En nuestro canal de YouTube

Análisis: Wolfenstein The New Order (PC - 2014)

Wolfenstein: The New OrderT revitaliza la serie que creó el género de los shooters en primera persona. Machine Games, un estudio compuesto por un veterano grupo de desarrolladores muy laureados por su labor creando juegos impulsados por la trama, han sido los encargados de desarrollar Wolfenstein, que ofrece una elaborada narrativa repleta de acción, aventura y combate en primera persona. Intenso, cinematográfico y con unos gráficos impresionantes gracias al motor id Tech® 5 de id Software, Wolfenstein envía a los jugadores en una misión personal por toda Europa para derrocar a la maquinaria de guerra nazi. Con la ayuda de un pequeño grupo de miembros de la resistencia, podrás infiltrarte en instalaciones de máxima seguridad, enfrentarte a legiones nazis de alta tecnología y hacerte con el control de las superarmas que les han permitido conquistar la Tierra... y mucho más.

Calificación:



Desarrolladora: Machine Games
Distribuidora:  Bethesda Softworks
Lanzamiento: 20 de mayo de 2014
Plataformas: PC, PS3, PS4, XBox 360, Xbox One

Análisis basado en una copia del juego para Steam facilitada por el equipo de Bethesda Softworks


¿Qué pasaría si te dijera que los estudios detrás de sagas reverenciadas tales como “The Elder Scrolls” y “Doom” se hubieran unido para revivir uno de los mejores juegos de ordenador? Si al leer esto tu sangre se ha ido a la testa (y no hablo de la que tienes arriba del cuello), entonces estamos en la misma página. Bethesda Softworks e Id Software, en una épica colaboración, han logrado demostrar que todavía es posible verter cariño, dedicación y cuidado en un mismo “software”. Con casi cinco años de desarrollo y una ausencia justificada de la porción multijugador, la nueva entrega de “Wolfenstein” es todo lo que la industria actual necesitaba; algo hecho con amor y paciencia.


Aunque la introducción que acabas de leer sugiera que este artículo será una mera felación de medias a dichos estudios, debo admitir que al principio me mostré algo escéptico. Digo, guerra con los Nazis como protagonistas… ¿cierto? Pero extrañamente es aquí donde el juego más brilla. De alguna manera que todavía no logro comprender, Bethesda e Id Software han conseguido darle frescura a una fórmula que ha sido más reutilizada que el aceite para frituras de los restaurantes; y cuando alguien puede obtener un resultado diferente con algo tan reciclado, es momento de ponerse de pie y quitarse el sombrero. ¿Cómo lo han hecho? Se preguntarán. Para empezar el diseño de mapas es espectacular, aún siendo sumamente linear da la apariencia de poder ir a cualquier parte. Similar al del “Metro 2033”, dicha libertad superficial se logra mediante desvíos del camino principal a lugares secretos que pueden o no contener algún evento oculto. Muy al comienzo de la historia se nos presenta una toma de decisión que afectará directamente al futuro desarrollo del argumento, lo que insita a la rejugabilidad obligada. De hecho esto parece un detalle menor, pero realmente ayuda a descontracturar el ambiente de “Shooter de pasillo” al que tanto estamos acostumbrados; y eso es lo triste. ¿Te acuerdas lo que se sentía estancarse en una parte determinada de un juego? Ya ves mi punto. Todavía no se con certeza cuando se ha producido este cambio tan abrupto en la industria, pero en determinados momentos de la aventura me he enojado porque no había indicaciones de qué era lo que debía hacer. Mejor dicho, no contaba con la paciencia para averiguarlo. Y me atrevo a decir más, (ya que me he enterrado, ¿por qué parar?) cuando escuchaba a un personaje decir exactamente lo que debía hacer no le prestaba su debida atención; esperaba a que un cuadrado gigante apareciera en mi pantalla diciendo “Tienes que ir al sótano, idiota”. Pero cuando dicho recuadro no se presentó, es allí cuando entendí a lo que estamos acostumbrados; que nos digan qué hacer. Y en el momento que comprendes que nadie te dará órdenes, comienzas a despertar ese séptimo sentido denominado “Curiosidad Gamer” y observas la aventura desde un punto de vista completamente diferente.



