En nuestro canal de YouTube

Análisis: Streets of Rage 4 — un regreso que es más que nostalgia

Streets of Rage ha regresado. El mítico videojuego de Mega Drive suma una cuarta entrega desarrollada por Guard Crush Games y DotEmu, creadores de Wonder Boy: The Dragon’s Trap. Streets of Rage 4 es un videojuego que emula la jugabilidad de la trilogía clásica con los avances de la actualidad en lo técnico, jugable y sonoro

Calificación:


Desarrollador: Dotemu, Guard Crush Games, Lizardcube
Distribuidora: Dotemu
Lanzamiento: 30 de abril de 2020
Plataforma: PC, PS4, Xbox One, Switch


Análisis basado en una copia digital para Steam facilitada por Dotemu

Cuando el año no podía ponerse más extraño, uno de los grandes de los beat 'em ups volvió, y volvió con todo. Idas y vueltas, rumores que nunca se confirmaban, finalmente un tráiler vuelve locos a los fans. A finales de abril por fin pudimos tener Streets of Rage 4 en nuestras manos, para el placer de tantos que jugamos los tres juegos anteriores en nuestra infancia y juventud. ¿Cumplió con las expectativas?

Pasaron 10 años desde los eventos de Streets of Rage 3, la ciudad estaba relativamente en paz hasta que el crimen volvió a crecer de forma misteriosa. Es la misión de nuestros amigos, los ex agentes Axel Stone y Blaze Fielding, descubrir quiénes están detrás de todo esto. Van a tener la ayuda de Cherry Hunter, hija del icónico Adam Hunter y sobrina de Skate, y Floyd Iraia, aprendiz y protegido del Dr. Zan. Todos predijimos que el villano detrás de todo esto iba a ser nuevamente el inmortal Mr. X, que volvería a la vida otra vez para buscar venganza, pero no. 


Las mentes maestras detrás de esta ola criminal son los hijos de Mr. X, Mr. y Mrs. Y. Como en cada entrega anterior, nuestros personajes favoritos deben pasar por distintos sectores de la ciudad golpeando todo a su paso hasta llegar a la guarida de los malvados hermanos.

Empezamos el primer nivel, como siempre, en una calle nocturna iluminada con los neones de los distintos locales. A medida que caminamos vemos a esos enemigos que conocemos desde el primer juego, con un nuevo aspecto “HD”. Es increíble cómo los desarrolladores tomaron ese aspecto urbano de los juegos anteriores y le dieron un plus aún mayor. La vibra ochentera nostálgica es mucho más fuerte, dándole toques cyberpunk y vaporwave a los ambientes de ciudad. 

Las luces de los edificios detrás de nuestros personajes parecen bailar al ritmo de la música, los neones iluminan ligeramente las siluetas de los protagonistas, y nos da una atmósfera perfecta. Tenemos niveles que nos llevan a entregas anteriores, como el puerto y el bar, pero también escenarios nuevos que contrastan con la urbanidad de siempre y agregan más dinamismo al juego, como el sol brillante y alegre de la estación de policía.


La música mantiene aquel toque de época, pero agrega en ciertos momentos toques de vaporwave, dubstep y chiptune, que le dan un toque moderno y, a la vez, retro. Las voces, golpes, efectos sonidos varios, se mantienen casi idénticos a los de siempre, detalle pequeño pero muy apreciado. También, para aumentar la nostalgia, está la opción de “banda sonora retro”, para jugar con la música de los juegos anteriores.

Streets of Rage 4 te permite guardar tus progresos, a la vez que se puede cambiar de personaje si fueras a quedar “Game Over”, sin la obligación de estar con el mismo personaje los 12 niveles, y poder elegir uno que se adapte mejor a tu estilo de juego. Y es que sí, los personajes tienen, como siempre, distintas capacidades físicas: Por ejemplo, Floyd es el personaje inicial que más fuerte golpea, pero su velocidad y saltos tienen mucho que desear, así como Cherry puede dar grandes saltos y es el único personaje que puede correr, pero tiene los golpes más débiles. Un pequeño detalle que considero adorable es poder elegir la forma de la “comida” que usamos para curarnos en el juego, que le da aún más personalización a la entrega.


El estilo de juego conserva los botones y movimientos clásicos, pero da a elegir entre dos tipos de secuencias de botones: la clásica de siempre, y una nueva que le da un botón aparte a la acción de tomar tanto objetos como enemigos, y puede facilitar utilizar el nuevo ataque especial que fue agregado. Los ataques especiales siguen consumiendo vitalidad, pero tenemos la fortuna de poder recuperarla, por supuesto, golpeando a cualquier enemigo que tengamos cerca. Los ataques especiales nuevos, o “movimientos estrella” son limitados a la cantidad de estrellas (se pueden recolectar o ganar con puntos) que tenga tu personaje, y pueden ayudar a liberar un área llena de enemigos o bajarle la salud considerablemente a un boss.

Los dispositivos de hoy en día permiten al juego ser mucho más dinámico, rápido y llenar más el campo de batalla de enemigos, o sea, la dificultad incrementó mucho. Los enemigos son mucho más inteligentes y pueden atacar más rápido; a veces te sorprende haber perdido una vida en la primera pantalla del nivel. Enemigos nuevos como los policías corruptos con sus picanas y escudos, y las chicas que tiran bombas, pueden dificultar mucho más el campo de batalla, y además memorizarse la técnica para derrotar a cada enemigo puede hacer de los niveles una tarea engorrosa, pero a la vez divertida. 

