Análisis: INSIDE — la obra maestra de los creadores de Limbo

INSIDE es lo nuevo de Playdead, el estudio danés que consiguió notabilidad con Limbo, aquel título de plataformas en blanco y negro que hacia gala de una narrativa sin uso de palabras.
Calificación:


Desarrollador:  Playdead
Distribuidora:  Playdead
Lanzamiento:  29 de junio de 2016 (XO), 7 de julio (PC)
Plataforma: Xbox One,PC

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por Playdead.

Un niño solo y desahuciado se abre paso tras un mundo hostil de maquinarias, experimentos y misterios incognoscibles. ¿De qué huye? No lo sabemos. ¿Qué busca? Mucho menos. Pero, a poco a poco, el mundo de INSIDE nos va sembrando un poco de perspicacia y nos incita a querer saber qué hay más alla de todo lo que vemos. Lo curioso: nos trasmite todo sin recurrir al lenguaje verbal.

INSIDE es lo nuevo de Playdead, el estudio danés que consiguió notabilidad con Limbo, aquel título de plataformas en blanco y negro que hacia gala de una narrativa sin uso de palabras y que nos ponía en el rol de un niño que atravesaba un mundo plagado de trampas mortales y adefesios gigantescos símil arañas y otros monstruos. Lo cierto es que INSIDE repite la fórmula de Limbo, prácticamente la calca. Sin embargo, le da ese giro que hace que los buenos juegos se conviertan en obras maestras.

Limbo es un título que me gustó, pero que me decepcionó muchísimo también porque esperaba otra cosa. Las expectativas son algo subjetivo, pero no fui la única que esperaba de Limbo otro Braid. Las comparaciones abundaban y si bien Limbo resultó ser un plataformas correcto, por momentos se ahogaba repitiendo sus propios recursos. Sus puzzles, entre ascensores, cajas y muertes violentas, se sentían repetitivos y se hacían hasta tediosos. Braid es un plataformas de otra cepa: un título que, por mucho que desborde actualmente la oferta de títulos indies plataformeros, sigue sintiéndose fresco y único. Claramente, lo que esperaba cuando jugué Limbo era algo como INSIDE.



La primera vez que toqué Braid dejé de jugarlo enseguida. No me enganchó o ese día simplemente no estaba con las ganas de experimentar algo de ese estilo. Todo en Braid pintaba muy cuidado y majestuoso, y ya me lo habían recomendado como uno de esos títulos que te vuela el marote. Lo agarré con ganas, pero no vivimos amor a primera vista. Fue la segunda vez que lo encaré cuando lo terminé y se convirtió en uno de mis títulos favoritos. Lo curioso acá es que con INSIDE me pasó lo mismo. Lo empecé, y no me atrapó a la primera. Como con Braid, también venía procesando el hype de los usuarios de Xbox One hace días, que pudieron jugarlo una semana antes por arreglos de exclusividad temporal. Fue la segunda vez que me senté ante él, que también fue la vez en que lo terminé, cuando descubrí la magia que tiene para ofrecer INSIDE.

La realidad es que cuanto menos sepan de INSIDE, más lo van a disfrutar. Encararlo es una experiencia e ir descifrando qué nos quiere decir cuando realmente no nos dice nada también lo es. Es por eso que para este análisis decidí contarles un poco de cómo fue que yo viví INSIDE. Ponernos a hablar extensamente de sus mecánicas es irrelevante, porque su propuesta es minimalista hasta en el gameplay: las opciones de interacción son poquísimas en casi todo momento, pero aún así Playdead orquesta puzles muy sesudos y entretenidos que se sienten muy coherentes con la situación narrativa.


Sobre la historia no les voy a contar nada. Es más, lo que me cautivó de INSIDE no es la historia en sí sino algunos de sus conceptos en el diseño que le dan la pista al jugador de cómo tiene que ir interpretando el asunto. Algo similar a lo que sentí al jugar Journey. Detrás de toda la aventura hay un hilo narrativo silencioso que sin palabras o gestos obvios va guiando tu experiencia de juego. Mención especial a la recta final del título que es inconcebible y contituye el remate final que consolidará tu amor por el juego si para ese entonces todavía no te habías enamorado de él.

INSIDE es cortito, más corto que Limbo y creo que por eso resulta un videojuego mejor. Para cuando los puzles dejan escapar un atisbo de comenzar a ponerse densos, la propuesta de juego cambia. Y cambia en serio, sobre todo en la recta final. Su estilo visual es minimalista, al igual que en Limbo, pero las animaciones se sienten más naturales y la propuesta de color va más allá del blanco y negro lo que lo aleja de la monotonía también.

Puede que al terminarlo te quedes con ganas de más, (una pasada dura 3 y 4 horas) no porque se quede corto sino porque todo lo que es puramente gratificante deja un vacío cuando se nos va. Y al igual que sucede con Braid (¡Y si! ¿Por qué voy a dejar de compararlo si en mi experiencia personal se parecen tanto?), INSIDE también se guarda un final secreto que te hace replantearte toda la historia que ibas formando en tu cabeza. Para obtenerlo, probablemente debas rejugar la aventura y ahí es cuando se sepulta toda acusación de mirarlo de reojo como un juego demasiado corto.



Palabras finales INSIDE no es perfecto... supongo. Pero honestamente yo no puedo encontrarle una falla sustancial. Playdead volvió para demostrarnos que Limbo no fue un golpe de suerte sino que claramente tienen talento. Para colmo, INSIDE llega en un momento en que el mercado de juegos indies está saturado y abundan los juegos "atrevidos" que se la dan de transgresores. Con toda esa competencia, INSIDE logra destacar y nos hace pensar que, al final, el sobrevalorado es Limbo, que llegó en el momento en que la escena indie recién se formaba.

Lo Bueno:
- Puzzles desafiantes, entretenidos y variados.
- Con tan poco logra tanto.
- Visualmente es precioso.
- Se queda bastante tiempo en tu cabeza después de que lo hayas terminado.

Lo Malo:
- No sé: ¿que todavía no está en Playstation?

Nota Final:

10

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada