En nuestro canal de YouTube

¿Ya jugaste a... Wasteland 2? — Bienvenidos al Yermo

Wasteland 2 surge como un proyecto sustentado por los fanáticos de la obra de Fargo. Desde su modo de exploración, su ambientación, su sistema de combate, a la cantidad de quests tanto principales como secundarias y su versatilidad a la hora de resolverlas, muchas veces se hace inevitable caer en comparaciones con Fallout, pero este no es el punto del análisis. No se trata de comparar uno con otro para ver cual es el mejor, sino analizar el juego en sí, como un todo. Las comparaciones quedan a criterio del jugador al cual, como decía, le resultará imposible o al menos inevitable caer en ellas. Sin embargo creo que, al igual que sucede con Pillars of Eternity, estamos ante una obra que hará las delicias de los amantes del buen rol.

Calificación:


Desarrollador:  InXile Entertainment
Distribuidora:  InXile Entertainment
Lanzamiento:  19 de septiembre de 2014
Plataforma:  PC (Windows, Mac, Linux), PS4, Xbox One

En "¿Ya jugaste a...?" recomendamos juegos no tan recientes pero que vale la pena que descubras.

Veinticinco años pasaron para que Wasteland por fin tuviera su secuela. Gracias a una exitosa campaña de Kickstarter en la que se recaudó la friolera suma de US$ 3.000.000, de la mano de Brian Fargo, el sucesor espiritual de Fallout pudo al fin ver la luz. Bienvenidos al Yermo.

Tal como mencionaba, Wasteland 2 emerge como un sucesor espiritual del archifamoso y queridísimo Fallout (¡sí, del primero!), aunque el hecho de llamarse “Wasteland 2” indica claramente que es la continuación de “Wasteland”, que vio la luz allá por los años 80; del cual, paradójicamente, Fallout tomó muchísimos elementos… 

¿Cómo se llama el lugar a explorar? ¿Yermo dice? Me resulta familiar…


Wasteland 2 surge como un proyecto sustentado por los fanáticos de la obra de Fargo. Desde su modo de exploración, su ambientación, su sistema de combate, a la cantidad de quests tanto principales como secundarias y su versatilidad a la hora de resolverlas, muchas veces se hace inevitable caer en comparaciones con Fallout, pero este no es el punto del análisis. No se trata de comparar uno con otro para ver cual es el mejor, sino analizar el juego en sí, como un todo. Las comparaciones quedan a criterio del jugador al cual, como decía, le resultará imposible o al menos inevitable caer en ellas. Sin embargo creo que, al igual que sucede con Pillars of Eternity, estamos ante una obra que hará las delicias de los amantes del buen rol.

El Yermo es un lugar duro, reinado por el caos, la injusticia y la venganza. Solo el más fuerte sobrevive en este lugar donde muchas veces las palabras sobran y las armas hablan. Quince años han transcurrido desde los eventos acontecidos en Wasteland. Quince años en que los “Rangers del Desierto” han respondido a cada llamada de auxilio que llega a su base, emergiendo como un faro de luz en la oscuridad.  Un hilo de esperanza para la humanidad, portadores de la ley y el orden, dedicados a ayudar al necesitado y mantener a raya a los malvivientes de turno.

Antes de comenzar a jugar, un video introductorio nos pone al tanto de los sucesos acontecidos: El Apocalipsis en el mundo. Años de guerra y tensiones políticas terminan en un “hermoso” espectáculo nuclear, dejando a USA destruido y a merced de los más viles y despiadados criminales que podamos imaginar.


Al iniciar el juego asistimos al funeral de Ace, un veterano y experimentado Ranger al que se le asignó una misión la cual no pudo terminar. Es entonces que nos ponemos al mando del grupo “Echo”. Nuestra primera elección, el armado de dicho equipo. Para esto podemos seleccionar los Rangers predeterminados que nos propone el juego, o, si lo preferimos, hacer uso del editor y armar el grupo desde cero. Si elegimos esta segunda opción, podremos configurar la apariencia de cada uno de nuestros Rangers: darle ese aspecto de tipos duros que tanto nos gusta como así también distribuir los puntos de atributos -una suerte de S.P.E.C.I.A.L- y habilidades que usaremos tanto en combate como fuera de él. Podemos por ejemplo ser expertos en el uso de armas largas, cortas, automáticas, y también especialistas en desvalijar cajas fuertes, piratear computadoras o hacer uso de la fuerza bruta para librarnos de los obstáculos. Todas las habilidades que el juego nos propone tienen uso. A lo largo de la aventura nos encontraremos con una gran cantidad de objetos y PNJ con los que interactuar, lo cual nos deja con esa satisfactoria sensación de no haber gastado puntos en vano.


