En nuestro canal de YouTube

Análisis: SOMA - Terror existencialista

SOMA es un videojuego de terror y ciencia ficción de Frictional Games, los creadores de Amnesia: the Dark Descent. Se trata de una historia inquietante sobre la identidad, la conciencia y lo que significa ser humano. La radio no funciona, la comida escasea y las máquinas han comenzado a creerse que son personas. La instalación sumergida PATHOS-II ha sufrido un aislamiento terrible y se tendrán que tomar decisiones difíciles. ¿Qué hacer? ¿Qué tiene sentido? ¿Qué queda por lo que luchar?



Calificación:


Desarrollador:  Frictional Games
Distribuidora:  Frictional Games
Lanzamiento:  22 de septiembre de 2015
Plataforma:  Windows, Mac, PS4

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam, facilitada por el equipo de Frictional Games.

Desde las profundidades del mar de monotonía que inundó al género de terror en primera persona en los últimos años emerge un gigante atrevido e inteligente que tiene mucho para decir. Su nombre es SOMA y busca atraparnos con su familiaridad para tomarnos por sorpresa cuando menos lo esperamos y vomitarnos de lleno una historia repulsiva y reflexiva, que capta lo mejor de la ciencia ficción oscura y juega con nuestras mentes en más de un sentido.



El terror y la ciencia ficción se llevan bien. Cuando uno piensa en terror, imágenes de fantasmas, zombis, sangre, tripas, asesinos y otras porquerías invaden nuestra mente… pero la realidad es que terror es casi un sinónimo de miedo, y el miedo es algo que sentimos de mil formas, que van más allá de lo sobrenatural, los monstruos y las pesadillas. En este sentido, la ciencia ficción puede jugar un rol importante cuando se busca hacer terror que “salga de la caja”. SOMA toma estas bases y nos ofrece una experiencia que genera pavor de múltiples formas, que nos atormenta de forma inteligente y que nos cuestiona incómodamente en más de una ocasión.



Corre un futuro distante y Simon, nuestro protagonista, se despierta desconcertado en una sala de laboratorio sin entender mucho cómo llegó allí. El recurso del protagonista amnésico es una constante en el género de terror psicológico, pero SOMA se las ingenia para darle otro sentido al demostrarnos que las sensaciones de extrañamiento que vive el personaje tienen un sentido que va más allá de un inconsciente reprimido. Por qué Simon no recuerda cómo llegó allí y por qué el mundo está cómo está son incógnitas que no puedo responder. SOMA las resuelve, a su tiempo y con varias sorpresas en el camino.



Los primeros compases de la aventura nos dejan bien en claro que estamos frente a un juego bastante distinto a nivel narrativo a lo que Frictional Games acostumbra a dar. Los protagonistas testigo, los flashbacks y la forma de narrar la historia con notas son elementos que se ven reemplazados por otros que consiguen una narrativa más dinámica, que hace que experimentemos la historia de manera más directa: Simon es un protagonista carismático, que se hace cargo de sus propias acciones y acompaña al jugador en todo momento en la incertidumbre y la sensación de incomodidad. Es mucho más que un par de ojos que miran y el mundo de SOMA está construido de forma tal que las interacciones, con NPC y objetos, se sienten coherentes con respecto a las mecánicas y a la trama.



El hilo conductor de SOMA es narrativo. Querer conocer más, entender mejor el mundo y responder una catarata de preguntas es lo que hará que tanto el jugador como Simon mismo se muevan. El personaje cuestionará constantemente todo a su alrededor y expresará todo tipo de sensaciones de forma explícita, lo que da como resultado un tipo de protagonista consciente y despierto como pocas veces vimos en un videojuego de terror.

A nivel jugable, recuerda a los proyectos anteriores de Frictional Games, con mecánicas más tiradas a la aventura de exploración –al estilo de Gone Home o The Stanley Parable– con puzles que al survival horror. Progresar en SOMA es muy intuitivo en ocasiones, en otras no tanto, pero siempre toda pista para saber qué hacer está en el ambiente. Los puzles coordinan bien con la trama y no rompen la narrativa en casi ningún momento, aunque por momentos puede llegar a sentirse vueltero el proceso de resolver un problema. No hay excesivo backtracking, ya que el diseño de niveles encuentra el punto justo entre lo amplio y lo pasillero y permite reencontrar rápidamente todos los puntos del mapa, pero sí hay momentos en los que se podrían haber ahorrado alguna que otra secuencia de jugar a las escondidillas con algún enemigo.


“¿Cómo? ¿Estás diciendo que los enemigos son aburridos y que no cumplen su cometido?” Claro que no. Hay enemigos que son realmente espeluznantes y que provocan un pavor que tiene poco que envidiarle a los mejores momentos de Amnesia. Pero la realidad es que existen encuentros que son demasiado scripteados, que contrastan negativamente con la naturaleza de otros enemigos más sorprendentes y que sólo logran alejarnos un poco de ese otro tipo de terror que SOMA logra tan bien y que está asociado al componente filosófico y psicológico de la historia: nuestra mente se llenará de preguntas y resolverlas será una necesidad constante, pero hacerlo también nos perturbará y nos dibujará de a poco una realidad sumamente oscura. Jugar a “que el monstruo no nos vea” no funciona tan bien aquí. Tal vez porque es un terror ya muy visto y porque más de una vez se siente en disonancia con la narrativa, pero la razón principal parece ser que a la larga se siente como un obstáculo más, metido con calzador, para alejarnos del descubrimiento de ese terror subyacente que tanto tememos pero que también anhelamos conocer.




