Análisis: Resident Evil 7 — el regreso del verdadero survival horror

Un regreso a las raíces survival horror de la saga por parte de Capcom con un enfoque moderno, que apuesta por una perspectiva en primera persona, más cercana e inmersiva.

Calificación:


Desarrollador: Capcom
Distribuidora: 
Capcom
Lanzamiento: 24 de enero de 2017
Plataforma: PC, PS4, Xbox One

Análisis basado en una copia digital del juego para PS4 facilitada por Capcom

No es que se les había hundido del todo, pero a Capcom apenas se le sostenía a flote uno de sus grandes buques insignias. Resident Evil: Revelations y su secuela aportaron una agraciada boconada de aire fresco, pero se notaba que la desarrolladora nipona no se jugaba todas las cartas  con ellos. Claramente, siempre habían mimado de una manera especial a la saga numerada y no podía ser otro que Resident Evil 7 el elegido para ventilar un poco ese olor a podredumbre que se acumuló entre tanto contenido reciclado. Finalmente dieron el brazo a torcer y se decidieron a darles a los aficionados un nuevo juego de terror.

Sin embargo, el fanático es detallista y exigente; no es una bestia que podamos calmar con un anuncio simple de una vuelta al terror. Los miedos y las quejas por un posible cambio de rumbo más emparentado con aventuras como Outlast o P.T. no se hicieron esperar. The Beginning Hour, la demo con la que se anunció Resident Evil 7, avivó esos miedos por presentar una jugabilidad enfocada en la exploración y la resolución de puzles, muy similar a la de la mencionada demo conceptual de Silent Hills. El tema es que la demo de Resident Evil 7 también resultó ser conceptual y no refleja para nada el producto brutal y aterrador que termina siendo este nuevo survival horror de Capcom –una apuesta que sigue las tendencias más modernas reivindicando ese masoquismo de antaño del género con el que nació la serie.


Resident Evil siempre apostó por el body horror, también conocido como terror visceral, ese género en el que los cuerpos deformados, las heridas que supuran cochinadas y el parasitismo son moneda corriente. Les comenté alguna vez que Resident Evil: Revelations 2 se decantó por completo a este tipo de terror, pero lo cierto es que no maneja ni la mitad de la abominación con la que se presenta Resident Evil 7. Los primeros compases siembran la semilla del suspense: en la piel de Ethan, un hombre desesperado que aparentemente ya no tiene nada que perder, viajamos a una plantación en Louisiana donde nos espera Mía, nuestra esposa, de quién no teníamos noticias desde hace tres años. El caserón que guarda la plantación pertenece a la familia Baker. Ethan no los conoce, nosotros tampoco, pero no pasará mucho tiempo hasta que nos den una espectacular bienvenida.

Una vez que la puerta de la residencia Baker cierra detrás de nosotros, ya no hay vuelta atrás y la incertidumbre nos invade. Ethan no es el clásico protagonista de Resident Evil, es un tipo corriente, ajeno al horror. Tal como lo sentimos la primera vez con Jill Valentine y Chris Redfield al toparnos con un zombi en los pasillos de la mansión Spencer, esto de la casa infestada con monstruos es algo nuevo para él. Y lo más interesante es que resulta novedoso también para nosotros, los jugadores. Sabemos de entrada que estamos ante un Resident Evil y que el peligro bacteriológico debe estar por alguna lado, pero al comienzo, todo lo que nos rodea y las situaciones inquietantes que vamos enfrentando nos remiten más al slasher sucio corte La Masacre de Texas y The Devil's Reject que a lo que solemos esperar de Resident Evil. Conforme avanzamos, todo cobra sentido y termina calzando en el universo de la franquicia, pero no sin sacarnos de nuestros cabales con momentos espeluznantes que rozan lo fantasmagórico y parecen propios del terror sobrenatural.





Las novedades llegan desde el lado jugable también, siendo la más evidente la nueva perspectiva en primera persona. Aun así, y para el agrado de muchos, varias de las mecánicas de los primeros juegos e incluso el diseño de niveles y puzzles se mantienen. Capcom logró dar forma a una propuesta que tiene tanto la presentación y la navegación cómoda propias de la modernidad, como el diseño de los survival horror de antaño, ese que nació con Alone in the Dark, que nos da estrategias para enfrentar al enemigo y no nos limita al sigilo ni a jugar a las escondidas. Hay que destacar, de todas formas, que la experiencia de juego es lo suficientemente variada como para incluir momentos de sigilo, pero no son los que dominan. La jugabilidad nos tiene contando balas, escatimando en curas y esquivando enemigos cuando no nos conviene matarlos, solo para saber que volverán a estar en esa sala cuando volvamos.

