En nuestro canal de YouTube

Primeras Impresiones: They Are Billions — la horda zombi incontenible

El apocalipsis zombi steampunk toma forma de un juego estratégico de supervivencia bien hardcore, disponible en Steam Early Access.

Desarrollador: Numantian Games
Distribuidora: Numantian Games

Lanzamiento: 12 de Diciembre de 2017 (Early Access)
Plataforma: PC

Impresiones basadas en una copia digital para Steam facilitada por Numantian Games.

Los zombie, no-muertos por antonomasia, han evolucionado con el paso del tiempo, adaptándose a las tendencias: pasando de ser lentos cadáveres que arrastraban sus pies al caminar clamando por cerebros, a pútridas criaturas hambrientas de carne humana cuya velocidad haría palidecer al mismísimo Usain Bolt. Lo curioso es que, pese a que el furor que estos seres generaron haya quedado un poco relegado, siguen volviendo de la tumba una y otra vez, obligándonos a la necesaria pregunta “¿Por qué?”. La respuesta es muy sencilla: continúan siendo los monstruos más exitosos y los que, en la mayoría de los casos, ostentan el privilegiado honor de ser aquellos que van a exterminar a la humanidad.

Esta vez, quienes han revivido a los muertos –y que afortunadamente no chocaron el auto- son los miembros del equipo de Numantian Games, cuya propuesta llamada They Are Billions, un videojuego de estrategia en tiempo real que se ha puesto a la venta en Steam Early Access, nos propone sobrevivir a un apocalipsis zombi en un distópico futuro steampunk. Sí, sí, ya sé: nada fuera de lo convencional, ¿verdad? Sin embargo, el título desarrollado por el estudio independiente español se volvió un éxito de la noche a la mañana. Quizás sea por la forma en que implementa sus mecánicas, tal vez por lo desafiante que resulta ser o por su peculiar setting y su apartado artístico. A mi modo de ver, es por como combina todos estos elementos, dando como resultado un juego desafiante, con personalidad y sumamente adictivo.


Lo llamativo de este fenómeno es que su versión preliminar no ofrece prácticamente contenido, siendo notoria la ausencia de una campaña, un clásico de cualquier RTS que se precie de tal. Si bien sus responsables aseguran que se encuentran trabajando en dicha modalidad, la cual será sumamente elaborada y contará con más de 40 horas de juego, de momento solo se puede jugar al Modo Supervivencia, que consiste en defender nuestra colonia durante una X cantidad de días en un mapa generado aleatoriamente.

Antes de lanzarnos de lleno a la acción, se nos permite definir ciertos parámetros tales como cuantos enemigos habrá al comienzo de la partida, el tamaño del mapa y la cantidad de días a resistir. La configuración de estos ajustes dará como resultado el nivel de dificultad, además de la bonificación de puntos que conseguiremos al finalizar el juego. En mi caso particular, comencé con los valores establecidos por defecto… y la verdad es que no me fue nada bien. No es que sea un táctico estratega del nivel de Sun Tzu, pero me considero un buen jugador en lo que a este tipo de juegos respecta, sin embargo me vi obligado a reducir la dificultad a un nivel medio ¿Y saben qué? Me volvieron a patear el cu_o. Finalmente, abatido, llorando como niña chiquita, decidido a vengarme de las interminables filas de infectados, fui a por un match fácil… pero volví a perder. 

Una ciudad bien defendida será vital para hacerse con la victoria.
Es increíble –a la par de frustrante- que cuando parece que tenemos todo bajo control, tan solo un mugriento zombi se cuela en nuestra ciudad y ¡bam! empieza a contagiar a todo el mundo, convirtiéndolos en muertos vivos, haciendo que todo se vaya en un abrir y cerrar de ojos. En fin, al margen de ello, la dificultad también se ve incrementada debido a que no hay un tutorial que nos explique cómo funcionan las cosas por aquí. No es que haya mucha diferencia con otros títulos del género, y para alguien que ya jugó algún Age of Empires, le resultarán intuitivas muchas opciones. El tema es que quien juega por primera vez, posiblemente no entienda un carajo de nada, lo cual hará que se precipite su fin y se quede mirando la pantalla de Game Over, rascándose la cabeza, preguntándose “¿Qué acaba de pasar?”.

