99, en relación a dicha versión portátil obtenemos un rendimiento y calidad de imagen muy superiores; audio remasterizado, mejores controles y extras para el Modo Asalto, todo esto ya incluido en la primera remasterización, lanzada en 2013.


Palabras Finales:
Resident Evil Revelations nunca fue un título imprescindible para nadie, excepto para los fans, justamente porque ata cabos interesantes dentro del universo de la saga. En 2017, ya no hay tantas razones para jugarlo, es decir, después de Resident Evil 7 ya perdió la fuerza que tenía como “vuelta al terror” y la secuela, Revelations 2, es bastante más sólida. Pero quien decida adquirirlo, terminará satisfecho. Es un juego que cumple en varios sentidos, resultando entretenido y divertido, a la vez que nos pega alguna que otra pasada de miedo y nos da una experiencia variada, con combate, exploración, puzles y algo de supervivencia.

Lo bueno:
- Una combinación atractiva entre terror y acción
- Como terror de clase B, el guion funciona muy bien

Lo malo:
- Como remasterización, llega con apenas lo justo y necesario
- No arriesga demasiado, repite la fórmula de entregas como Resident Evil 5 y 6
- Demasiado lineal y predecible por momentos

Lo feo: 
- Después de Resident Evil 7, ya perdió bastante de su gracia





Nota Final:

7
Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

0 Gritos :

Publicar un comentario