El diseño de niveles no es lineal como venían acostumbrándonos con las últimas entregas. De hecho, la residencia de los Baker remite mucho a la mansión Spencer –tiene varias plantas, un exterior amplio y varios secretos y pasadizos por descubrir. Lo bueno es que se ahorra los tiempos de carga al abrir las puertas porque acá directamente no existen. El escenario está perfilado como un nivel continuado y podemos ir y volver prácticamente a nuestro antojo. Y lo que hará de las delicias de los más nostálgicos es, justamente, el sistema de objetivos y la forma en que iremos explorando el escenario. Vamos buscando llaves y resolviendo algunos puzles simples para ir atravesando más umbrales de la lúgubre casa hasta abrirla por completo. Nos valdremos de los recursos ya clásicos: hierbas curativas, cajas de munición, baúles e inventario limitado. Se agrega un interesante sistema de combinatoria que nos permite crear munición –al estilo de Resident Evil 3– y tónicos curativos, más potentes que las hierbas.


La progresión será familiar para los seguidores de la serie. Comenzaremos desnudos, con apenas un cuchillo y una pistola rudimentaria, y terminaremos manejando artillería pesada, siempre con recursos nefastos en lo que respecta a munición. Una magnum y un lanzagranadas pueden intimidar a cualquier amenaza, pero cuando tienes poco más de seis balas en cada una, la gestión y la estrategia pasan a ser claves, además del buen pulso y saber elegir cuándo disparar. De hecho, los jefes proponen un reto interesante, aun cuando se hace sencillo entender la táctica para tumbarlos. Al deshacerse de la cámara fija, que ya de por sí hacia todo más difícil, Resident Evil 7 opta por trasladar su dificultad a los controles, aunque sin ser tan artificial y tosco como los survival horror de la vieja escuela. Lo consiguen porque Ethan es lento con sus movimientos, se toma su tiempo para recargar un arma y no llega a correr del todo, sino que trota. Puede caminar al apuntar, pero a una velocidad extremadamente lenta. Lo bueno es que se siente natural –no olvidemos que Ethan no es un militar– y nunca llega a sentirse que la respuesta es tosca. Más bien, los niveles ofrecen buenos recovecos y espacio para que aprendamos a movernos y siempre podamos tener alguna manera de burlar o enfrentar a un enemigo.


Asimismo, el título expande sus posibilidades jugables con unos niveles bien diferenciados a los que accederemos mirando unos VHS. Jugarlos es optativo, pero en tu primera partida resultan ser clave porque suelen revelar información de cómo progresar. Además, nos permiten experimentar sucesos importantes para entender un poco mejor a los personajes y evitan que el juego caiga en la monotonía ya que proponen retos que se despegan del núcleo survival horror enfocado en el combate que domina la aventura. Para darles un ejemplo, hay un VHS que nos traslada a un nivel que gira en torno a un solo puzle y otro que nos coloca en la piel de un personaje indefenso que se juega muy en la vibra de Outlast.

El valor rejugable de Resident Evil 7 pasa por lo visto en los clásicos. No hay modo Mercenarios ni Asalto –al menos por ahora, no vaya a ser que lo incluye algún DLC– ni ningún modo multijugador. Tampoco hay múltiples finales, aunque sí hay un momento en que la ruta se parte en dos caminos.  Lo que sí hay son objetos secretos para encontrar y dispararles, como los medallones en Resident Evil 4, y algunas armas desbloqueables así como ítems para aprovechar en el modo New Game+. La dificultad extra llamada Madhouse, que se desbloquea al terminar el juego una vez, nos acerca a la experiencia más clásica ya que quita los guardados automáticos y nos obliga a encontrar cintas para el reproductor de cassette con el que guardamos la partida, al estilo de los ink ribbon con la máquina de escribir.




Tal vez lo único a reprochar de la experiencia de juego sea que a veces hacen un abuso de los encuentros con los enemigos comunes, que llegan en cantidades irrisorias, sobre todo en la segunda mitad de la aventura, al punto que algunas batallas se vuelven cansinas. Ayuda a trasmitir esta sensación de aburrimiento el hecho de que los tipos de enemigos sean poco variados. Los jefes son claramente los protagonistas acá, como lo fue Nemesis en Resident Evil 3.