Como todos y cada uno de los títulos pertenecientes a la saga “Wolfenstein” (a excepción de “Enemy Territory”) encarnaremos a la representación física de la masculinidad y espía estadounidense BJ Blazkowicz. Voz grave y algo ronca, el cuerpo de alguien que desayuna pesas, talento nato para aniquilar alemanes y una habilidad surrealista para verse bien en chaquetas de cuero; todo lo que siempre has querido ser. Pero aunque pienses que el protagonista es un cliché personificado, misteriosamente también parece encajar perfectamente en la historia. Ha heredado una actitud similar a la de Max Payne, al mejor estilo de “estoy muy viejo para esta mi&@#%”, y de hecho le cuaja estupendamente bien. No sólo hablo de la personalidad del personaje principal, sino que absolutamente todos los individuos que hacen una aparición en la trama (sean aliados o enemigos) poseen su propia identidad. Esto no sólo ayuda a añadir credibilidad al conflicto, sino que también impulsa al jugador a comprometerse emocionalmente con absolutamente todos los sucesos; te pesará cuando alguien muera, sentirás felicidad cuando florezca algún romance entre dos personajes… no hay mejor sensación que cuando un videojuego te lleva de la mano por una montaña rusa de emociones. El trabajo de voz de los personajes también es sublime y junto con las animaciones tanto faciales como motrices constituyen un pilar importantísimo del juego. Cada uno posee su propia manera de pensar y actuar; llevan distintas opiniones acerca de la trama principal, tienen sentimientos por otros y algunos hasta pelean entre sí. Todo esto, aunque parezca un detalle insignificante y menor, agrega infinidad de trasfondo a la aventura en sí. Es similar a cómo se viviría una toma de control mundial en la vida real; algunos serían valientes y opondrían resistencia mientras que otros posiblemente perderían todo coraje. Y nunca faltan los que han perdido alguien importante en dicha guerra y viven el día a día con odio y frustración. Otra cosa que encontré muy satisfactoria es la habilidad para retomar la trama en cualquier momento. ¿A qué me refiero con esto? Hice la prueba de jugar varias horas seguidas y luego no hacerlo por un día. En ese lapso de tiempo y con otros juegos ya me habría olvidado de todos los personajes y lo que sentí por ellos, pero no en este caso; ni bien retomé la historia al día siguiente, me fue increíblemente fácil reinsertarme. Dicho sea de paso, es algo terriblemente difícil de lograr.



Es seguro decir que el motor gráfico “Id Tech 5” es el responsable de la increíble apariencia visual del título. Aún con las opciones gráficas en medio, la iluminación y texturas son de otro universo; aquel que objete que “Wolfenstein: The New Order” no es malditamente hermoso a nivel gráfico obviamente necesita un buen par de anteojos. Y lo digo enserio. No busca parecer innovador con “Bloom” innecesario, ni mucho menos reutiliza modelos de edificios y “props”. Los escenarios son tan únicos que cada nivel se asemeja a dar un “tour” acelerado por toda Europa; el nivel artístico se encuentra a la altura del “Bioshock Infinite”, por lo que te puedes imaginar de lo que hablo. Lo mejor es que ambos estudios buscaron retratar a los Nazis de una forma completamente diferente a como se venía viendo en otras oportunidades. Un ejemplo es un nivel que transcurre principalmente en un campo de concentración, mostrando no sólo el lado malvado de dicha facción sino también el impacto en la población y las condiciones que debían soportar basadas en hechos absolutamente reales (salvo un robot de tres toneladas que custodiaba el patio, claro está). Este enfoque a uno de los conflictos más sufridos de la historia resultó en que yo, como jugador, quería resolverlo lo antes posible para que personas ficticias dejaran de sufrir.



