En nuestro canal de YouTube

Primeras Impresiones: Prey — supervivencia y sigilo con toques Metroidvania

Jugamos los primerísimos compases de esta aventura que bebe de varios géneros y se perfila como un nuevo hijo moderno de System Shock.


Desarrollador: Arkane Studios
Distribuidora: Bethesda
Lanzamiento: 5 de mayo
Podrás jugarlo en: PC, PS4, Xbox One

impresiones basadas en la versión de PS4 de la demo Prey: Opening Hour

Bethesda apostó por una tendencia que ya no se ve mucho, la de las demos sustanciales, ricas en contenido, y lanzó exclusivamente en consolas la primera hora de juego de Prey para que todos podamos hincarle el diente a los primerísimos compases de esta aventura que bebe de varios géneros y se perfila como un nuevo hijo moderno de System Shock. 

Los responsables de Dishonored, Arkane Studios, son los elegidos para darle vida a esta nueva iteración de Prey. Recordemos que este nuevo título es un reboot de aquel shooter, lanzado en 2006, a cargo de Human Head Studios y 3D Realms. El juego original pasó por varios infiernos hasta ser publicado por 2K Games y, aunque tuvo buenas críticas y un éxito respetable, nunca tuvo una secuela, que fue cancelada unos años después de su anuncio. Bethesda es la actual propietaria de la saga y, siguiendo la tendencia que tanto le funcionó con Wolfenstein, Quake y DOOM, se lanzó a revivirla apostando por un diseño con corazón clásico, pero con una ejecución moderna, que se apega a los tiempos que corren.


En Prey comenzamos en la habitación de Morgan Yu –que puede ser mujer u hombre según elijamos–, con un día de pruebas por delante. La rutina de Yu recuerda mucho a los primeros compases de Half Life, con esos aires idílicos de utopía científica. Todo marcha viento en popa hasta que ocurre un suceso inesperado y nos convertimos en supervivientes. Hablar de la historia de Prey es hablar de la invasión alienígena de los Typhon, la raza que será la principal amenaza en el juego. 

La acción transcurre en la estación espacial Talos I, ahora infestada de estos seres de otro mundo. En la piel de Yu, somos ahora sobrevivientes que, además de mantenernos intactos, tendremos que ir desentrañando la causa del desastre. La progresión viene dada al estilo metroidvania, es decir, Talos I se perfila como una escenario de mundo abierto con algunas zonas bloqueadas a las que retornamos una vez que tengamos la forma de accederlas. En este sentido, Talos I nos remite muchísimo a la Rapture de Bioshock y a la Sevastopol de Alien: Isolation, escenarios amplios, que esperan que desbloqueemos cada uno de sus portales y secretos. Tal es así que la demo ofrece un poco más de una hora de contenido opcional para quien quiera explorar todos los rincones y atravesar cada umbral. 

En hora y media de juego no se llega a ver el potencial completo de un juego, pero ya de entrada Prey nos demuestra que los objetivos pueden cumplirse de diversas formas, tal como vimos en los modernos Deus Ex. Acá es donde cobra sentido el potencial rolero del juego. Recogiendo unos ítems llamados neuromods, podremos mejorar las capacidades de Yu (fuerza, stamina, agilidad y capacidades de hackeo, entre otras) y hasta dotarlo de habilidades súperhumanas que roba de los Typhon. La demo nos deja dar un vistazo al árbol completo de habilidades y se antoja muy completo.


A la hora del combate, Prey deja ver su faceta de survival horror que lo emparenta incluso más con System Shock. En la demo nos cruzamos con solo dos tipos de enemigos y aunque los primeros, los Mimic, parecen pan comido en un principio, si atacan en grupos la cosa cambia. Ni hablar de los Phantom, unos enemigos de los que parece más sensato correr que enfrentarlos. La primera arma que nos arroja Prey es una llave inglesa y aunque no tardamos mucho en obtener una pistola y una escopeta, las balas no abundan realmente y los disparos no son precisamente letales. Los Mimic suelen tomarnos por sorpresa porque tienen la capacidad de pasar desapercibidos por objetos, pero los Phantom requieren de nuestra agilidad y nuestros dones de sigilo. 

La estrella de la demo es la GLOO, un arma que dispara unas cápsulas que inmovilizan a los Typhon para que podamos rematarlos con un golpe de la llave inglesa. Ir alternando el arma equipada durante el combate se vuelve necesario y por suerte el juego tiene un menú rápido para hacerlo.

La propuesta de juego es interesante, bebe de muchos géneros y por ello se siente fresca. Lo que agua un poco la cuestión son los controles, bastante poco intuitivos. Para el final de la demo seguro nos acostumbramos a ellos, pero al inicio se sienten incómodos y poco reactivos. El juego propone luchas frenéticas, pero la cámara y las acciones no reaccionan como esperaríamos.


Por otro lado, la ambientación gana por todos lados y a nivel estético se presenta todo de forma muy cuidada.  El tono de los mundos y los personajes es caricaturesco, muy en tono con el humor negro que maneja el juego. Apostar por un estilo no tan realista ayuda a que las texturas, no tan definidas en ocasiones, pasen más desapercibidas.  Hay que destacar también que los objetos tienen físicas al estilo Half Life 2 y que casi todo es revisable, como en BioShock. El mundo tiene una profundidad envidiable e invita a jugar con él.

De lo que apenas se puede ver poco y nada en la demo es del sistema de reciclaje y crafteo de armas. Por lo que se explica casi llegando al final, Yu tiene la posibilidad de convertir la chatarra que vaya recogiendo por los escenarios en materiales útiles para mejorar sus herramientas y armas. En los escenarios encontramos desde cables hasta bananas, así que claramente el reciclado será vital en la aventura. Hay que destacar también que podemos mejorar nuestro armamento con unos kits desperdigados en el escenario.


Prey es el heredero de System Shock 2 más íntegro, tanto en ambientación, premisa y jugabilidad, le debe muchísimo al juego de Irrational Games. Sin embargo, tal como Deus Ex, Dead Space y Bioshock, consigue su propia esencia y se perfila como un nuevo sucesor digno, cuya propuesta tiene acción, supervivencia, rol y sigilo.  Podemos echarle en cara algunas nimiedades que no arruinan la experiencia global, así que todo indica que estaríamos frente a un gran título. El 5 de mayo lo sabremos. Puedes descargar la demo de Prey en las respectivas tiendas de PS4 y Xbox One.

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

1 Gritos :

  1. Seykado O'Runner2 de mayo de 2017, 17:27

    Interesante interesante, fuera de las bromas de algunas criticas que olvidan que este título bebe más de System Shock que de Bioshock, se lee estupendo, y lo que entiendo es que puedes ser un jugador frenetico o uno sigiloso? si es así, entonces el título te da una jugabilidad rapida, pero no es intuitiva así que pierde frenetismo, aún cuando el cambio de armas es veloz. Si tienes habilidades que te permiten orientar a tu personaje a una faceta más pausada, es un título que llama a probar, porque se deberia adecuar al estilo de juego del jugador, aunque sabemos que cualquier shooter por muy survival que sea pierde peso cuando te peinas con las armas y los escenarios, volviendo a tu personaje en un nemesis contra los enemigos (como sucede en Dead Space) a no ser que existan enemigos con habilidades injustas que aun con todo mejorado sea aún un dolor de cabeza bajartelos o ciertos eventos que impiden mantener un estilo de juego pausado y piden más rapidez (como una horda de enemigos y tu sin forma de huir).

    Sinceramente espero que este bueno, gracias por el articulo ;)

    ResponderEliminar