En lo audiovisual brilla, especialmente en su diseño sonoro y desde el lado ambiental y estético. Los detalles de los escenarios tienen algunas pegas si los miramos muy en detalle, pero Capcom conoce las limitaciones y disimula las cosas con un juego de luces y sombras que estremece por completo.


Palabras Finales:Resident Evil 7 es una experiencia redonda que logra sostener un ritmo constante y que sabe manejar en qué momentos debe hacernos sentir indefensos y frágiles, y cuándo ponernos en mano una escopeta para descargarla en las úlceras de algún jefe deformado, algo que casi todos los survival horror modernos han tenido miedo de hacer o lo han hecho mal –cof cof The Evil Within–. Opta por la duración justa (unas no despreciables 10-12 horas) y culmina sin llegar a repetirse, dando a los fanáticos una punta crucial para el futuro de la saga y dejando la puerta de la casa Baker abierta, para que los más completistas regresen a volver a internarse en busca de coleccionables y secretos. Resident Evil es el survival horror por antonomasia, l̶e̶ ̶p̶e̶s̶e̶ ̶a̶l̶ ̶f̶a̶n̶á̶t̶i̶c̶o̶ ̶d̶e̶ ̶A̶l̶o̶n̶e̶ ̶i̶n̶ ̶t̶h̶e̶ ̶D̶a̶r̶k̶ ̶q̶u̶e̶ ̶l̶e̶ ̶p̶a̶s̶e̶, y con esta entrega ha regresado.

Lo bueno:
- Una experiencia de juego aterradora, que consigue terror más cercano e inmersivo con su cámara en primera persona
- Resucita las mecánicas jugables de las raíces del survival horror con un toque moderno 
- Rejugabilidad atractiva
- Guion con sorpresas tanto para los fanáticos como para los recién llegados

Lo malo:
- Poca variedad de enemigos


Lo feo:
- El menú no nos recibe con la clásica voz "Resident ivol seven"


Nota Final:
9.5
Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

9 Gritos :

  1. Una duda boba: por qué en éste análisis, lo malo es la poca variedad de enemigos, y en el análisis de The Evil Within tiene a favor ese detalle?

    ResponderEliminar
  2. Es un buen análisis, pero la nota me parece muy elevada. Primero porque el juego es corto, segundo porque es corto debido a que en 15 días van a sacar dos dlc que claramente fueron recortados del juego principal y tercero porque es muy muy fácil.Personalmente le daría un 7.5.

    ResponderEliminar
  3. Honestamente no me parece un juego corto. 12 horas de campaña es más que suficiente, más si podés rejugar. La mayoría de los Resident Evil no llegan a la duración que tiene este.

    ResponderEliminar
  4. debe ser una puta joda! guion con sorpresas? si es mediocre, predecible ni nada fresco ni algo remotamente que se conecte a las anteriores entregas dejando de lado el obvio hecho de quien iba a estar implicada, la nena? que es esto ahora FEAR? Rejugabilidad? eso si me molesto, no hay modos extras!!! no hay nada por lo que rejugar el juego salvo sacar lo logros/trofeos solo la dificultad Manicomio por si el modo Facil y Normal te han parecido, y que lo son, demasiado facil. no hay ni un modo que se asemeje al mercernario o a la sobreviviencia, o algo que llene la experiencia por la que pague 100 putos dolares!! juego aterrador? si ni musica ambiental tiene!! simpre escuchas tus pasos y los jugue con auris 7.1 por dios! el ambiente simpre tiene luz no te puede generar ni temor ni suspenso, los enemigos pff que digo EL ENEMIGO es un tipo solo de enemigo con tres variaciones no mas estoy jugandolo en Manicomio ahora y ni siquiera te infectan como nos dejaron pensar en la Demo Twilight o en la siguiente creo y no son frecuentes, el backtracking es pesimo y aburrido, la familia Baker fue muy desaprovechada sobre todo Margarite y Lucas que con Lucas practicamente ni contacto tenemos, los puzzles son pocos y para chicos de 6 años y las cintas de videos son practicamente INUTILES da lo mismo se las ves o no! y digeron que tendria multiples finales!! y terminan de la misma forma salvo con una variacion!! pero nada relevante!! que mierda!!! no puedo creer que le dieras 9.5 debe ser un JODA!! la duracion? mierda es obvio que la primera vez que lo jugas tardes el doble o triple de lo que realmente dura el juego pero 10 horas, en lo que yo lo termine, no seria gran problema sino fuera porque todo es repetitivo y sin coherencia, que tenga caracteristicas de los clasicos RE no lo hace un buen RE, este juego es de 7.0 y como RE es de un 3.0 solo por las caracteristicas jugales y los guiños a los RE clasicos, pero mierda saben que? RE4 tambien tiene esas caracteristicas y mcuhas cosas mas y aun asi hay IMBECILES!!! que dicen que es una mierda de RE pues bien que alguien me diga en LA CARA que RE4 es una mierda pero que ESTE RE 7, que el 7 le queda muy grande, SI es un Resident Evil y le ESCUPO EN LA CARA! a la mierda con tu pesima review, vos y yo diferimos MUUUCHO de lo que es miedo, adios......firma un Don Nadie a quien a nadie le importa su opinion pero que la dice de todas formas pero que es mas respetable que ser falso con uno mismo para agradar a los demas, salud!

    ResponderEliminar
  5. Pasó tanto tiempo desde que jugaron un buen Resident Evil que ya se olvidaron que esos también tenían guión clase B, helicópteros y lanzacohetes deus ex machina, puzzles simples de mover estatuas, una recta final más sci-fi con laboratorios y virus, y rejugabilidad pagada con "te damos munición infinita y esta pistola canchera" y seguro volvés.

    Es la hipocresía del doble estándar, que vuelve a lo viejo intachable por nostalgia y a lo nuevo, que es casi igual que lo viejo, una cagada... porque ahora "maduramos" o tal vez porque ahora están tan salados que ya no pueden disfrutar #SaltyREfans

    ResponderEliminar
  6. jajajajaja re calentón el chabón
    sigo esperando respuesta a mi comentario que está más abajo ↓↓↓↓

    ResponderEliminar
  7. Eso esta así en el review de The Evil Within porque... soy una boluda y lo acomodé mal jajaja y en dos años no me di cuenta. La cuestión es que en el cuerpo del texto critiqué que tiene pocos enemigos y en el resumen lo puse como algo bueno, esa línea tiene que pasar a formar parte de "lo peor". Fue un desliz. El resumen está puesto para quienes no quieren leer todo el análisis, pero el reflejo final de la opinión está en el cuerpo del texto.

    No sé cuánto jugaste a Resident Evil 7, si viste algo siquiera, si lo empezaste. La cosa es que creo que es de los juegos con menos variedad de enemigos que vi en mi vida. No quiero dar más detalles porque es spoilers, pero en serio, por suerte incluyeron jefes para romper un poco con eso.

    ResponderEliminar
  8. Sebastian Celentano30 de enero de 2017, 17:13

    Que juego empece yo? al menos los primeros 45 minutos si mis odios no me engañaron, tenian musica ambiental, y sumaban bastante a la atmosfera, sobre todo jugando con auriculares.

    Punto a favor en PC, el juego se deja jugar en PC viejas de hace 5 año, asi como tambien con placas de 1Gb como mi HD Radeon 7850, me recuerda mucho al rendimiento super optimizado de MGS:TTP, sera que Kojima le vendio el Fox engine en secreto a CAPCOM ??

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja entiendo. No suelo leer los análisis de los juegos porque temo spoilers de cualquier tipo. Soy un enfermo de los spoiler, al punto de que lo único que me limito a ver del juego es la demo. Siquiera miro el trailer porque muestran muchas escenas distintas. Tampoco me gusta ver imágenes in game porque quiero descubrir todas las escenografías por mi propia cuenta.

    En fin, hace una semana aproximadamente adquirí The Evil Within pa ps3, y la verdad que me decepcionó un poco. Es demasiado Resident Evil 4, Dios!!. Tiene escenas de acción pura, de defender a tus compañeros de una horda, de matar con francotirador a los que te disparan proyectiles a lo lejos. Así que estuve pensando estos días en preguntarte, según tu opinión personal, cuál preferís: The evil within o Silent Hill Downpour? (a ese aún no lo jugué y estaba entre estos dos. Finalmente opté por el primero :v)

    Lamentablemente no tengo dónde jugar juegos de nueva generación, sólo tengo ps3 y ps2, por lo que el RE7, al igual que el futuro Outlast 2, están lejos de mi alcance :(

    Por cierto, Alien Isolation es tan terrorífico como dicen?

    Saludos!

    ResponderEliminar