En nuestro canal de YouTube

Análisis: NightCry — Ghost Head 2.0

Un buque lujoso, tres protagonistas y un asesino suelto. ¡Que comience la masacre!
Calificación:


Desarrollador:  Nude Maker
Distribuidora:  Playism
Lanzamiento:  29 de marzo de 2016
Plataforma: PC

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por Active Game Media.

El asesino tras la presa.

Mientras tus rodillas están cansadas y tu respiración se agita, un ente sombrío provisto de tijeras gigantescas va tras de ti. No puedes detenerte, la muerte sería inminente. Pero si no dejas de correr, el cansancio se apoderará de ti y caerás abatido de todas formas. ¿Cómo escapar, entonces? He ahi el enigma. 

Se lee frustrante, ¿verdad? Pues espera a jugarlo, porque nuestro videojuego de turno nos hará sentir al borde del abismo, sin escapatoria alguna, una y otra vez...

NightCry es el nuevo título de Hifumi Kuono, creador de Clock Tower. Se trata de una aventura de terror que se perfila como el sucesor espiritual del citado survival horror de antaño, un título que en su tiempo nos enseñó que los protagonistas más indefensos son los indicados para trasmitir al jugador el estado de desesperación máxima. Con la colaboración de Takashi Shimizu, el director detrás de la saga de películas Ju-On; y Masahiro Ito, diseñador de criaturas de Silent Hill, Kuono nos trae con NightCry un nuevo survival horror atrapado en el pasado en todo sentido: retro hasta la médula y digno sucesor de la saga en la que se inspira. Desglosemos la experiencia juntos en los siguientes párrafos.



Todo aquel que haya jugado algún Clock Tower sabrá qué esperar de NightCry. Básicamente, se trata de un survival horror con interfaz point & click que nos invita a resolver un misterio de manera no lineal. Requeriremos de toda nuestra lógica y capacidad de escrutinio para llegar a la solución concreta de la aventura, ya que los posibles caminos en los que puede desembocar la historia son muchísimos, al punto tal que podemos dar por finalizada la partida con un final malo apenas jugando una hora. Es un tipo de diseño de juego que invita mucho a la rejugabilidad de los niveles, pero también a la paciencia. ¿Te acuerdas del infame Clock Tower: Ghost Head (The Struggle Within en nuestros pagos)? Si es así, sabrás muy bien qué encontrar en NightCry.


Antes de indagar en otros aspectos, queremos dejar bien en claro que NightCry es un título muy desfasado a nivel tecnológico. En este sentido, para disfrutar la experiencia aterradora e interesante que tiene para ofrecer, el jugador debe poder tolerar un performance técnico de antaño. Es claro que se trata de un título orientado a gamers que conocen los origenes del survival horror de primera mano, en ese sentido, podemos entender el game design retro sobre el que se sustenta toda la aventura. Pero se hace dificil, incluso para veteranos en el género como su servidora, tolerar el apartado tecnológico del título, que bien podría haberse adaptado a los tiempos que corren.

En NightCry nos llegan tres personajes jugables: Monica, una joven vuluptuosa y muy popular, pero con bastantes traumas; Leonard, un antropólogo en sus cincuenta y Rooney, una muchacha introvertida, típico estereotipo japonés de la estudiante bonita, pero demasiado aplicada al estudio como para darse cuenta de ello. Comenzamos con Monica en una situación de incertidumbre total: no entendemos cómo, pero de pronto, el lujoso crucero en el que nos encontramos se convierte en el escenario de un festín sangriento y terminamos corriendo por nuestra vida. Al inicio el argumento es vago, nos tiran varias puntas que no entendemos. Pero a medida que vamos avanzando y obtenemos el punto de vista de los personajes restrantes, la historia va cobrando sentido.


Los que puedan sortear el límite tecnológico que impone NightCry encontrarán aquí una aventura de misterio que nos lleva a explorar escenarios no mu extensos, pero plagados de interacciones. Se hace engorroso tal vez que para iniciar una secuencia o lograr que se ejecute una acción debamos interactuar sucesivas veces con el mismo objeto o personaje. No es que sea una tomada de pelo como en el primer Forbidden Siren, pero no es para nada práctico.

Como es clásico en Clock Tower, NightCry también incluye las clásicas secuencias de persecución que infunden verdadero terror y desesperación en el jugador. Algunas de ellas ocurren en momentos específicos, luego de una interacción puntual o suceso en la trama. Otras son azarosas. Lo cierto es que el asesino de las tijeras siempre estará al acecho. Sin saber quién es y por qué quiere acabar con nosotros, deberemos sortearlo, ya sea escondiéndonos de él (¡Pero cuidado, el mismo escondite no funciona dos veces!) o ahuyentándolo de alguna forma. Al escapar, deberemos aprender a no abusar de las corridas, de lo contrario, agotaremos la stamina del personaje y terminaremos bien ensartados.



