En nuestro canal de YouTube

Hard&Tech: Samsung Galaxy S21 Ultra — Análisis y experiencia de uso de un gama alta que la rompe

El Samsung S21 Ultra llegó para quedarse. Se ha hablado maravillas de este teléfono en más de una ocasión y, hoy día, es difícil decir algo que ya no se haya dicho. Por eso, además de incluir el obligatorio apartado técnico, desde SHD les traemos una reseña basada en experiencia de uso a largo plazo, es decir, a contar nuestra experiencia con el producto. ¿Qué se sienta usar y reusar al mejor smartphone de Samsung hasta la fecha?


Por más que sabíamos del poder del S21, no fue hasta que lo tuvimos en nuestras manos que realmente nos dimos cuenta de lo que estábamos presenciando. Hay dos puntos de infección, sin importar el teléfono que tengas, donde el S21 muestra que sobresale en el mercado: pantalla y sonido. Con una pantalla Dynamic AMOLED 2x de 6, 8 pulgadas y frecuencia de 120 Hz con soporte para HDR10+, es, simplemente, el mejor teléfono de la Serie S. La calidad de imagen que logra el dispositivo es increíble en su configuración de fábrica, ya que se puede tocar bastante para lograr diferentes resultados. 

Podemos adaptar la resolución a 1720p,1080p y hasta 1440p (WQHD+) a nuestro gusto, sabiendo que a menor resolución tenemos mayor duración de batería. La tasa de refresco es adaptativa y en la máxima resolución podemos disfrutar de 120hz, algo difícil de encontrar en otros teléfonos. Hemos visto películas full HD, en 2k y hasta en 4k y, literalmente, cuesta entender que lo que estamos viendo es real. La calidad es sinceramente de lo mejor que se puede ver, no solo por los colores sino por la nitidez de la imagen.

Para simplificar un poco las cosas, pusimos en una PC varias películas en 4K y compartimos mediante red esa carpeta. Con el VLC (una de las mejores aplicaciones de reproducción multimedia del mercado) nos conectamos fácilmente a la red, y reproducimos las películas desde la computadora, haciendo una suerte de streaming. Vimos Alita Battle Angel, Captain America The Winter Soldier, The Birds, The House By The Cemetery y Akira, como para probar diferentes tipos de compresión, año de producción, efectos especiales, fotografía, etc, y el resultado siempre fue excelente.

El tamaño de la pantalla es clave para el disfrute multimedia: 6,8 pulgadas. Dependiendo de qué tipo de servicio estemos pagando, con plataformas de streaming como Netflix o HBO Max, podemos ver algunos títulos en 4K y disfrutar al máximo nuestro dispositivo.

Como complemento, el sonido también es asombroso, incluso cuando no estamos usando auriculares. El Dolby Atmos se nota bastante, aunque por lógica, depende mucho de la propia ecualización y mezcla lo que sea que estemos escuchando. También podemos jugar con el optimizador UHQ por si queremos puntualizar en algún tipo particular de sonido. Muchas veces, el Dolby Atmos te hace sentir que ciertos sonidos vienen desde otros puntos de la habitación, distantes al sonido general del celular, y para películas de terror es un plus que realmente suma muchísimo.

Eso sí: no trae jack 3.5 para audio. En este sentido, quienes no cuenten con auriculares USB-C o Bluetooth van a tener que ir pensando en adquirir unos. 

La batería es otro diferencial a destacar. Los 5.000 mAh del S21 Ultra no son fáciles de equiparar. Su autonomía, sobre todo, se nota en el uso continuo del dispositivo. Con el celular cargado al 100%, llegamos a la noche con la carga al 70%, habiéndolo usado para jugar, ver películas, y el uso común de redes sociales, servicios de mensajería, cámara y otras aplicaciones.

La mala noticia es que el S21 Ultra 5G viene sin cargador, una costumbre que ya están tomando varios dispositivos de gama alta. Si bien no logramos entender realmente por qué esta decisión sería beneficiosa para el usuario, la realidad es que hay que salir a comprar un cargador. Se puede elegir entre un cargador inalámbrico o los cableados, ya clásicos. Además de los de carga común, tenemos los de carga rápida y los de carga ultra rápida, que se ajustan a ciertas configuraciones que trae el propio software de Samsung. El que tenemos es de carga rápida. Vale recordar que el celular viene con un cable de alimentación de USB-C a USB-C, y nuestro cargador, original Samsung, trae ficha USB-A, lo que le da más versatilidad si queremos cargarlo en algún otro cargador que no tenga puerto USB-C.



La cámara es la frutilla del postre y podríamos hacer 10 notas hablando sobre ella. Está claro que no reemplaza a cámaras profesionales como la CANON EOS 4000D, la NIKON D3500 o la SONY ALPHA 7 II, por ejemplo. Y no por comparar sus aspectos técnicos sino por el simple hecho de que dichas cámaras están construidas solamente para sacar fotos (o filmar, depende del caso) y el S21 Ultra es algo completamente versátil en ese sentido. De todas formas, y lo volvemos a remarcar, la cámara tiene un criterio profesional altísimo, logrando una calidad inmensa en cualquier tipo de circunstancias.

