Análisis: Kraven Manor (PC - 2014)

Kraven Manor es un juego terror en primera persona independiente y gratuito, en el que los jugadores tendrán que adentrarse en la misteriosa Mansión Kraven para averiguar qué es lo que sucedió en aquel lugar. La mecánica de Kraven Manor recuerda mucho a la de otros títulos de terror populares como Amnesia: The Dark Descent. Es decir, tendremos que explorar las diferentes estancias del juego buscando distintos objetos con los que resolver diferentes puzles. Por el camino, además, tendremos que tener cuidado con una criatura que habita en la mansión.

Calificación:



Desarrolladora: Demon Wagon Studios
Distribuidora: Demon Wagon Studios
Lanzamiento: 26 de septiembre de 2014
Plataforma: PC

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam, facilitada por el equipo de Demon Wagon Studios

Ya he comentado, en más de una ocasión, la moda creciente en la realización por parte de compañías independientes, después de Amnesia The Dark Descent, de videojuegos de terror en los que predominan la creación de atmósferas y la resolución de enigmas sobre la acción. También he comentado, mi preferencia personal por este tipo de videojuegos aunque también me gustan los de acción terrorífica tipo Survival Horror. Dentro del género de videojuegos de terror atmosféricos, hay verdaderas joyas como el propio Amnesia The Dark Descent, Outlast e incluso Alien Isolation y verdaderas decepciones como es el caso que nos ocupa en esta review.

Kraven Manor nos sitúa a la entrada de una mansión en plena tormenta, en la cual se esconden oscuros secretos y de la cual se cuentan extrañas y terroríficas leyendas. Se trata de la mansión que antiguamente fue propiedad de la familia Kraven. Nuestra misión será descubrir los secretos que la envuelven y sobrevivir, si es que podemos. Nada más entrar en la mansión, nos encontramos en un enorme salón, con una enorme vitrina sobre una mesa, en el centro. Alrededor, tanto en el piso superior como en el inferior, puertas cerradas. Todas, excepto una, que representa el inicio de nuestra investigación.



Gráficamente, el juego se nota trabajado. Contaremos con un entorno detallado. Las habitaciones y toda la mansión en general, transmiten con sillas y muebles tirados por el suelo, cuadros grotescos y telas de araña, sensación de abandono e incluso de horror contenido, como si pudiéramos intuir que algo horripilante ha ocurrido o va a ocurrir allí. Los fenómenos atmosféricos como temblores o relámpagos, se encuentran bien integrados en la trama si bien no llegan a ser espectaculares. Para mí, sin duda alguna, el mayor error a nivel gráfico es el diseño de los enemigos que nos encontraremos durante el juego. Un simple maniquí articulado como los utilizados por los dibujantes, en color rojo, es nuestro enemigo más atroz. Sinceramente, desentona mucho para mi gusto con el detalle alcanzado en el entorno de la mansión y no encuentro explicación coherente para su elección por parte de los diseñadores del juego. Eso sí, vencer a estas simples criaturas nos costará lo nuestro y podremos hacerlo utilizando la luz de nuestra linterna u otros objetos emisores de luz, que los hará detenerse unos segundos para que podamos escapar.


En cuanto al aspecto sonoro también podemos concluir que tiene un buen nivel. Sonidos estridentes, efectos atmosféricos propios de la tormenta que nos envuelve u otras situaciones terroríficas, están bien trabajadas y situadas donde deben estar. Por su parte, la banda sonora acompaña a los efectos sonoros con gran notoriedad. Melodías oscuras, tenebrosas y aterradoras nos acompañaran en nuestras pesquisas por la mansión Kraven, haciéndonos entrar en profundidad en la situación que se nos propone en cada momento. Casi me atrevería a decir, que la banda sonora es de lo mejor de este videojuego.



Quizás, junto al diseño de los enemigos, la mecánica del juego es lo que menos me ha gustado del mismo. La dinámica del juego es rutinaria e incluso aburrida por momentos. Entraremos en una sección de la casa, la recorreremos encontrando notas a nuestro paso que nos explicarán que ocurrió en aquella casa y los ritos diabólicos en los que se vieron envueltos los miembros de la familia Kraven, nos atacará el enemigo más simplón jamas creado para un videojuego de terror, recuperaremos una parte de una maqueta de la casa que deberemos llevar a la mesa central situada en la estancia inicial del juego y esta maqueta nos dará acceso a otra zona de la casa y vuelta a empezar. Al principio esta mecánica pude ser divertida pero al cabo de un rato se hace tediosa y le quita dinamismo al juego.

Es curioso como un videojuego que, a priori, lo tiene todo para triunfar, se queda en nada. Y es que, salvo en contadas ocasiones, el juego no nos transmite la emoción de querer seguir indagando en sus habitaciones, ni de animarnos a sentir miedo entre sus paredes. Es un juego, y no se si es la palabra adecuada, frío. Transmite la sensación de hacer las cosas por rutina y no por que realmente nos encontremos sumergidos en la historia y queramos saber más y más de su trama. Sin duda, una decepción dentro de este tipo de videojuegos.



Palabras finales Podríamos concluir que en el aspecto gráfico y sonoro, técnicamente, el juego cumple sobradamente. Otra cosa es que esos gráficos y sonidos se utilicen adecuadamente para dar miedo. Como decepciones claras, la simpleza de los enemigos si bien, esto si hay que decirlo, son letales y muy complicados de vencer y la mecánica del juego, que convierten la experiencia terrorífica de Kraven Manor en una mera rutina, que repetida un par de veces, hace desaparecer todo encanto a la historia y al videojuego en sí. Sí un juego de este tipo no te envuelve y te hace penetrar a cada paso en nuevas experiencias que se vayan complementando entre sí, los esfuerzos gráficos y sonoros quedan en nada. Destacar la esplendida banda sonora.



Lo Bueno:
- Graficos detallados
- Banda sonora notable


Lo Malo:
- Mecánicas repetitivas
.

Nota Final:

5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Antonio Reverte Lucena

Escritor, locutor y colaborador en publicaciones relacionadas con el terror y el miedo.

0 Gritos :

Publicar un comentario en la entrada