En términos de jugabilidad el título apela a las épocas doradas; ambas compañías decidieron re implementar el sistema de "puntos" de vida, lo que significa que ya no serás una esponja de proyectiles balísticos y realmente tendrás que cuidarte en los tiroteos si es que optas por ellos. Y esa es otra cosa que me fascinó: tienes la posibilidad de elegir tu acercamiento a las distintas situaciones. Te encuentras detrás de la trinchera nazi, nadie espera polizontes allí. De pronto divisas una patrulla de cinco hombres armados hasta los dientes, ¿como procederás?. Sabes que en el momento que te descubran tendrás a toda la flota alemana del área descargando munición sobre tí; o quizás eso no te importa. Aquí puedes optar por dos caminos: empuñar un "akimbo" de rifles de asalto y cometer una masacre sin medir las consecuencias, o si eres del tipo premeditado que disfruta de evaluar sus opciones también hay algo reservado para tí. Yo lo llamo "entra cuchillo, salen tripas". Tienes la elección de llevar el conflicto a lo personal, degollando gargantas y lacerando espinas dorsales (entre otras tantas posibilidades), muy similar al "Metro: Last Light". También hay un sistema de alarmas representado en oficiales de alto rango; ellos son los únicos que portan radios para comunicar lo que sucede, por lo que si deseas pasar desapercibido tendrás que eliminarlos para que sean incapaces de pedir refuerzos.

Palabras FinalesLuego de tantas decepciones y títulos ahogados en su propio “hype”, hoy en día estamos ante uno de los pocos que ha logrado sobrevivir a las expectativas. Es el año 2014 y todavía existen juegos de los 90 que superan con creces a los del presente. ¿Cómo es posible? Nos encontramos en una época donde la palabra “pasado” es sinónimo de calidad y lo “actual” de repetitivo y deshonesto, pero cuando dos gigantes como Bethesda e Id Software deciden juntar fuerzas se muestra que todavía, escondida en los rincones más oscuros, se encuentra esa pasión que alguna vez reinó el mercado de pc. Estamos ante un título que se encuentra pulido en todos los aspectos habidos y por haber, donde los nazis han ganado la guerra y tomado el control mundial. La pregunta es: ¿qué harás al respecto?


Lo bueno:
-Excelente jugabilidad
-Hermoso apartado visual; nivel artístico excepcional
-Gran variedad de niveles
-Argumento atrapante y toma de decisiones
-Personajes interesantes
-Increíble trabajo de voz
-Opción para campo de visión

Lo malo:
-Cierta monotonía en algunas secciones
-Requiere computador muy potente para calidad máxima 
-Su peso abismal de 40Gb


Nota Final:
9

Comparte en Google+

8 Gritos :

  1. muy buena reseña, yo no lo puedo jugar, pero veo gameplays de este juego y flipo de lo bueno que esta!

    ResponderEliminar
  2. Esos 40gb me tiran para atrás. Pero, tarde o temprano.

    ResponderEliminar
  3. Pero tu, que lo jugaste
    ¿por qué crees que pese tantos GB? Es un juego single player que a juzgar por los gameplays es super, pero...

    ResponderEliminar
  4. Porque tiene toneladas de cinematicas y escenarios :)

    ResponderEliminar
  5. Gracias Hatseller! Cuando puedas jugalo, vale todo tu tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Dejas la pc prendida un dia y se bajan, te aseguro que vale la pena.

    ResponderEliminar
  7. No me preocupa mucho eso. Además, tengo 6mb, así que tampoco me tomaría mucho. El problemita sería mi disco rígido... Tengo lo justo y necesario y esos 40gb me lo dejarían un tanto "extenuado".

    ResponderEliminar
  8. Yo tengo 1MB, así que no lo bajo mas jajaja pero capaz algún día lo juegue en PS3 :p (si, no quiero bajar tantos GB)

    ResponderEliminar