En algunas partes, Streets of Rage 4 puede transformarse en una especie de Cuphead ochentero, teniendo que memorizarse el sistema de cada enemigo hasta poder pasar el nivel con la mayor cantidad de vidas posible. Los escenarios pueden ser un dolor de cabeza también, porque cada uno tiene algún tipo de “trampa”, sean barriles explosivos, charcos de ácido, bolas de demolición gigantes, agujeros hacia la nada, pueden bajar la vitalidad muy rápido y los enemigos van a hacer lo imposible para hacerte caer en una de ellas. 


Los jefes son en su mayoría personajes a los que ya nos enfrentamos en otras ocasiones, solo que esta vez son más rápidos y mortales, y cuentan con una primera etapa más sencilla, y una segunda donde los ataques son más intensos. Encontré un defecto muy molesto en el combate: en la tercera entrega habían agregado un movimiento que, en caso que un enemigo realice un agarre, el personaje podía soltarse. En este juego ese movimiento ya no está, así que la única opción es quedarse ahí viendo cómo los enemigos pueden hacer sus ataques especiales y que no podamos hacer nada al respecto.

Sí, los niveles pueden ser muy difíciles, pero tenemos un par de ventajas que nos pueden dar una mano para hacer el trabajo más fácil. Ahora podemos ganar los niveles gastándonos todas las vidas si eso queremos, porque para el próximo nivel la cantidad de vidas se reinicia. Bueno, a menos que juguemos el Modo Arcade, que tenemos 3 vidas que nos tienen que durar todo el juego, como en los viejos tiempos. También, si los niveles nos vuelven locos perdiendo y perdiendo una y otra vez, el juego nos da la posibilidad de agregarnos más vidas y/o estrellas para facilitarnos la tarea, pero, claro, penalizando nuestro puntaje final. 

Los modos multijugador son co-op local para 4 jugadores y co-op online para 2 jugadores


El propio campo de batalla puede ser un dolor de cabeza como dije, pero también una bendición: nos dan muchas armas, a veces más de las que podemos usar, las mismas de siempre, y otras nuevas también. Además, con un poco de práctica, se puede lograr que esos barriles explosivos, charcos tóxicos y demás sean la trampa perfecta para que los enemigos caigan en ellas y ahorrarnos muchos golpes y molestias. Es bueno también aprovechar la enemistad de los policías con los maleantes, que puede ayudarnos a pelear con uno o dos mientras el resto se mata entre ellos.


Si no alcanza con todo esto, ¡también podemos jugar online con algún amigo o amiga! Jugar con alguien más puede ser muy beneficioso para poder derrotar a los enemigos fácilmente y controlar mucho mejor a los bosses, la única desventaja es la distribución de las comidas, bolsas de dinero y estrellas. Sabemos que se puede jugar con hasta cuatro personas en forma local, pero obviamente en cuarentena no pudimos probarlo, y solo pudimos conformarnos con jugar de a dos personas en modo online. Hubiera sido muy divertido poder jugar con cuatro personas online.


Este juego tiene también algo que lo hace más icónico de lo que ya es y son los desbloqueables. Ganando ciertos niveles se pueden obtener a los personajes de los juegos anteriores con sus diseños, ataques y habilidades originales. Otra sorpresa son los niveles retro ocultos, en los que podemos pelear con icónicos bosses de la historia de Streets of Rage, con los gráficos originales, atacando con más intensidad a nuestra alma nostálgica. 

Streets of Rage 4, aunque es relativamente corto, se puede jugar muchas veces, probar todos los personajes y seguir encontrando referencias y pequeños detalles que nos hagan aún más felices. Puedo decir otra cosa mala y es el final. No quiero hacer spoiler, pero fue anticlimático como pocos. Aunque sea un cartel de felicitaciones hubiera bastado. 


Palabras Finales:
Es increíble que, en estos tiempos, donde muchos regresos retro suelen ser decepcionantes, venga este clásico amado por tantos y que sea exactamente lo que soñamos. Streets of Rage 4 fue una experiencia hermosa, divertida y adictiva, con miles de referencias al pasado, manteniendo esa atmósfera tan interesante que tiene desde el primer día. Puedo decir que es un juego que voy a revisitar muy seguido.

Lo bueno:
- Mantiene la esencia y jugabilidad de los juegos anteriores
- Experiencia personalizable
- Distintos modos de juego
- Posibilidad de rejugar
- Referencias a los juegos anteriores
- Personajes y niveles desbloqueables

Lo malo:
- Difícil, incluso en modo Normal
- Ausencia del movimiento anti-agarres
- Final anticlimático
- Modo co-op para 4 jugadores solo disponible de manera local


Nota Final:

9.5
Excelente
Comparte en Google+
ESCRITO POR Anyu Fidel

Estudiante de artes audiovisuales, especializada en cine mudo y animación. Maquilladora FX de medio tiempo, fan de JoJo de tiempo completo.

0 Gritos :

Publicar un comentario