En nuestro canal de YouTube

Análisis: Life is Strange Before the Storm Episodio 1 — sobrenatural y emocional como siempre

Awake es el primer episodio de la precuela de Life is Strange, el inicio de una historia de misterio sobrenatural y crisis muy humanas.

Calificación:



Desarrollador: Deck Nine Games
Distribuidora: 
Square Enix
Lanzamiento: 31 de agosto de 2017
Plataforma: PC, PS4, Xbox One


Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por Square Enix

Before the Storm, que ya sabemos que contará con tres episodios y uno extra de su versión Deluxe, es la precuela de Life is Strange que pone el foco en una cara conocida por los fans, Chloe Price, la favorita de todos. Volver a Arcadia Bay con un segundo juego protagonizado por el personaje más querido es casi una definición de fanservice. Los prejuicios eran fuertes, la desconfianza también, en especial porque el desarrollo esta vez no estuvo a cargo de DONTNOD, sino de un estudio nuevo, Deck Nine Games. Con esa dificultad, y todo, Life is Strange volvió a conquistarnos.

Life is Strange resultó ser uno de los videojuegos más notables de 2015. Hay quienes lo aman, quienes lo odian, pero nadie quedó indiferente. Lo importante acá es que es un título que tuvo un proceso de desarrollo inusual. Nunca el formato episódico le calzó tan bien a un videojuego. No creo que Square Enix y DONTNOD hayan planeado tener una comunidad que diera tanto feedback, simplemente se dio así: cada episodio terminaba con un cliffhanger y meses de espera hasta saber cómo continuaba la historia, tiempo prudencial para que DONTNOD escuche qué querían sus fans y lo aplicasen, en mayor o menor medida, al juego.

Los cinco episodios que contaron la historia desde el punto de vista de Max Caulfield tenían misterio sobrenatural y un buen gancho, pero lo que conquistó a millones de jugadores fue su historia tan interpersonal y sensible, protagonizada por adolescentes, un grupo etario que, sin dudas, no abunda en los videojuegos.


Before the Storm respeta ese corazón dramático y juvenil, y, tirando abajo el miedo de los fans, también se trae un rollo sobrenatural. De todas formas, vuelve a dejar más que claro que lo fuerte de la saga es su universo, sus personajes y sus emociones, y su capacidad de que podamos recibirlos con empatía. Es muy cierto que Life is Strange le habla a un público particular, más adolescente, pero también encuentra un tinte nostálgico que compra por completo a los adultos. ¿Leyeron “El guardián entre el centeno”? El apellido de Max es solo uno de los tantos guiños a dicha novela de Salinger, un coming-of-age para adultos. Ese tipo de historias abunda en la ficción para adolescentes, pero también pueden ser atractivas para un público más maduro, algo no tan usual, y aun así Life is Strange es de los pocos videojuegos que lo han logrado.

Chloe ahora tiene 15 años y no encuentra cómo encajar en su vida. En ningún ámbito. Le molesta su familia, el colegio y hasta tiene problemas para llevarse bien con la gente de “su onda”, que andan también en la droga y el rock and roll. No es para menos, sabemos que Chloe perdió a su padre y que está muy enojada con Max, su mejor amiga de siempre que la abandonó para irse a estudiar a otra ciudad. Lo que jugamos en Before the Storm es lo que vivió la peliazul cuando todavía tenía el cabello marrón y su relación con Rachel Amber, la gran incógnita de la primera temporada de episodios y la Laura Palmer de toda esta historia (la referencia a Twin Peaks es obligada, los chicos de DONTNOD son confesados fanáticos de la serie).


Si la historia de Max giraba en torno a su capacidad de manipular el tiempo –y no solo la trama, también las mecánicas–, para Chloe, que no tiene esos poderes, idearon una mecánica atractiva que consiste en jugar “duelos” de diálogo con los personajes que nos desafían. La realidad es que quien desafía a todos es Chloe y en este primer episodio, tenemos un encuentro de este tipo con casi todos los personajes. La idea es más bien entablar una pelea de insultos ¿A lo Monkey Island? Si, muy parecido, solo que en Before the Storm gran parte de las opciones de diálogo provienen de explorar el ambiente.

Esta idea de darle un condimento lúdico al diálogo –las peleas de insultos tiene su dificultad, son a contrarreloj y se pueden perder–, es lo que hace de Life is Strange una aventura sobresaliente en relación a la fórmula (ya aburrida) de Telltale Games o de la mayoría de los walking simulator. DONTNOD lo hizo la primera vez y Deck Nine demuestra ser un buen discípulo al lograr una precuela en la que hacemos más que caminar y charlar en conversaciones que no tienen peso alguno en la trama. Life is Strange fue muy criticado por tener un final de solos dos opciones, pero en ese viaje hasta el final hay tantos matices que es muy injusto tacharlo de lineal.


Como primer episodio, Awake tiene un carácter introductorio correcto y potente. Gran parte de las acciones que se nos presentan están destinadas a qué entendamos la personalidad de Chloe y que la vayamos formando. Estamos siempre entre los polos de ser más agresiva o más comprensiva, lo que a veces se vuelve un poco tajante. Puede ser difícil entender la rebeldía de Chloe, más si quien juega hace tiempo que trascendió la adolescencia. En mi caso personal, tengo una hermana adolescente que me recuerda lo bien que retrató Deck Nine esa etapa tan turbulenta y agridulce de la vida, con sus diálogos llenos de insultos y esa falta de pudor e interés por el otro.

Hay que darle una mención especial al guion por la sutileza con que introduce algunos conflictos serios. La brecha generacional entre Chloe y sus mayores está bien desarrollada en los diálogos, pero también en materiales opcionales como en su diario íntimo, los mensajes de texto que le escriben y sus cavilaciones al fumarse un cigarro. Lo mismo sucede con la sexualidad y las relaciones entre personajes. Chloe y Rachel desarrollan un vínculo que es difícil de explicar con palabras, pero que se siente vivo en sus acciones. El tratamiento de temáticas como la importancia de la amistad, la exclusión social y el bullying, entre otras, respira “adolescencia” por todos sus poros, y lejos de empalagar –13 Reasons Why le dicen a eso– o sentirse artificial, es sencillamente humano.

En lo técnico, no intenta romper estándares. Se ve igual de bello en sentido estético que lo que conocíamos de Life is Strange y sigue siendo torpe en las animaciones. El sonido sigue siendo el protagonista de la ambientación, junto a la paleta de colores y, nuevamente, está muy bien elegida la banda sonora para terminar de cerrar ese cariz adolescente que derrocha por todos lados. 



Palabras Finales:
El episodio cierra con un momento prácticamente epifánico, también con un cliffhanger como nos acostumbró la temporada anterior, y con una revelación que cambia el juego por complejo. Deck Nine Games entendió todo: lo sutil de su sobrenaturalidad, la oscuridad de su trasfondo y la humanidad de sus personajes. Así sí da gusto volver a Arcadia Bay.


Lo bueno:
- Una precuela consciente de mantener la esencia de los cinco episodios del juego original
- La historia es humana, intimista, genera empatía
- El duelo de diálogos es una mecánica interesante que le agrega juego a las charlas

Lo malo:
- A veces es un poco tajante el paso de la Chloe comprensiva a la Chloe violenta
- Técnicamente sigue siendo flaco



Nota Final:

8.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

0 Gritos :

Publicar un comentario