Tiene su cámara principal de 108 MP f/1.8, un ultra gran angular de 12 MP f/2.2, y dos teleobjetivos, uno de 10 MP f/2.4 y el otro de 10 MP f/4.9. Y la frontal, de 40 MP f/2.2. ¿El zoom? Increíble, hasta 100x. Claro, todo lindo si exponemos los números, pero ¿cuál fue nuestra experiencia? Cómo pueden ver, pudimos sacar grandes fotos en todos los contextos de luz, de cerca, de lejos, y utilizando solo algunas de las opciones que nos da el software de Samsung, como el modo noche, el modo retrato, el modo comida. Tiene también un modo PRO, donde te permite jugar con el ISO, el diafragma o incluso la temperatura. Estuvimos sacando varias fotos que vamos a dejar a continuación.



También tenemos que hablar de cómo filma el S21 Ultra. Este dispositivo graba a 8K, aunque le dimos poco uso ya que, no solo nos resulta innecesario para el uso cotidiano, ya sea filmar algún unboxing, un podcast o a nuestras mascotas, sino que, sinceramente, en 4K se nota todo mucho más estable. Es difícil explicarlo sin entrar en detalles técnicos, pero básicamente se nota que en 8K es todo un poco más forzado y menos fluido, siempre y cuando seamos un poco exigentes o detallistas, claro. En Full HD todo se ve impecable, incluso se nota que hay un gran trabajo para la filmación con poca luz.

Por otro lado, y como es esperable, quisimos testear la experiencia completa y meterle al Samsung S21 Ultra varios videojuegos a ver cómo funcionaban. Nuestra primera impresión es que todo se siente como en una consola. El primer juego que probamos fue el Asphalt 9 Legends, y todo respondía a la perfección, todo se veía super fluido.

Después probamos el Endless Nightmare, porque necesitábamos un poco de terror. El juego, con una calidad gráfica impecables y un montón de efectos visuales, es similar al Layers of Fear o al Visage, siendo uno de los títulos con mejores gráficos y que más exige al dispositivo. También probamos el Infinity Ops y el Call of Duty: Mobile, conectando por Bluetooth un control de Xbox que tenemos para ampliar la experiencia (gracias a la funcionalidad  Xbox integration). El resultado, nuevamente, fue realmente increíble. También probamos The Gardens Between, Castle of Illusion e Injustice 2, todos con resultados mayores a lo que esperábamos.

Para tantear aun más el terreno, empezamos con los emuladores. NES, SNES, MegaDrive, Master System… hasta ahí todo más que normal, sin contar las consolas portátiles de Nintendo como la querida GameBoy, seguida por la Advance y la Color. Redoblando la apuesta, probamos el Super Mario 64 y el Banjo-Kazooie, con el emulador de Nintendo 64. De ahí pasamos al de Dreamcast, con el Shenmue y el Resident Evil Code: Veronica. De ahí saltamos a la PSX, donde jugamos al Resident Evil 3 Nemesis. Para terminar, probamos el God of War II emulando una PS2. El resultado no fue increíble si somos sinceros, pero no por cuestiones del S21 Ultra, sino porque todavía no hay un emulador lo suficientemente potente para Android.

Luego de descargar todo lo que bajamos al teléfono, lo volvimos a cargar al 100% para hacer una pequeña prueba. Estuvimos 3 horas continuas jugando a todo lo que les acabamos de contar y el dispositivo quedó en 62% de batería, lo que realmente es una locura, porque la gran mayoría de juegos que corrimos son pesados y le generan un buen desgaste al celular. Lo que también notamos es que apenas levantó temperatura con algunos juegos, de forma muy sutil. Si hacemos un balance, cuando vemos películas alojadas en el dispositivo consume un poco menos de batería, pero cuando vemos películas desde Netflix o cualquier plataforma de streaming, el consumo de batería es bastante similar, sobre todo si mantenemos el brillo de la pantalla medianamente alto.

No cabe duda que estamos frente a un inmenso centro de entretenimiento portátil, con las mejores características técnicas del mercado para saciar el vicio y el uso de cualquier tipo de usuario. Luego de varios días de uso, no solo no llegamos a tocar todas las opciones de configuración que el teléfono ofrece, ni a usar todos los modos ni tipos de cámara, sino que tampoco pudimos realmente colmar o llevar al extremo al S21 como para saber cuál es su límite. Hicimos algunos test de benchmark con el 3DMark. 

La app nos dijo, de entrada, que para algunas de sus pruebas el teléfono era demasiado potente, encontrándose entre el 7% de los mejores dispositivos del mundo. En el test Wild Life, teniendo en cuenta que nuestra versión del S21 Ultra tiene un procesador Exynos 2100, obtuvimos una puntuación de 5621 y un framerate constante de 32fps. 

Para cerrar, del Samsung Galaxy S21 Ultra no podemos decir otra cosa que estamos ante uno de los gigantes de la verdadera gama alta. Con prestaciones que sobran para el usuario promedio, una cámara que la rompe y un rendimiento en gaming que asombra (y que suma mucho con Xbox integration, que nos deja jugar con control de Xbox lo que queramos y stremear juegos desde la consola), no hay prácticamente quejas. Se echa de menos el cargador en la caja y la posibilidad de aumentar el espacio con tarjeta SD. Lo que podemos decir en base a esto es simple: tengan en cuenta que van a tener que comprar un cargador y elijan bien el almacenamiento (128, 256 y 512 GB) porque no se puede ampliar. 

Valoración Final:
Excelente
Comparte en Google+
ESCRITO POR Lucas Robledo

Game Designer y Producer. Redactor mercenario. Cinefilo conflictivo. Casi músico y muy poco de ilustrador. Gamer de la vieja escuela. Aficionado al terror, a los comics y a la literatura.

0 Gritos :

Publicar un comentario

Si compras en la tienda de Epic, ¡usa nuestro código!