Análisis: Emily wants to Play — El sucesor de Five Nights at Freddy's

En Emily Wants to Play ecarnaremos a un repartidor de pizzas que debe realizar una última entrega alrededor de las 23:00 hs, pero para su sorpresa, al llegar a la casa advierte que la puerta principal está abierta y las luces en su interior encendidas. La curiosidad traiciona a nuestro protagonista, obligándolo a entrar para comprobar que todo esté en orden, pero a los pocos pasos, detrás suyo, se cierra la puerta violentamente. Es a partir de este punto que un extraño ente nos niega escapar, a menos, claro, que seamos partícipes de un retorcido juego en el cual tendremos que sobrevivir hasta el amanecer para poder huir.
Calificación:


Desarrollador:  Shawn Hitchcock
Distribuidora:  SKH Apps
Lanzamiento:  10 de diciembre de 2015
Plataforma: PC


Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por SKH Apps

Emily Wants to Play es un título bastante reciente que se volvió popular en YouTube, casi de la misma manera que Five Nights at Freddy's, con una premisa similar que nuevamente demuestra que la pizza y los muñecos no son una buena combinación para pasar la noche solo.

Encarnaremos a un repartidor de pizzas que debe realizar una última entrega alrededor de las 23:00 hs, pero para su sorpresa, al llegar a la casa advierte que la puerta principal está abierta y las luces en su interior encendidas. La curiosidad traiciona a nuestro protagonista, obligándolo a entrar para comprobar que todo esté en orden, pero a los pocos pasos, detrás suyo, se cierra la puerta violentamente. Es a partir de este punto que un extraño ente nos niega escapar, a menos, claro, que seamos partícipes de un retorcido juego en el cual tendremos que sobrevivir hasta el amanecer para poder huir.


Eso es todo lo que puedo adelantarles ya que no es un título muy profundo que digamos. Ahora bien, con una perspectiva en primera persona nuestro objetivo es "enfrentar" a tres inquietantes muñecos de la estatura de un niño, los cuales aparecerán progresivamente al paso de las horas. Solo hay una forma para combatir a cada uno de los muñecos, -corre por tu cuenta descubrir cómo- pero solo para que desaparezcan temporalmente. La dificultad se verá reflejada cerca del amanecer cuando se hayan manifestado nuestros tres enemigos y entre en escena Emily para un gran juego final, debido a que solo podemos limitarnos a realizar una acción para despistar a cada muñeco la aleatoriedad de sus apariciones nos jugarán en contra.



Podrás recorrer todas las habitaciones de la casa en busca de una linterna, notas y audios que aderezan vagamente el simplón argumento del juego. Se cuenta con la posibilidad de apagar o encender las luces de las habitaciones, las cuales actuarán erráticamente a lo largo de la partida al igual que las puertas buscando aumentar la tensión. 

El apartado sonoro es otro punto flojo porque mas allá de que el juego tenga efectos sonoros bien remarcados, como el chirrido de las puertas, las teclas de las luces y pasos, la musicalización brilla por su ausencia. 

El diseño de los enemigos son bastante sosos, exhibiendo expresiones ridículas en sus rostros al "atacarnos". La iluminación deja bastante que desear, hay objetos que hacen sombra donde no deberían y se nota que el juego intenta abusar de la obscuridad para lograr aterrar al jugador, pero al parecer el tiro les ha salido por la culata; si bien tendremos una linterna, que nos servirá para ubicar en la penumbra las teclas de las luces, esta herramienta es casi inútil pasada la primera hora de juego. 

El factor jumpscare es otro artilugio utilizado erróneamente, basta con ser testigo de ellos una vez con cada muñeco para superar el miedo para la próxima vez. Se vuelve tedioso perder por la aleatoria mezcla de aparición de personajes en una misma sala, pero mirándole el lado positivo, el game salva la partida automáticamente cada vez que suena el gran reloj de la sala principal.


Palabras finales Estamos ante uno de esos juegos que se popularizó gracias a los grandes usuarios de YouTube que consiguen una sonrisa de su audiencia gracias a sus gameplays. Es un titulo que podrás acabar en aproximadamente 5 horas y su rejugabilidad es casi inexistente, al jugarlo por segunda vez te aburrirás a más no poder. Su principal problema, a parte del apartado sonoro, es no contar con una historia más... atrayente, algo que muchos juegos atuales omiten descaradamente hoy en día para crear esta clase de títulos de terror. Si jugaste FNAF y te gustó, no va a hacerte mal probar Emily Wants to Play. Eso sí: no tiene la chispa de su inspirador. 

Lo Bueno:
- Gráficos decentes.
- El diseño general de la casa.

Lo Malo:
- Apartado sonoro flojo
- Concepto poco original
- Diseño de los muñecos
- Final decepcionante
- Iluminación

Nota Final:

4.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Daro Wolf

Técnico reparador de PC. Amante de las películas de terror y ciencia ficción; la música metalera y el dubstep.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada