En nuestro canal de YouTube

Análisis: Last Year — terror multijugador que divierte pero no innova

Last Year: The Nightmare, es un juego de horror basado en un modo multijugador de hasta seis personas, en el que podremos formar parte de un grupo de cinco supervivientes o jugar como un único asesino para dar caza a estos.

Calificación:


Desarrollador: Elastic Games
Distribuidora: 
Elastic Games
Lanzamiento: 10 de diciembre de 2019
Plataforma: PC


Análisis basado en una copia digital para Steam facilitada por Elastic Games 

Se hace difícil reseñar, al menos para este humilde escritor, un juego que es casi la copia de otro. Dead by Daylight es, por así decirlo, uno de los juegos multiplayer de terror más reconocido de los últimos años. No sé si tanto por su mecánica de juego, que para ser sinceros es repetitiva y monótona, sino por el hecho de que nos permitía ser parte de un universo oscuro e infernal donde convivían personajes clásicos del cine de terror.

En diferentes años, y si bien el juego propone sus propios asesinos, supieron sumar a personalidades como Michael Myers de Halloween, Leatherface de The Texas Chainsaw Massacre, Freddy Krueger de A Nightmare on Elm Street, The Pig de Saw, Ash de Evil Dead, o Ghost Face de Scream. Más recientemente, se mezclaron con el universo de Stranger Things.

La fórmula de Last Year es de 5 vs 1

Como en su momento Telltale tenía las IPs más fuertes para hacer sus juegos (Game of Thrones, The Walking Dead, Batman, etc), la gente de Behaviour Interactive sabe nutrir su proyecto desde lo comercial, y muy bien les sale. Claramente, Dead by Daylight se nutre del cine de terror, la mayoría de los personajes que podemos ver son de películas slasher. Jason no está porque justamente, tiene su propio juego, también un hijo no reconocido de este título. Al parecer, el slasher se trasladó a los videojuegos con un “subgénero” que Dead by Daylight supo imponer.

Y quizás para muchos no hable muy bien de Last Year esto de empezar la reseña exponiendo a otro videojuego, pero no puedo, ni quiero, ser ajeno a la realidad. Last Year absorbe la esencia de Dead by Daylight y eso no se puede negar. En algún punto, Last Year llega tarde a un subgénero que ya está bastante exprimido, y como si fuese poco, no aporta demasiado para diferenciarse. Se siente un poco tirado de los pelos, más de lo mismo se podría decir. ¿Por qué la gente se pasaría de un juego ya impuesto con bastante contenido, a uno que de no tener ciertos detalles, tranquilamente podría ser un DLC nuevo?


Lo cierto es que Last Year sabe aprovechar mejor la estética del género slasher, donde aquellos que somos fanáticos del cine de terror nos sentimos más cómodos. En este contexto, se nos presentan a seis estudiantes de preparatoria (completamente estereotipados) que quedan atrapados en su escuela, liberados al azar frente a un asesino que solo quiere ver a estos jóvenes arder en el infierno. Implacable, el asesino es casi inmortal en las primeras partidas que vayamos a jugar, sobre todo si no tenemos experiencia previa en el género. El propio juego nos presenta un “Last Year – Chapter 1: Afterdark”, dando a entender que, como pasa con el DbD, van a venir nuevos capítulos.

Para sobrevivir, tenemos varias cosas por hacer. Primero, necesitamos encontrar unas latas con gasolina para poder encender unos generadores o unas tarjetas para usar en las computadoras. Ambos objetivos nos ayudan a abrir las puertas de nuestra libertad. Como adicional, podemos poner barricadas en las diferentes puertas (muy al estilo Rainbow Six) o usando chatarra que vamos recolectando para construir artículos específicos según las habilidades de cada personaje. A diferencia de otros juegos, cuando morimos quedamos esperando en una suerte de limbo hasta ser rescatados por otros compañeros que tienen que buscarnos y sacarnos de alguna habitación cerrada, muy al estilo del Left 4 Dead.


Los asesinos también tienen sus propias habilidades y variedades a la hora de cazar a estos pobres ingenuos. Podemos tirar un gancho para atrapar a la víctima desde lejos, romper paredes para ahorrar tiempo de búsqueda, colocar trampas, usar gas venenoso y una gama de habilidades por el estilo, que buscan entorpecer la experiencia de juego ajena y beneficiar nuestra cacería.

