En nuestro canal de YouTube

Primeras Impresiones: Enola, terror made in Latinoamérica (PC - 2014)




Desarrollador: The Domaginarium
Distribuidora: The Domaginarium
Lanzamiento: Septiembre 2014
Podrás jugarlo en: PC 


Preview basada en una copia del juego para Desura facilitada por el equipo de The Domaginarium
Prueba la demo pública

The Domaginarium es una empresa de El Salvador que se presenta en la industria de los videojuegos con Enola, un Survival Horror en primera persona que realmente supo despertar mi interés desde los primeros minutos. No comparto demasiado el latiguillo de la palabra “indie”, ya que me deja un sabor amargo. Un juego es bueno por un montón de factores que esta gente supo entender, y no por su modelo de producción. Enola tiene uno de los ingredientes indispensables que un buen juego de este género debe tener: una historia atrapante. The Domaginarium supo ir más allá de un simple concepto y arremeter con todo en la industria, sin tener nada que envidiarle a nadie.





Enola hace todo bien, aunque todavía esté en un proceso de producción temprano. Se nota el trabajo, el esfuerzo, pero más allá de eso, se nota el claro criterio en la búsqueda. El Outlast fue el último juego que probé y me contagió lo mismo, sin caer en comparaciones. Esa sensación de que uno está jugando a un producto donde la gente responsable sabe lo que hace y lo que quiere. Esta gente siguió las reglas, leyó los manuales, y se dispuso a hacer un juego de terror onírico y surrealista sin miedo a los grandes del mercado.
En Enola hay cosas que están bien y que están mal, lógicamente. Por empezar, tiene tutoriales bastante claros para todo lo que tenemos que hacer. Si bien los controles son básicos y las acciones son las mismas que solemos encontrar en este tipo de juegos, nunca viene mal una aclaración previa para no llevarnos ninguna sorpresa. Ahí es donde vemos que, al menos por el momento, el diseño gráfico de los menú y las distintas pantallas están un tanto alejados de la calidad gráfica del juego, desentonando de la estética visual pretendida, que es realmente grandiosa.


Visualmente, está muy bien. Sabemos que el motor Unreal nos permite mucho despliegue visual, pero acá es donde el juego sabe estar a la altura de lo que necesita no tanto por la calidad de sus imágenes sino por la imaginación empleada en sus diseños, más allá de la calidad visual final. Sí, está bien: hay varios glitch gráficos, el tamaño de muchos objetos no son proporcionales con el personaje, hay algunos objetos que parecen clavados al suelo, o como si pesaran toneladas… pero sinceramente, nada de eso importa. Enola sabe regalar unos climas excelentes, llenos de tensión, dramatismo, logrando unas atmosferas creadas a la perfección gracias a la historia y a los niveles.



La historia mezcla suspenso, amor y odio, mentiras y secretos, muerte. El más allá. Todo desde un punto onírico que en muchos casos me hizo recordar al Silent Hill. Toda la trama va apareciendo a medida que vamos avanzando en el juego, mediante cartas, escritos, flashbacks o elementos que vamos encontrando, cargados de una carga emocional del pasado. Esto hace que cada cuarto, cada rincón y cada lugar del juego tenga una historia detrás, una historia implícita llena de fuerza. Por eso es que nos paseamos por una casona enorme, por una isla, por una playa, por casas abandonadas, parque de diversiones abandonados, todo contrastado por la soledad de la noche y de un sueño implícito del cual no sabemos si alguna vez vamos a despertar.

Los diseños de niveles son muy buenos, las locaciones también. Hay personajes extraños y NPCs aun más extraños. Podemos morir, pero a no preocuparse, porque hay ciertos puntos donde podemos guardar nuestro avance. Hay algunas muertes que no se pueden prever, y por momentos nos podemos sentir perdidos dando vueltas, pero solo es cuestión de ser meticulosos en nuestra búsqueda. Y si nos dejamos perder en las buenas melodías que tiene el juego y en las voces que aparecen para contarnos la historia, todo se puede hacer más fácil. Todo es cuestión de compenetrarse, y la gente de The Domaginarium hace todas las cosas bien para que el juego no sea lento, ni denso, ni llegue a pecar de aburrido. Todo tiene su punto justo, un equilibrio entre todos los aspectos del juego que lo hacen realmente grandioso.



Enola no es solo una continua resolución de puzzles, sino que la intención es sumergir al jugador en un mundo donde nada es lo que parece, donde la investigación y la paciencia son un punto clave a la hora de vivir la historia. La noche, y la sola compañía de una linterna, hacen todo más tenebroso. Todo se amalgama a la perfección, todo cierra en un mismo indicio, todo es ameno para los que amamos los juegos de terror y las buenas historias.

Primera impresión:
Excelente

Comparte en Google+
ESCRITO POR Lucas Robledo

Game Designer y Producer. Redactor mercenario. Cinefilo conflictivo. Casi músico y muy poco de ilustrador. Gamer de la vieja escuela. Aficionado al terror, a los comics y a la literatura.

2 Gritos :

  1. Me ha gustado la música del trailer, gracias por siempre dar a conocer videojuegos tan alocados.

    ResponderEliminar