Análisis: March of the Living — Un Faster Than Light con zombies

March of the Living combina roguelike y supervivencia poniéndonos en la piel de Greg, un hombre que va en busca de su esposa e hijo
Calificación:


Desarrollador:  Machine 22
Distribuidora:  Creaky Corpse LTD
Lanzamiento:  20 de abril de 2016
Plataforma: PC

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam facilitada por Machine 22.

Apocalipsis Zombie… tema de moda, tema ya visto. Montones de películas, juegos y series toman ese escenario para desarrollar una historia. Algunas son buenas, otras dan pena, sin embargo el común denominador en todo esto es “Eso ya lo vi” o “Es igual a…”

Seamos sinceros ¿Quién desarrolla, hoy en día, juegos ambientados en apocalipsis  zombies si no son del estilo Dead Rising o Left for Dead? Y nombro esos por nombrar apenas un par de referentes del género, que como decía, ya se está convirtiendo en “más de lo mismo”. Hay que ser realmente creativo para hacer cosas originales de algo explotado hasta el cansancio como son las criaturas fantásticas, llámense zombies, vampiros, hombres lobo o adolescentes deprimidos. ¿Vampiros adolescentes deprimidos? Creo que eso ya lo vi.

Para nuestra fortuna, existe gente que toma estos conceptos harto conocidos y logra brindarnos productos entretenidos, que por alguna extraña razón se vuelven adictivos…


El mundo se desmorona y los muertos andan a sus anchas por las calles… sin embargo hay una luz de esperanza, un lugar donde la humanidad podrá volver a empezar y alejarse de este hostil entorno. Así se presenta March of the Living, el primer título de Machine 22 Creaky Corpse LTD que llega a Steam gracias a Greenlight. Es un juego de supervivencia, con elementos estratégicos y roguelike, fuertemente inspirado en Faster Than Light (FTL) y –por supuesto- en el popular Apocalipsis zombie.

Mientras montones de títulos del género se concentran en los sistemas de combate para lograr ser entretenidos, March of the Living centra su atención en otros aspectos tales como la narrativa. Esta, si bien no es novedosa, está lo suficientemente bien desarrollada (cuenta con más de 80000 palabras) como para captar nuestra atención por horas. Evidentemente, sus creadores se tomaron su tiempo y trabajo en pos de ofrecernos un buen juego.

Nunca pensé que pasaría horas jugando a un Survival de tan simples aspectos. Este tipo de juegos, indies, de grafiquitos sencillos, mecánicas simples y muchas veces hasta innovadora, tiene un “noseque que queseyo” que los hace súper adictivos… era “llego hasta tal lugar y dejo” ¡Mentira! He ido –oh casualidad- como un zombie al trabajo por desvelarme y he llegado a aprovechar los “ratitos libres” para jugar un poco más…

Sin mucho preámbulo, comenzamos nuestra aventura poniéndonos en la piel de Greg –el primero de los cuatro personajes que el juego nos propone-, un padre responsable, preocupado de que ni su hijo Tom ni su ex-esposa Chloe responden el teléfono a pesar de su insistencia. Consternado acerca de lo que pueda haberles sucedido decide juntar las provisiones necesarias y abandonar la seguridad de su hogar para ir en su búsqueda y averiguar que fue de ellos.
"La luna, las estrellas... Tu y yo matando zombies... piénsalo"
Para llegar a la casa de Chloe disponemos de un mapa que nos muestra su ubicación. Este se genera aleatoriamente al inicio de cada nueva partida. Notaremos también que en el mapa hay montones de puntos que se interconectan entre sí y los cuales debemos atravesar para llegar a nuestro destino. Podemos viajar de un punto a otro de la forma que creamos conveniente, cuidando de mantener nuestros niveles de hambre y fatiga lo mejor posible; parar a comer en medio del camino de todos modos no representa un gran riesgo, detenerse a dormir en medio de la nada teniendo de fondo el espeluznante gruñir de una banda de come-humanos no se me hace de lo más recomendable. En ocasiones quizás sea más rápido y seguro tomar la ruta corta para llegar sanos y salvo a destino. Aunque arriesgarnos a explorar otros caminos nos da la oportunidad de conocer a otros supervivientes dispuestos a unirse en nuestro peregrinaje (un máximo de 6) en un camino a la horrible muerte… em, quise decir salvación ¡eso! También hacernos con provisiones, armas o municiones que tan necesarias son. Que hacer y por donde ir, depende exclusivamente de nosotros… hasta donde lleguemos, de las provisiones con las que contemos, mantenernos vivos, de la Diosa Fortuna.
Este es el mapa, una especie de "Guia T" pero mas fácil de entender.
Me imagino sus caras al leer Diosa Fortuna… “¿Que pavadas dice este tipo?” dirán…

