En nuestro canal de YouTube

¿Ya jugaste a... Yomawari: Night Alone? — Una adorable aventura de horror

En Yomawari: Night Alone una pequeña niña deberá encontrar a su hermana y su mascota en un terrorífico bosque.

Calificación:


Desarrollador: Nippon Ichi Software (NIS)
Distribuidora: NIS America (occidente)
Lanzamiento: 25 de octubre de 2016
Plataforma: PS Vita, PC

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por NIS America

No son pocas las veces que nos hemos encontrado con joyitas indies del género survival horror. Si llevas un buen tiempo leyéndonos, te habrás dado cuenta de que los desarrolladores independientes poseen esa pizca de originalidad y calidad que es digna de aplausos. Y es que gracias a argumentos contundentes bien transmitidos al público hace que este pueda, aparte de apreciar mucho más el esfuerzo para su desarrollo, sentirse verdaderamente realizado al haber experimentado una historia amena. En esta ocasión hablaremos de un Yomawari: Night Alone, videojuego desarrollado por el estudio Nippon Ichi Software, responsables de otros títulos bastante llamativos (especialmente por su estética) como: A Rose in the Twilight y htoL#NiQ: The Firefly Diary.


Lectura extra: Análisis de The Firefly Diary

En Yomawari: Night Alone tomaremos el control de una niña que se encuentra paseando a su perro llamado Poro, pero un hecho impactante deja completamente desconcertada a la joven, que decide volver a su hogar arrastrando la correa del animal. Su hermana, sorprendida por lo sucedido, decide salir a buscar a la mascota. Las horas pasan, anochece y su hermana no regresa. Por este motivo, nuestra protagonista decide ir en búsqueda de ambos. Es a partir de éste punto, que la niña descubre que el pueblo está repleto de espíritus que la atormentarán en su aventura.


Así damos inicio, pues, a este llamativo título, en el que tendremos que explorar las desoladas calles de un pueblo rural de Japón que está invadido por terroríficos seres. La historia está separada por capítulos y, como ya estamos acostumbrados a esta clase de videojuegos, nuestro personaje solo cuenta con una linterna -que nos resultará bastante útil- y es incapaz de enfrentarse a los espíritus, por lo que tocará pensar cada movimiento y huir despavoridos cuando la ocasión lo requiera. Cada escenario posee puzzles que consisten en resolver algún asunto pendiente de los espíritus que allí se encuentran. Tendremos a disposición un pequeño inventario, una barra de energía que aparecerá al esprintar y un diario que contiene el mapa del pueblo, que a medida que exploremos se irá desvelando.

Pese a lo que uno podría llegar a imaginar, el mapa en Yomawari: Night Alone resulta ser bastante amplio y con muchos recovecos donde descansan objetos que pueden ser utilizados a nuestro favor. Pero en la obscuridad extrañas y terroríficas criaturas están al acecho.

Ante los enemigos contamos con un sistema de palpitaciones que nos advertirán si hay alguna entidad cerca de nosotros. Las palpitaciones aumentarán si estos se encuentran demasiado cerca, alterando el estado emocional de la niña, por lo que la barra de energía al correr disminuirá notoriamente más rápido. Para escapar de los espíritus será esencial ocultarnos en arbustos y detrás de algunas señales; mientras tanto no podremos ver nada a nuestro alrededor por lo que tendremos que guiarnos por el sonido de nuestros latidos que indicarán la distancia a la que se encuentra el espíritu que nos esté buscando. También existe la posibilidad de despistarlos al arrojar una roca para llamar su atención, apagar la linterna o caminar muy lentamente, como intuirás, más de una criatura es sensible a la luz y sonidos que emitamos. Para descubrir la técnica para evadir a cada espíritu no queda otra que realizar el conocido ejercicio de "prueba y error". Solo experimentando lograremos saber cómo eludirlos con eficacia la próxima vez que los veamos en nuestro camino.



Mientras recorramos la ciudad, de vez en cuando aparecerá un signo de interrogación sobre la cabeza de nuestra protagonista, por lo que tendremos que prestar atención a los alrededores porque debe haber algún objeto con el que es posible interactuar o recoger. De igual manera, aparecerá un signo de admiración sobre la niña una vez que estemos lo suficientemente cerca como para realizar la acción pertinente. En determinados puntos encontraremos altares que servirán como punto para guardar partida, pero deben ser activados utilizando monedas que encontraremos repartidas por el suelo. A su vez, estos altares servirán para realizar viajes rápidos de un altar a otro. Al morir apareceremos en el último punto de guardado, y un detalle a tener en cuenta es que: no sufriremos ningún tipo de castigo o penalización por morir. O sea, conservaremos todos los objetos que hayamos recogido (eso incluye los coleccionables) y los puzzles que hayamos resuelto hasta ese momento se mantendrán.

Yomawari: Night Alone resalta visualmente gracias a un bello apartado artístico plasmado en  escenarios teñidos por una paleta de colores que, si bien es colorido, el sofocante efecto de oscuridad en el entorno lo vuelve angustiante. El diseño de las criaturas están bastante bien y no desentonan al enfocarse en representar esos extraños seres que conforman el rico bestiario del folklore japonés.

El apartado sonoro solo se encuentra constituido por efectos de sonido ambientales, como así también los sonidos de pasos de la protagonista o gruñidos de los espíritus, entre otros efectos aleatorios. Esto quiere decir que no oiremos siquiera una sola nota musical en toda la aventura, o la voz de algún personaje, ocurriendo únicamente en los créditos y por un instante en los últimos segundos de juego. Y la verdad es que si bien podría tener alguna melodía que aumente más tensión, no se le echa en falta su ausencia ya que de todos modos el videojuego rinde muy bien audiovisualmente.



Palabras Finales:
Yomawari: Night Alone es un videojuego survival horror que detrás de su simpleza y apariencia adorable oculta una aventura de terror bastante escalofriante. Posee un apartado visual muy lindo que va de la mano con una ambientación sonora que permite una inmersión efectiva y tenebrosa que nos hará llevarnos más de un susto. Solo cuenta con subtítulos en un inglés bastante sencillo, por lo que el idioma no es una excusa para dejar pasar este título. Una aventura de aproximadamente 5 horas muy disfrutables gracias a su cómoda jugabilidad, pero no posee casi ningún motivo por el cual volver a él una vez completado.

Lo Bueno:
- Diseño artístico
- Muy buena combinación audiovisual
- La experiencia en sí

Lo Malo:
- Algunos elementos en determinados escenarios no permiten una clara visibilidad de los enemigos
- Momentos en los que no logra transmitir qué hacer o a dónde ir

Nota Final:

8.5
Comparte en Google+
ESCRITO POR Daro Wolf

Técnico reparador de PC. Amante de las películas de terror y ciencia ficción; la música metalera y el dubstep.

0 Gritos :

Publicar un comentario