En nuestro canal de YouTube

Análisis: They Are Billions — Un RTS zombie que muerde, pero no contagia

Construye, gestiona y defiende los últimos asentamientos humanos en un mundo post apocalíptico steampunk donde hay, literalmente, millones de zombis dispuestos a aniquilarnos. Esta es la premisa jugable de They Are Billions, un RTS de zombis como ningún otro.

Calificación:


Desarrollador: Blitworks
Distribuidora: 
Numantian Games
Lanzamiento: 5 de julio de 2019
Plataforma: PC, PS4, Xbox One


Análisis basado en una copia digital para PS4 facilitada por Numantian Games 

La dificultad en los videojuegos puede ser una herramienta maravillosa que ayude al jugador a comprometerse con la tarea del protagonista, subir de nivel junto a él, adaptarse al ritmo del juego y usar cada una de las mecánicas a su favor.

Juegos como Dark Souls, Nioh, Blasphemous, Meatboy supieron hacer de la dificultad una mecánica, un ingrediente que suma a la experiencia del juego y lo hace único. El truco es saber usarlo para presentar un desafío, pero no para frustrar o para obligar al jugador a hacer las cosas de una única manera correcta.

Cuando esto sucede, un juego que podría haber sido divertido y desafiante, pasa a ser masoquista e injusto. Este último es el caso de "They Are Billions".


Para entender un RTS hace falta paciencia y dedicación, pero todo a su tiempo llega. A las horas nos vemos progresando y entendiendo los tejemanejes del juego, progresando y descubriendo nuevas formas de proteger nuestros recursos, sacarle el mayor provecho a nuestra seguridad y ahorrando materiales para construir esos ansiados edificios que nos ayudan a ser cada vez más fuertes.

¿Pero qué pasa cuando tu esfuerzo de horas se ve arruinado por error? ¿Qué pasa cuando en una pantalla inmensa, repleta de enemigos moviéndose, no pudimos detectar ese minúsculo zombie que se metió en una tienda e infectó a una familia? ¿Qué pasa cuando esa familia infectada se reproduce en segundos y destruye toda nuestra ciudad desde adentro en un abrir y cerrar de ojos?

Lo que pasa es simple: Nos frustramos, sentimos que no aprendimos nada y que tenemos que empezar de nuevo. Nos sentamos mirando la pantalla de Game Over planteándonos si el tiempo y el esfuerzo vale la pena, si darle otra chance es lo correcto, pero antes de poder llegar a una conclusión ya estamos empezando de nuevo. Porque a pesar de ser frustrante, injusto, difícil de entender y aún más difícil de conquistar, "They Are Billions" sabe entretener.


Desearíamos que esto solo fuese suficiente para mantener a flote un juego que claramente tiene el esfuerzo de un equipo comprometido y lleno de ideas detrás, pero lamentablemente se queda corto. Si bien el juego nos deja seleccionar entre 5 tipos diferentes de dificultad, la misma es siempre muy alta y, cualquier desliz, puede significar en la pérdida de horas de planificación y esfuerzo. "They Are Billions" espera que entiendas sus mecánicas y las explotes en minutos, considerando que ya sabemos de antemano jugar este tipo de juegos y que, además, somos expertos en ello.

Al día de hoy este título presenta tres modos de juego: Supervivencia, Desafío semanal y Campaña. El último modo nombrado fue agregado recientemente en consolas y se siente apresurado, casi como una excusa para que sigamos jugando un ratito más.

La historia es bastante simple: Nos encontramos en un mundo post apocalíptico, donde la ciencia humana atentó contra sus creadores desatando una epidemia zombie. Está en nuestras manos asegurar la supervivencia de la raza humana, creando un nuevo refugio donde la gente pueda vivir y juntos podamos desarrollar una fuerza militar lo suficientemente grande como para exterminar la amenaza zombie de una vez por todas.


Al comenzar podremos elegir entre un hombre y una mujer para ser nuestro avatar, pero en tanto a lo que es gameplay, nada afecta a quién elijas. La primera misión nos pide desarrollar una sociedad simple, manejando los recursos para que la misma progrese.

 El tema es que hay millones de cosas a tener en cuenta que el juego jamás nos sugiere, como por ejemplo que lo primero que hay que hacer antes de ponernos a construir es enviar a nuestras tropas a chequear las zonas aledañas para evitar que un zombie furtivo desate una epidemia en nuestro refugio.

Y esto desata otro pequeño paréntesis que nadie nos sugiere: Enviar a tropas equipadas con armas de fuego a investigar es suicida, porque si disparan el ruido atraerá a más zombies y será el principio del fin. Es por ello que necesitamos mandar a tropas armadas con arcos y flechas. Esto mientras construimos casas, desarrollamos tecnología, exploramos la zona en búsqueda de recursos y todas las cosas que un RTS suele traer a la mesa.

En rasgos generales no hay mucho que "They Are Billions" haga de nuevo, más que hacerle honor a su nombre tirándonos horda tras horda de zombies al punto de saturar la pantalla con muertos vivientes.


Si bien podemos pausar en cualquier momento para construir y desarrollar nuestra estrategia sin el riesgo de que algo suceda sin que tengamos tiempo de resolverlo, es muy meticulosa nuestra labor. Por un detalle tan mínimo como dejar una porción de nuestra barricada sin vigilar, un solo zombie puede desatar una epidemia en segundos.

Quizá estamos muy entretenidos desarrollando nuestra sociedad y ese maldito zombie pasó desapercibido entre los millones de puntos que están moviéndose en nuestra pantalla. Ese ínfimo error nos termina costando horas de juego, porque si bien podemos salvar entre misión y misión, no podemos hacer quicksave ni siquiera cuando no estamos bajo amenaza.

Un detalle no menor es su adaptación a consolas. En esta ocasión el título lo reseñamos en PS4 y, si bien en rasgos generales es el mismo juego, es en un área específica donde esta versión termina haciendo agua en comparación: Los controles.

Sabemos que los RTS fueron hechos para PC, pero podrían haber pensado formas creativas de adaptar el control, pero no, estamos ante un juego que debería manejarse con Mouse y nos lo hace saber todo el tiempo. Tratar de llevar el cursor de una punta de la pantalla a la otra mientras nuestra ciudad se hunde en el caos es difícil y tosco.

Muchas veces el cursor lo perdemos de vista o terminamos perdiéndonos en el mapa por lo poco amistoso que es controlarlo con Joystick. Si van a darle una chance a este título, háganlo en PC o consíganse un mouse compatible con la PS4.


Palabras Finales:
They Are Billions es un juego repleto de contenido y con decenas de horas aseguradas de juego, pero es cruel como pocos y no recompensa nuestro esfuerzo lo suficiente. Puede que los amantes de los RTS encuentren en They Are Billions un desafío a la altura de sus expectativas, pero para el ser humano promedio, este terreno es hostil y no invita a quedarse.

Lo bueno: 
- Las hordas.
- El estilo Steampunk.
- Poder pausar el juego.

 Lo malo:
- La dificultad.
- Lo cruel que es el juego con nuestros errores, por más pequeños que sean.
- Con un buen tutorial este juego podría haber sido otra cosa.


Nota Final:

6
Decente

Comparte en Google+
ESCRITO POR Rodrigo Scarlata

Amante del terror en todos sus medios y aspirante a artista marcial. Ama a Hokuto no Ken casi tanto como a sus gatos.

0 Gritos :

Publicar un comentario