Una vez armado nuestro grupo, la primer tarea que se nos asigna es investigar la muerte de Ace y finalizar su misión, que consistía en descubrir el origen de unas extrañas transmisiones de radio. Luego que el general Vargas (nuestro superior) nos pone al tanto de lo que debemos hacer, comenzamos la exploración del Yermo. Esta se divide en dos. La primera etapa de exploración se da mediante un mapa del mundo, en el cual iremos descubriendo puntos de interés, ciudades, lugares secretos, etc. Una vez ubicados estos lugares, podemos ingresar y llevar a cabo una minuciosa exploración in situ. Si bien no estamos restringidos a la hora de explorar, a veces, para avanzar en la historia y desbloquear nuevas áreas, es necesario ir a ciertos lugares en cierto orden.

En nuestro paseo por el Yermo, contaremos con la inestimable compañía de nuestra radio. Es mediante esta que podremos recibir muchas quests, pedidos de ayuda, conversaciones, etc. Sin embargo, uno de los usos más importantes de la misma, es el de reportarnos al cuartel general cuando contemos con los suficientes puntos de experiencia para subir el nivel de nuestros PJ.


El sistema de quests y la resolución de las mismas es muy versátil: cómo resolver las situaciones depende de nosotros. Por ejemplo, podemos en una misma situación apelar al diálogo y evitarnos problemas… si es que somos lo bastante convincentes o sencillamente deshacernos de las molestias mediante nuestra potencia de fuego.  También podemos intentar alguna otra alternativa que nos convenga más según las habilidades que nuestro grupo disponga. Un primer punto negativo es la falta de un modo “sigilo”. Muchas veces nos veremos incapaces de dialogar o combatir y trataremos de ser más discretos, pero tarde o temprano, por muy cautelosos que intentemos ser, alguien nos termina viendo y se terminan desatando combates no deseados.

Tomada la decisión, luego resulta inevitable descubrir que el mismo resultado lo podríamos haber obtenido de alguna otra forma, y, siempre que finalizamos una quest, nos damos cuenta que la misma podría tener múltiples formas de resolverla.

Si bien al solucionar una quest nadie nos juzgará en si hicimos bien o mal en hacer tal o cual cosa, si se nos darán diversas opiniones dejándonos con esa sensación de “podría haberlo hecho mejor” o “que pasaría si en lugar de esto hubiere hecho lo otro”,  llevándonos a probar otras alternativas a la hora de encarar una nueva partida. Es un juego que constantemente nos obliga a elegir, y por ende tendremos que lidiar con las cuestiones morales en cada situación planteada ante nosotros.

Respecto al combate, el mismo es por turnos y nos remite un poco a juegos como XCOM o Shadowrun. Cuando el combate comienza, se nos muestra una barra de “turnos” donde podemos ver quien actuará a continuación. Cada personaje dispone de una cantidad de Puntos de Acción, los cuales son utilizados para moverse, disparar, recargar o llevar a cabo cualquier otra acción. También podemos hacer uso de coberturas, las cuales además de brindarnos una variante táctica, nos proporcionan bonificaciones tanto al ataque como a defensa. En este aspecto encontramos un par de puntitos negativos. 


Por una parte la IA enemiga. Si bien los malos de turno actúan con lógica, muchas veces podemos ver a nuestros atacantes moverse sin destino aparente, malgastando sus PA, pasando quizás su turno sin efectuar ataque alguno, o, por extraño que parezca, muchas veces pasan de estar en posiciones ventajosas a correr directamente al cañón de nuestro revólver para que le asestemos el golpe de gracia. Lo mismo sucede con algunos PNJ controlados por la IA que se unen a nuestro grupo, a los cuales parece darles un ataque de Rambo quedando atrapados en situaciones suicidas. Por otro lado, los combates, a la larga, resultan repetitivos. Más allá de estas cuestiones, el combate funciona bien y su sistema es satisfactorio.

En el transcurso de nuestra aventura, iremos encontrado algunos personajes interesantes que, por diversas causas, estarán dispuestos a unirse a nosotros. Ellos, a diferencia de nuestros parcos Rangers, emitirán sus opiniones acerca de nuestras acciones aunque nunca se revelarán en nuestra contra o abandonaran el grupo por cuestiones morales tal como sucedía por ejemplo en Dragon Age: Origins. Tampoco podemos modificar su aspecto, aunque si podemos mejorar sus atributos y habilidades a medida que suban de nivel. Podemos contar con la compañía de hasta tres seguidores, dejándonos al mando de un grupo de siete. A medida que encontramos nuevos seguidores, podemos enviar a los que ya teníamos a nuestra base para que nos acompañen más tarde, o si no nos caen en gracia, negarles la posibilidad de que se unan a nuestro escuadrón Ranger. Al fin y al cabo, ser Ranger, no es para cualquiera.