El tema es que cada uno de estos puntos en el mapa no sólo representa una ruta a seguir, sino también un escenario y un evento generado al azar. Estas situaciones se nos presentan en cuadros de diálogo y, gracias a la narrativa de la que el juego hace gala, son descriptos con gran lujo de detalle dándonos la sensación de estar por momentos leyendo uno de esos libros tan populares en nuestra infancia –al menos en la mía- de “Elige tu Propia Aventura”. Algunos de estos eventos son tranquilos… nos permitirán tomar un descanso, comerciar, pescar –si disponemos de una caña- e incluso tener un momento de relax en este violento y deteriorado mundo… pero habrá muchos otros totalmente contrarios: nos posicionarán en situaciones de riesgo debiendo hacer elecciones en las que no hay vuelta atrás, pudiendo perder preciados puntos de vida (PV) en el proceso e incluso morir. ¿Nos arriesgamos a investigar esa cabaña abandonada en busca de comida pudiendo, quizá, ser mordidos por un zombie que no vimos y quedar infectados? Son tan aleatorios los eventos como los resultados, llegando al punto de que en una misma situación, por más que tomemos la misma elección, el resultado puede variar.
Al finalizar con éxito la primer partida se desbloquearán más personajes con los que jugar.
Otros eventos implicarán decisiones morales que afectarán el desenlace de nuestra partida… ¿Ayudamos al pobre hombre herido o le damos un disparo para terminar con su sufrimiento? ¿Brindamos una ración de alimentos a un sobreviviente hambriento o nos la guardamos dejándolo a su suerte? Podría así citar cientos de ejemplos, pero me extendería demasiado y restaría sorpresa… además, las situaciones son muchas. Cada accionar tendrá una consecuencia positiva o negativa, según se quiera ver y esto se intensifica aún más sobre el final de la partida donde viviremos grandes momentos de tensión.

Además de estos puntos con eventos azarosos, habrá otros específicos que representan ciudades. Allí tendremos la posibilidad de descansar e inspeccionar lugares puntuales tales como el hospital, el departamento de policía, tienda de alimentos y viviendas, en busca de alimentos, medicinas, armas y municiones. Claro que esta tarea no será tan sencilla como aparenta ser: Por cada lugar se puede realizar una única búsqueda. Podemos invertir entre veinte (20), cuarenta (40) o sesenta (60) minutos. Cuanto más tiempo pasemos rapiñando estos sitios, más chances de obtener más y mejores objetos… pero paralelamente se incrementan las posibilidades de ser detectados por los zombies.
Buscar comida y municiones sera una de las principales tareas para finalizar con éxito nuestra aventura.
Por supuesto que no todo será ir de un punto a otro leyendo cuadros de texto. Habrá momentos en que las palabras pasarán al margen y se deberán tomar las armas.

El sistema de combate propuesto por el juego es fácil de entender y resulta entretenido. Los combates se desarrollan en tiempo real y en ellos nos hacemos cargo de nuestros personajes y las acciones que llevarán a cabo. Los enemigos suelen venir en forma numerosa y de distintas direcciones, intentando hincarle el diente a quien tengan a mano. Debido a que es imposible manejar a todos los supervivientes a la vez tenemos la posibilidad de pausar la acción para de este modo planear nuestros movimientos y lograr un accionar efectivo. Si somos gente de acción que piensa que interrumpir el combate es cosa de lentos, bueno, podemos dejar que la IA se haga cargo del grupo… aunque es algo limitada y dejarlos por su cuenta garantiza un lindo y hermoso game over.
March of the Living toma lo mejor de FTL y lo fusiona de forma creativa con un escenario usado hasta el cansancio como lo es el apocalipsis zombie.
Para deshacernos de las molestias dispondremos de un escaso arsenal de armas cuerpo a cuerpo tales como hachas, cuchillos, bates de baseball entre otros y también de tres tipos de armas a distancia: revólveres, escopetas y rifles. La pericia de nuestros personajes en la pelea estará determinada por sus rasgos iniciales, la distancia a la que estemos combatiendo que influirá en la precisión de los ataques y por las habilidades que cada arma proporciona. Por ejemplo, con un rifle podemos disparar a mansalva o hacer uso del disparo preciso lo que garantiza que una bala es una baja enemiga, aunque el tiempo de ejecución del disparo es mayor. Con las escopetas podemos disparar en cono y acertar a varios objetivos a la vez. Si bien no es amplia la cantidad de habilidades disponibles, le da un cierto toque estratégico a la cuestión. Debemos ser precavidos en el uso de armas de fuego ya que la munición escasea y además porque provoca que se llene el medidor de “ruido” lo cual atrae a más caminantes a la contienda, y de pronto, lo que parecía una victoria rotunda termina siendo una retirada deshonrosa… en el mejor de los casos. Se los digo por experiencia.
"Se me esta terminando la pila de la linterna..."
"Buenas maestro, ¿tiene unas alcalinas AA?"
Debido a la “fragilidad” de nuestros personajes, que disponen sólo de  diez PV, muchas veces evitar el combate es la mejor estrategia, ya que al fin y al cabo, se trata de sobrevivir y no de ver cuantos zombies descabezamos… La dificultad es desafiante aún en “fácil”; tengan en cuenta que si muere nuestro personaje principal se da por terminada la partida y debemos comenzar una nueva desde cero.