Hay otras maneras de morir en el juego. De hecho, NightCry nos incentiva a verlas todas ya que nos permite "coleccionar" las secuencias de muerte. Hay un logro en el juego por verlas todas y muchas de ellas están asociadas con un determinado final, como ya hacía Clock Tower: Ghost Head en su tiempo. Y ya que lo mencionamos, les cuento que NightCry también se inspira en su sentido del humor, es decir, no se toma muy en serio a sí mismo. De hecho, gran parte del guion es una burla, con situaciones y diálogos absurdos intencionales.

Y como ya les adelantamos, el diseño de NightCry es algo que no vemos hace años. Nuestras acciones tienen consecuencias. No en el sentido lineal con el que operan las aventuras gráficas de Telltale Games y los juegos de Quantic Dream. Acá la más mera interacción puede destinarnos a un final indeseado, obligándonos a jugar el capítulo entero para nuevamente intentar dar con la línea argumental que nos lleve al final correcto. Lo novedoso en NightCry es que el menú de carga de partida nos agrega una especie de mapa conceptual en el que podemos ver qué decisión tomamos y cómo repercutió en nuestro destino. La mayoría de estos "momentos clave" que influyen en el curso de juego están bastante disimulados por lo que no será fácil identificarlos en ocasiones.


También debemos notar que se trata de un título que carece de tutoriales prácticamente. Aprenderemos a jugar en base al viejo sistema de prueba y error. No tendremos directrices de objetivos. Claro que cualquier jugador con un poco de luces se dará cuenta qué es lo siguiente que tiene que hacer si presta atención a las cinemáticas. Pero quienes están acostumbrados a los diseños de juego guiados, propios de la modernidad, con NightCry se van a pegar más de una perdida.

Para cerrar, indagaremos aún más en el penoso apartado técnico. Que su diseño de juego sea de antaño no es algo que esté mal, de hecho, es una decisión correcta si se busca contentar a los fanáticos de Clock Tower y los viejos survival horror. Ahora bien, que visualmente sea un infierno, que los audios se glitcheen, que crashee en situaciones al azar y que haya bugs que pueden arruinarte el momento está terriblemente mal. Por fortuna, Nude Maker se ha mostrado muy dedicada y desde el lanzamiento han optmizado el juego con actualizaciones constantes. En este momento, NightCry es un juego estable, que luce anticuado y rústico en varios aspectos, pero que se deja jugar. Tal vez para las versiones futuras, sin fecha concreta aún, confirmadas para PS Vita, Android y iOS, llegue más depurado y listo para ser disfrutado sin tener que esperar tanto parche.



Palabras finales Siguiendo nuestra filosofía, que evaluamos los juegos dentro del marco que pretenden abarcar, como sucesor espiritual de Clock Tower y como survival horror, NightCry cumple en muchos sentidos. No está a la altura de los dos grandiosos primeros títulos de la saga, pero no es bochornoso como el Clock Tower 3 de Capcom ni tampoco cae tan bajo como Ghost Head, a pesar de inspirarse mucho en él. Con un diseño clásico, el único pecado capital de NightCry es tener un apartado técnico excesivamente atrasado. Un título claramente de nicho, que diversificará opiniones y que requiere de cierta perpectiva para ser disfrutado. Nosotros le damos el visto bueno.

Lo Bueno:
Mucha rejugabilidad.
- Aterrador y estratégico a la vez: cada nueva situación es un puzzle infernal
- Digno sucesor de Clock Tower.
- Maneja bien el humor...

Lo Malo:
- ...aunque a veces se sale de sus cabales.
- El apartado técnico es bochornoso.
- Personajes secundarios poco interesantes.

Nota Final:

7

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

3 Gritos :

  1. Ahora entiendo lo q decías el otro día.

    No creo que lo juegue, al ser tan de nicho..pero quien dice.

    ResponderEliminar
  2. Es una lástima que no este en español a los que verdaderemente les gusta Clock tower lo tienen que jugar, no es algo se tenga que perder por el apartado gráfico a mi la verdad esas cosas ni me interesan si es divertido venga ya que ni me lo pienso en jugar.

    ResponderEliminar
  3. Me antoja. No me preocupa mucho el apartado técnico y no le temo a lo retro. Asi que ahi voy.

    ResponderEliminar