Uno de los aspectos más fuertes del juego es su narrativa: es sencillamente genial. Como si de una suerte de gran “Dungeon Master” se tratara, nos sumerge en el mundo de Wasteland 2 dándonos la sensación de estar “roleando” con papel y lápiz. Lugares y personajes son descriptos con gran lujo de detalles. Nos lleva a imaginarnos todo lo que vemos en pantalla, a interpretar lo que nos quieren decir y ponernos en la piel de muchos de los personajes que nos encontraremos a lo largo de nuestra aventura. Hay mucho, pero mucho que leer. La información se presenta en pantalla mediante una especie de impresora de matriz de punto, lo cual esta muy bueno, ya que le da este toque “retro” que tanto nos gusta. En esta impresora también se nos detalla el combate, como por ejemplo el daño que sufrimos o que hacemos. En ocasiones puede resultar molesto el tener que estar constantemente leyendo ya que nos distrae un poco de lo que sucede en pantalla, pero vale la pena. Algunas descripciones o comentarios son realmente graciosos, y están en perfecto español, quizás con algún pequeño error gramatical en ciertas cuestiones, pero nada importante. Los diálogos con los distintos PNJ que encontramos están muy bien logrados y los mismos muchas veces varían en función de nuestras acciones, llegando al punto que muchas veces se mostraran interesados en compartir información con nuestro equipo a advertirnos que no los molestemos, llegando a ignorarnos o, en el peor de los casos a hacer uso de sus armas entablando combate.

El apartado sonoro no es la octava maravilla, pero cumple. Las melodías que acompañan nuestro viaje resultan agradables, ya que llenan un vacío, pero a la corta se hacen algo repetitivas. Por ejemplo, en los combates siempre sonarán las mismas dos o tres melodías, al igual que en la exploración. De todos modos, no se puede negar que son de gran calidad. Los sonidos de las armas están bien, siendo algunos mas realistas que otros. Tampoco hay muchas voces actuadas de los PNJ, sólo en situaciones particulares será que los escuchemos “hablar” y más que nada será por radio.

El aspecto grafico es quizás el punto donde el juego muestra su mayor flaqueza: los escenarios son detallados y variados pero terminan por ser algo monótonos. Las animaciones de los personajes tampoco ayudan ya que son algo escasas y repetitivas. Los modelos de los PNJ se repiten una y otra vez. De todos modos, a mi entender, la experiencia de juego en este caso -y en muchos otros también- pasa por otra parte, no por los gráficos en sí. Sin embargo no podemos decir que el aspecto grafico sea horrible… es decente. No satisface con creces los cánones actuales, pero cumple. Quizás en donde más se note la falta de presupuesto, aunque, como decía anteriormente, se compensa satisfactoriamente con la narrativa que el juego propone.



Palabras finalesEn definitiva, Wasteland 2 es un muy buen juego que cuenta con una excelente narrativa, una historia que nos llevará a sumergirnos por horas en el Yermo, un gran abanico de posibilidades a la hora de crear y mejorar nuestro equipo de Rangers, que cuenta con un sistema de combate simple pero pulido y montones de quests que podremos resolver como nos apetezca. Una vez finalizado, lo volveremos a jugar para probar distintas alternativas a todo lo que hicimos en nuestra primer incursión. Las 50- 60 horas que nos lleve completarlo no tienen desperdicio alguno, es un juego que divierte y atrapa, que nos ofrece una amplia variedad de cosas por hacer. Tiene sus puntos flacos en el aspecto grafico y algunas cuestiones de la IA en combate, pero no por eso deja de ser una experiencia por demás gratificante.

Lo bueno:
- Excelente narrativa.
- Quests a montones con múltiples posibilidades de resolución.
- Alto nivel de rejugabilidad.

Lo malo:
- Gráficos algo obsoletos.
- La IA por momentos falla.


Nota Final:

8.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

5 Gritos :

  1. La verdad, la sola pantalla de creacion de personajes fue tan tedios para mi que nisiquera jugue la primera mision.

    ResponderEliminar
  2. Yo lo colgué después de llegar a Los Angeles por falta de tiempo, pero la verdad es que me gustó mucho. Sí, es de esos juegos que requieren que te sientes con ganas de leer y pensar. Y con mucho tiempo entre las manos también.

    Muy buen análisis Frank

    ResponderEliminar
  3. Este análisis lo hicieron con el juego original o con la DC? Por que la DC mejoró mucho tanto los gráficos como la IA.

    ResponderEliminar
  4. Gabriel, el análisis lo hice en base al juego original.

    ResponderEliminar