¡Pero, momento! Me fui por las ramas hablando de lo difícil que puede ser el juego, sin tan siquiera comentarles de qué va. Como decía, los mapas se generan proceduralmente y ahí, en un punto cualquiera, comenzaremos con un centro de mando y un puñado de unidades para defenderlo. La idea es construir edificios que nos permitan generar comida, piedra, acero, madera o energía, y cabañas para dar lugar a los pobladores que serán los que salgan a partirse el lomo trabajando. Un detalle, a diferencia de otros juegos de estrategia, es que en They Are Billions, los recursos son permanentes, es decir, por mucho que se tale un bosque nunca se va a agotar. Esto que puede parecer un comentario al paso, resulta menester a la hora de construir, debido a que no vamos a poder poner dos aserraderos juntos, motivo por el cual la expansión de nuestra colonia se hace prioritaria más pronto que tarde. 

They Are Billions hace honor a su nombre enseñando cientos de unidades en pantalla.
Aquí es donde de a poco la cosa se complica. Por un lado, porque tenemos que explorar los alrededores, buscando el lugar hacia el que comenzar a edificar y eliminar a los zombis que encontremos en las cercanías. Por el otro, porque comenzar a expandirnos implica más superficie que defender, lo que se traduce en más recursos necesarios para construir defensas. Porque además de los infectados que pululan por los alrededores –que resultan ser bastante molestos- también atacarám en grandes oleadas... y más vale estar preparados para cuando llegue ese momento o seremos diezmados en cuestión de segundos. Lo bueno es que en la medida que más poblemos nuestra urbe, podremos elegir hasta un máximo de cuatro delegados que proporcionan diversas bonificaciones que aceleraran un poco las tareas de recolección.

Por suerte, los humanos sobrevivientes cuentan con un repertorio sumamente interesante para palear la adversidad. Comenzando por soldados con arcos o fusiles, pasando por infalibles sniper, a mechas equipados con lanzallamas y ametralladoras. Me pareció interesante la mecánica de mejora de las unidades, que irá en detrimento de cuantos enemigos se carguen, haciendo no solo que aumenten sus puntos de vida y daño, sino que también cambie su aspecto visual. De igual modo me gusta que exista la posibilidad de hacer pausas tácticas, función que permite detener el tiempo para tranquilamente dar las órdenes que creamos convenientes a nuestras tropas. Imaginen que en varias ocasiones tendremos que defender más de un flanco a la vez y sin una estrategia bien trazada el resultado será siempre el mismo: una aplastante derrota. 

Hay diferentes tipos de enemigos, pasando de los zombies mas básicos a pútridas moles hambrientas de carne.
Numantian pone especial énfasis en esto de la táctica. Hay que estudiar y planear de antemano como vamos a defender nuestra ciudad, puesto que tomar tan solo a un zombi a la ligera, resulta catastrófico. Como expliqué en un comienzo, si los infectados logran colarse por algún punto flaco o mal protegido, comenzarán a atacar y contagiar a los colonos, propagando la plaga. Y créanme cuando les digo que es frustrante ver que lo que nos tomó más de una hora construir, se viene abajo trepidante e implacablemente. Queda claro que es un juego difícil, ¿no? Pero eso no lo hace injusto, sino todo lo contrario. Es gratificante notar el progreso que vamos teniendo en cada nueva partida, llegando un poco más lejos que la anterior, gracias a que vamos aprendiendo de nuestros propios errores.

Para terminar, he de destacar el gran trabajo realizado por la desarrolladora en lo que al apartado gráfico respecta. No tanto por lo bien que se ve, de hecho, se ve bonito, sino por la cantidad de elementos simultáneos en pantalla. Los combates entre nuestras tropas y los miles de enemigos (Y esto no es joda, puesto que “ellos son billones”) recuerdan, en cierto modo, a los juegos de la saga Total War, aunque sin el presupuesto de estos claro. Es fantástico ver ráfagas de ametralladoras allí, explosiones por allá, y zombis descuartizados por doquier sin que la PC comience a toser sangre. 

Nada supera al poder de los Mechas.
Falta para que se pueda dar por terminado su proyecto y, aun así, ya se ve que está en plena forma. They Are Billions resulta ser un videojuego sumamente atractivo, desafiante, frustrante, pero que gracias a una excelente ejecución, deja con ganas de más. La curva de progresión es alta, y no existe tutorial alguno como para hacernos de guía. Sin embargo, cada derrota nos deja una nueva enseñanza que nos ayudará a mejorar nuestra performance en futuras partidas, al punto que de a poco, lograremos dominar la dificultad para ir subiéndola y obtener mejores resultados. Además, si con solo haber probado el modo supervivencia quedé enganchado, no quiero imaginar lo que una campaña bien trabajada puede llegar a generar. Solo resta esperar y ver con que nos sorprende el equipo de Numantian Games.
Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario