Analisis: The Last Door - Collector's Edition (PC - 2014)

The Last Door: Collector’s Edition se compone de cuatro terroríficos episodios repletos de ocultismo y horrores de otro mundo, que te invitan a descubrir los secretos más oscuros y profundos de la Inglaterra victoriana. Esta edición contiene nuevas escenas y puzles, gráficos mejorados, recompensas desbloqueables y una banda sonora espectacular completamente remasterizada. Explora mansiones arcaicas y perturbadores laberintos subterráneos con poco más que una lámpara y una lupa en tu haber. ¿Te atreves a abrir la última puerta?

Calificación:


Desarrolladora: The Game Kitchen
Distribuidora: Phoenix Online Studios
Lanzamiento: 20 de mayo de 2014
Plataformas: PC

Análisis basado en una copia del juego para Steam facilitada por el equipo de Phoenix Online Studios

Una melodía nostálgica, una atmósfera penetrante y oscura, y el espeluznante graznido de los cuervos anunciando las consecuencias de los errores del pasado, así quiero presentarles The Last Door. Esta obra maestra de los muchachos de The Game Kitchen logra reponer la lógica narrativa de los maestros del terror de antaño, Poe y Lovecraft, adaptándolas al entorno de una aventura gráfica envidiable.

Jeremiah Devitt recibe una carta de su amigo de la infancia Anthony Beechworth indicándole que necesita su presencia en la Beechworth Manor. Allí descubriremos el reciente suicidio de Anthony, y este hecho disparará una búsqueda por el difuso pasado de Devitt, en el cual distintos escenarios de su infancia y adolescencia le insinuarán hechos reprimidos en su inconsciente; hechos relacionados con alquimia, con una sociedad secreta de filósofos que pretenden ver más allá, y aquello que ven los perseguirá toda su vida. La excelencia narrativa de The Last Door está en cómo ciertos eventos, memorias, datos que iremos descubriendo junto a Devitt logran formar un sentido que nunca es explícito. Para ello, Devitt está construido como un personaje que reconstruye paulatinamente su pasado junto al jugador, revelándolo a través de recursos que imposibilitan asumir con seguridad una explicación única. Devitt no entiende qué ha sucedido porque nosotros no podemos entenderlo.


Para encontrar estos disparadores de sentido acompañaremos a Devitt a recorrer espacios de su pasado a lo largo de los cuatro episodios de la primera temporada, tales como el internado donde estudió cuando joven, donde conoció a Anthony y otros dos individuos más de la sociedad que aún no nos han sido revelados. Allí un anciano sacerdote alucinará sobre pecados imperdonables mientras se autoflagela, y un tétrico sueño insinuará recuerdos ocultos de la sociedad que cometió aquellos pecados, y nuevos crímenes hechos en adoración a lo que reside más allá. Devitt es enterrado vivo por un ayudante del sacerdote, y despertará en los suburbios de Londres, atravesaremos la niebla y asistiremos a una nueva reunión de la sociedad hereje, y atisbaremos conocimientos sobre la deidad que gobierna la realidad que se oculta detrás de la nuestra.




La atmósfera de The Last Door es muy intensa. Los ambientes y personajes están realizados con la mecánica del pixel art, logrando un efecto retro pero plagado de detalles, sin caer en el minimalismo. La calidad del diseño de los entornos es muy apreciable, y acompañados por efectos de sonido realistas logran incomodarnos y asustarnos. Otro aspecto fuerte del juego es la música. Las composiciones de Carlos Viola son obras maestras y se quedarán en tu mente un largo tiempo, son una parte fundamental en el proceso de creación de la atmósfera. Recomiendo visitar su web personal, su trabajo es magnífico. El reciente contrato establecido entre Carlos y el estudio desarrollador de The Last Door vaticina una línea de alta calidad musical que seguirá en la próxima temporada. En palabras del compositor en una entrevista realizada por www.indieorama.com, especificó querer “enfocar mi camino hacia el tipo de videojuegos que tratan su música como lo haría una película, ya no tanto económicamente sino conceptualmente”.


El sistema de juego consiste en el perenne point-and-click, acompañado de un inventario siempre visible en la interfaz. El puntero nos permite analizar un objeto o interactuar con él. Los puzles de The Last Door son simples, consistiendo básicamente en la búsqueda y combinación de objetos. A veces la atmósfera se diluye un poco obligados a distraernos en encontrar las piezas diseminadas en cada episodio, pero a su vez es el dispositivo utilizado para llevar al jugador a recorrer los ambientes y a toparse con documentos o escenas que construyen el sentido del juego.


Antes de finalizar, quisiera invitarlos a pasarse por la web oficial del proyecto y, si lo consideran justo, aportar a la financiación del proyecto. El sistema elegido es el de "Pay what you want", es decir que incluso con poco dinero estarían aportando a la causa. A su vez, si se convierten en backers, podrán acceder a jugosos extras exclusivos, como el acceso a betas cerradas de cada episodio, descargas de la banda sonora y mucho más.

Palabras FinalesEn conclusión, The Last Door está perfectamente diseñada como una aventura de los 90, y no tiene nada que envidiarles. Si eres un adepto a las narrativas de Poe y Lovecraft y disfrutas de los juegos que cuentan historias, no puedes dejar pasar la oportunidad de ver lo que se oculta detrás de cada puerta, ¿y quién sabe que habrá detrás de la última?

Lo bueno:
-La atmósfera
-La banda sonora
-El trabajo de pixel art

Lo malo:
-El pixel hunting puede interrumpir la atmósfera
Puntaje Final:
8.5
Comparte en Google+

2 Gritos :

  1. No logro hacerme con el tiempo de continuarlo. Hace bastante qe vengo posponiendo el capitulo 4 qe ya hasta tendría qe rejugar todo para seguirlo d:
    Aún sigo escuchando a Viola mientras trabajo en mis proyectos, asíqe tan fácil no podría olvidarme c:

    ResponderEliminar
  2. Desde el inicio, cuando te muestran el guiño a El Gato Negro uno sabe que se trata de una buena aventura, sobre todo para los fans del terror.

    ResponderEliminar