Como dije en un principio, si bien el juego no es original, tiene algunas vueltas de tuerca o pequeños detalles que hacen de las partidas no menos intensas o emocionantes. Cada asesino tiene una “fatality”, por así decirlo, que al principio es divertido verlas por lo brutal que suelen ser. Cada mapa tiene su propio guion por así decirlo, su propia forma de superarlo. Aunque este tipo de juegos vive en una etapa de desarrollo constante, al menos esa es la premisa prometida. Y como podrán leer en muchos otros lugares o experimentarlo uds mismos si juegan como sobrevivientes, la diversión del juego depende puntualmente de cuánto tiempo duremos vivos y todo lo que en ese instante podamos experimentar.

En este momento, tengo que destacar un sistema de “leveleo” de habilidades y potenciadores, que van dándole más virtudes a los personajes que vayamos usando más seguido. Es una decisión interesante que si bien no creo que le quite el equilibrio al gameplay, si va a lograr hacer más divertida a la experiencia de juego.

La selección de asesinos, por el momento, es algo escueta

La curva de aprendizaje es un problema que aparentemente no tiene solución. Los más novatos van a estar totalmente perdidos en las primeras partidas del juego y por varios motivos: no conocer los mapas, ni sus atajos o pasadizos, no saber utilizar bien la habilidad de cada personaje ni saber cómo se construyen cosas ni cómo o cuándo utilizarlas. Aprender esto requiere horas y horas de prueba y error, siendo un verdadero peso muerto si jugamos con gente más experimentada, ya que el trabajo en equipo muchas veces se vuelve fundamental. No hay tutoriales ni nada que nos ayude a aprender antes de salir a la cancha y ver que en menos de lo que pensamos, ya nos aplastaron la cabeza.

Otro problema muy puntual y atado a lo que mencionaba anteriormente, es el poco contenido que el juego ofrece. Por el momento solo hay un modo de juego, tres mapas y cuatro villanos para elegir. En unos pocos días, mientras intentamos entender el juego y ponernos a tono, ya vamos a sentir todo bastante repetitivo y sin incentivo. Es como que ya no tenemos demasiados motivos para volver a jugar, salvo que nuestro grupo de amigos también tenga el juego y podamos divertirnos coincidiendo en algunas partidas. Si seguimos con las odiosas comparaciones respecto al Dead By Daylight, este juego está a años luz respecto a contenido y nuevo material, y si bien la gente de Elastic Games promete mantener al juego con constantes actualizaciones, la gente es demasiado ansiosa para esperar varios meses teniendo otros exponentes mucho más completos a mano.

Es difícil de imaginar cómo una desarrolladora pequeña pueda mantener esta promesa siendo que apostaban todo a generar grandes ingresos para este juego, pero en este punto me gusta ser positivo y poner todas mis energías en que lo puedan lograr. El contraste, es que el juego tiene varios bugs a solucionar, otros tantos glitchs visuales a reparar, y problemas con los servidores, en cuanto a conexión y lag. Buscar un equilibrio entre todos estos aspectos creo que debería ser prioridad antes de empezar a lanzar nuevo contenido.


Palabras Finales:
En pocas palabras, Last Year es una apuesta fuerte que aparece sin mucha fuerza. Es un juego de poca variedad que tiene el tiempo en contra. Pero la verdad es que dentro de la partida, por más que por fuera no tenga muchas cosas a favor, se viven momentos de tensión importantes, hay una emoción tácita para poder asesinar o sobrevivir, hay un conjunto de decisiones bien pensadas por parte de los creadores que nos dan una pizca de esperanza para que el juego logre ser lo que es el Dead By Daylight y, por qué no, superarlo. Por más difícil que suene, uno nunca sabe.
Lo bueno:
- Es muy fiel a los clásicos slasher de los 80s, aquellos que le dieron forma a lo que se conoció como “terror adolescente”.
- La estética visual y el diseño de personajes y niveles puede generar inmersión en el género propuesto.
- Algunos detalles en las mecánicas de juego.
- El sistema de “leveleo”.
- La esperanza de que todo mejore.


Lo malo:
- Es el calco de otro juego, que aparece a dar pelea pero muchos años después.
- Poca variedad y originalidad en la oferta de personajes.
- Curva de aprendizaje que lleva tiempo adquirir.
- Algunos bugs y glitchs propios de un nuevo lanzamiento.



Nota Final:

6.5
Decente
Comparte en Google+
ESCRITO POR Lucas Robledo

Game Designer y Producer. Redactor mercenario. Cinefilo conflictivo. Casi músico y muy poco de ilustrador. Gamer de la vieja escuela. Aficionado al terror, a los comics y a la literatura.

0 Gritos :

Publicar un comentario