A nivel atmosférico es una obra maestra, lo que no podía ser menos, ya que gran parte de su fuerza narrativa reside en su capacidad de conseguir que el jugador se inmerge. Visualmente es brillante y el sonido aporta muchísimo a la construcción del ambiente, que se logra a la perfección gracias al juego de luces y sombras y a los efectos sonoros ambientales. Algunos filtros visuales aportan de buena manera a generar un clima de opresión y desesperación, aunque asumo que a muchos jugadores se les hará tedioso el efecto de cámara nublada que ocurre cuando Simon está herido. El juego justifica muy bien dicho efecto, pero para los puristas de lo visual no será del todo cómodo.

SOMA pudo haber hecho uso de elementos del género survival horror sólo en los pocos momentos en que la narrativa lo requería, lo que hubiese hecho brillar aún más su increíble capacidad de causar miedo sin recurrir a los sustos. También hubiese aportado un granito más a la balanza un actor de voz más profesional para personificar a Simon, quien en ocasiones no logra una interpretación a la altura de la situación. Pero quitando estos detalles, una vez inmerso en el embrollo de SOMA, difícilmente puedas despegarte hasta acabar con sus 8-10 horas de partida.



Palabras finales El terror que provoca SOMA es mucho más profundo y perturbador que el que puede generar la escapada de un enemigo terrible que puede asesinarnos si nos alcanza, y de alguna manera consigue lo que Frictional Games viene intentado demostrar hace años: que existe algo peor que la muerte y que se puede generar en los jugadores un miedo distinto al miedo a morir. SOMA logra darnos una secuencia final que trasmite un tipo de terror que ningún enemigo que nos persiga o que nos ataque podrá generar jamás. Se siente extraño, pero con mecánicas más que vistas y sin recurrir mucho a los sustos, Frictional Games logró tensionarnos, pararnos el corazón y hasta asquearnos. Ojalá hicieran más juegos así.


Lo Bueno:
- Historia atrapante y poco vista.
- Muy potente a nivel narrativo. Las mecánicas de juego y la dinámica del mundo en casi todo momento coordinan con la trama.
- Personajes carismáticos.
- Excelso a nivel visual y sonoro. Atmósfera inigualable.
- Genera miedo y terror de maneras novedosas.

Lo Malo:
- La actuación de voz del protagonista.
- Hay secuencias con enemigos demasiado scripteadas y mal integradas al ritmo narrativo del juego.


Nota Final:

9

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

8 Gritos :

  1. Gracias por el análisis. Algo corto pero ya me hace dar una idea de lo que se viene con este juego. Ya lo compré e iré ya mismo a echarle unas horitas :D

    ResponderEliminar
  2. dios no puedo expresar lo mal que lo pase con amnesia the dark descent, asi que si este juego me hace no querer jugarlo mas con tan solo 15 minutos de juego es que lo voy a pasar mal con este tambien xD..........aclaro que si termine el amensia a pesar de como terminaron mis nervios asi no me consideran gallina

    ResponderEliminar
  3. He comenzado a jugarlo y lo que puedo decir en este momento es que el inicio es algo lento, con decir que técnicamente estoy en la parte en la que el personaje se sienta en esa silla para el escaner, osea que no he jugado prácticamente nada xD

    ResponderEliminar
  4. ¡Pero has jugado apenas 10 minutos! XD Hay que ser un poco más paciente, como dije en el review, el juego revela todo a su tiempo.

    ResponderEliminar
  5. Pero si por eso digo que no he jugado nada xD. Y me tomo mas de 10 minutos, a lo menos 15, en lo que a mi respecta es como demasiado para "tutorializar" a cualquiera en estas epocas creo yo.

    ResponderEliminar
  6. Creo que es de agredecer que se tome el tiempo de introducirte en el juego. Me sentiría decepcionado si me quisieran encajar a la fuerza el contexto para sentir miedo.. como en Outlast.

    ResponderEliminar
  7. Que cuelgue.. no sabía que ya había salido. Ya leeré con detenimiento.

    ResponderEliminar
  8. Daniel Muñoz González29 de septiembre de 2015, 12:50

    A mi el juego me encanta, y no se si este sera el sitio mas oportuno para comentar esto, pero el juego me da cierto "error" por decirlo de alguna manera. Cuando lo pongo en resolución 1366x768 si no recuerdo mal, (Que es a la resolución que mi portátil lo ejecuta con fluidez) resulta que el juego se me pone en ventana pequeña ocupando solo una esquina de la pantalla, incluso dejando ver mi escritorio... He de añadir , que en las opciones esta puesto en plantalla completa, y que solo me ocupa toda la pantalla cuando pongo la resolcuion a 1080. Por si sirve de allgo mi portatil es un Lenovo Z50-70. gracias

    ResponderEliminar