Respecto a los puntos criticables que tiene el juego puedo decir que más allá de su amplio mapa con eventos azarosos lo que le garantiza la rejugabilidad del mismo –cuestión que no está nada mal- resulta muy interesante en la primera partida, en la segunda es menos sorpresivo y termina cayendo en lo repetitivo a la tercera. Esto se debe a que muchos eventos a la larga se terminan repitiendo, como así también las mecánicas de combate y exploración.

Otro de los puntos está en que los personajes que el juego nos brinda están predeterminados. No hay posibilidad de modificar ninguno de los rasgos iniciales o aspecto lo cual podría haber aportado algo de variedad a la hora de encarar una nueva partida.
Esta pantalla se nos muestra al morir... la vamos a ver seguido.
Por último la suerte… o la carencia de ella. Muchas veces buscando refugio para descansar en las ciudades somos atacados en circunstancias poco favorables para la pelea debiendo combatir o huir perdiendo en el proceso algún objeto, comida o municiones. Esto me sucedió reiteradas veces y en forma continua, como si de un capricho se tratara obligándome a pelear con el agravante de morir o quedar infectado –que es prácticamente una sentencia de muerte- y deber comenzar todo otra vez… No les puedo explicar lo injusto que se siente eso…

Algo a tener en cuenta: gráficamente el juego es en 2D, tiene un estilo de arte pixelado de aspecto retro que se ve bien, cuenta con ciclos de día y noche, efectos climáticos y se complementa de forma efectiva con la banda sonora, la que se adapta a las circunstancias que vamos atravesando. Queda muy a gusto personal la “calidad” gráfica, ya que los desarrolladores tuvieron toda la intención de darle esta estética al juego y a mi parecer lo hicieron bien… así que si son de los que buscan gráficos por sobre todas las cosas… busquen algo que se adapte más a sus gustos.

Palabras finales
La idea de encarar desde una óptica centrada en lo narrativo el Apocalipsis Zombie de March of the Living funciona muy bien. Lejos está este juego de la acción en primera o tercera persona, ofreciéndonos algo diferente: Una aventura que nos atrapará por horas, en la que debemos gestionar a nuestro grupo y los recursos que disponemos en forma eficiente, que cuenta con gran cantidad de eventos y toma de decisiones morales lo que nos llevará a leer y ser conscientes de que nuestras elecciones podrían ser las ultimas. Claro que tiene sus “cositas”, de cualquier forma, no son cuestiones que estropeen la experiencia… así que si son amantes de lo retro, o en caso contrario pueden tolerar los gráficos estilo 8 bits, no dejen de darle una oportunidad a este lindo, entretenido y viciante juego.

Lo Mejor:
-Un roguelike de supervivencia que le da otra perspectiva al Apocalipsis Zombie.
-La narrativa.
-Los eventos aleatorios, las decisiones morales y sus consecuencias.
-Misteriosamente adictivo.

Lo Peor:
-Luego de un par de partidas se hacer repetitivo.
-La IA de nuestro grupo es limitada.
-Algunas muertes son ridículas e injustas.
-La suerte nos juega muy malas pasadas.


Nota Final7.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Viejo Frank

Amante de los juegos, las series, películas y cómics... ¡Y del maldito rock n roll! Si no está jugando, está tocando su bateria.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada