En nuestro canal de YouTube

20 años de Silent Hill: ¿el mejor survival horror de la historia?


La saga Silent Hill tuvo una historia accidentada. Mientras que algunos de los títulos que la componen son ejemplos de lo peor que parió el survival horror, también tiene entregas que son ejemplos de lo mejor. Hoy se cumplen 20 años del lanzamiento de la primera entrega, esa que se coló en la cultura popular y que hizo que todos pensemos en el pueblo maldito cuando nos levantamos bien temprano y vemos mucha niebla. Silent Hill es un videojuego como pocos se han hecho, uno pensado para incomodarnos en todo aspecto, nacido de la reinterpretación japonesa del terror occidental.

Silent Hill ayudó a popularizar el survival horror. Nunca fue una saga que vendió millones como Resident Evil, pero siempre se sostuvo como material de culto y como una de las sagas más valoradas por la critica y los jugadores. Hoy en día, 20 años después, el videojuego sigue siendo único, ejemplo de terror psicológico, que nos sacude con la tragedia más humana.

Mira la versión video, en YouTube

La llegada de Harry Mason a Silent Hill es movida por un sentimiento, el amor hacia su hija. Con un personaje tan humano, es sencillo ponernos en la piel de sus motivaciones. Con personajes como Dahlia, Kauffman o la propia Lisa, podíamos empatizar hasta con los "villanos" de la historia (y es que la etiqueta de villanos hasta les queda ridícula porque son personajes muy ambiguos. 

En su generación, no hubo otro videojuego como Silent Hill. Por eso no sorprende que el Team Silent (el estudio que estuvo encargado de desarrollar las primeras cuatro entregas dela serie) haya recibido luz verde de Konami para hacer una secuela, el inolvidable Silent Hill 2.

Silent Hill 2 repitió tropos de la primera entrega. El drama estaba ahí, el protagonista motivado por un motivo personal también. De hecho, la secuela terminó siendo un videojuego más grande en términos narrativos. Muchos temas eran compartidos, pero Silent Hill 2 pone el foco en la culpa y el dolor, haciendo del tormento de James una experiencia terrible, no solo porque todas las situaciones jugables son un reflejo de ello (los enemigos, los escenarios), también porque en su viaje por Silent Hill se encuentra con personajes que viven dolores parecidos. 

Acá viene el momento en que a los fanáticos de Silent Hill nos cuesta decidir cuál es la mejor entrega. Silent Hill 2 suele ser el favorito. Inspiró innumerables videojuegos de terror. Incluso fue la entrega que inspiró todas... sí, TODAS, las entregas de la propia saga posteriores a Silent Hill 4: The Room. El guion de Silent Hill 2 es más sincero, la historia de James Sunderland es más humana. Es innegable, Silent Hill 2 tiene una de las historias más intimistas que jugamos alguna vez en un videojuego. También tiene el mejor diseño de enemigos de toda la saga. 

Con todo lo dicho, creo que el primer Silent Hill es único en un apartado y ese es el del terror interactivo. Ningún título de la saga se vale de jumpscares para causar miedo, pero Silent Hill es el que mejor resuelve esto de atormentar al jugador a través del gameplay. Silent Hill 2 viene a usar una narrativa más tradicional, con cinemáticas. El primer encuentro con Pyramid Head es aterrador, pero es una cinemática. El jugador está desconectado del horror. 


El ejemplo perfecto es la primera escena de Silent Hill 1. Harry comienza a seguir la silueta de Cheryl a través de la niebla. Bah, mejor dicho, los jugadores comenzamos a seguirla. Toda la escena es interactiva. El miedo a lo desconocido es constante. En un momento, cruzamos una valla y la cámara del juego rota, haciendo imposible que no leamos el cartel que dice "Cuidado con el perro". Del otro lado de la valla hay un charco de sangre enorme... algo anda mal, es claro, y nosotros estamos a punto de descubrirlo. 

Lo que sigue es magnífico. La atmósfera comienza a oscurecerse gradualmente, la luz del encendedor nos da un poco de seguridad, pero todo deriva en pánico cuando somos testigos del horror. Aparecen seres de otro mundo y estamos acorralados. No tenemos con qué defendernos. Intentamos volver por donde vinimos, pero no es posible. Los enemigos nos matan y caemos en un Game Over... o eso creímos, porque lo que sigue sí es una cinemática, de Harry Mason despertando en la cafetería. 

El terror y la desesperación de la secuencia en el callejón nos llega desde la interactividad. Es una secuencia jugable y hasta que no sabemos que la muerte es obligatoria, el mío es verídico. La desesperación de Harry Mason la vivimos nosotros mismos, porque tomamos el control, porque jugamos. 

Pesadilla jugable
Los videojuegos tendrían que usar más la interactividad para generar miedo. Es lo que los separa del cine o la literatura. El primer Silent Hill es magistral en esto. El callejón es el comienzo. En el escenario de La Escuela también nos captan con secuencias interactivas: el llanto en el baño o la escena del gato en el casillero. El jugador toma decisiones en tiempo real, en momentos muy tensos. En la batalla contra Cybil, tenemos la chance de arrojarle el Aglaophotis; en la batalla final, podemos demostrarle al jefe que no tenemos balas y vencerlo de esa forma.

Todos los Silent Hill tienen buenas secuencias interactivas que nos sacan de la caja (James saltando al vacío en Silent Hill 2; el reflejo malvado de Heather en Silent Hill 3), pero ninguna es tan intensa como el callejón en el primer juego. Son minutos de puro terror que surten efecto especialmente porque los jugadores estamos al control del personaje. El juego nos engaña, convierte a la muerte en parte del gameplay.

Un salto de fe para un hombre sin fe
Cumpliéndose 20 años del lanzamiento de Silent Hill, quiero reivindicar especialmente esa primera entrega, pero también a las primeras cuatro porque todas ellas manejan un tipo de terror propio. Forjaron una impronta que solo puede definirse como silenthilliana. La gente de Konami claramente se inspiró en David Lynch, Dario Argento y Clive Barker. La dirección artística de la saga tiene mucho de ellos, el tipo de terror también, atmosférico y simbólico, sin jumpscares, incómodo por cómo tuerce la realidad. Sin embargo, los tropos del terror japonés también están presentes. 

Es decir, la reencarnación, los fantasmas y los rituales, entre otros. Silent Hill 4: The Room enfatiza mucho más estas cuestiones y es el más oriental de todos, pero ninguno de ellos se olvida de sus orígenes japoneses. Al final, la saga tiene una composición única, un trasfondo que nació cuando un grupo de japoneses quisieron vender terror en occidente sin perder la idiosincrasia del Budismo y las creencias folclóricas niponas.

No sabría decir si Silent Hill 1 es el mejor survival horror de la historia. Tampoco me atrevo a darle esa honor al segundo. De lo que estoy segura es que no volví a jugar una secuencia como la de aquel callejón. Pasaron 20 años y pasaron cientos de videojuegos de terror, y muchos de ellos se inspiraron en la atmósfera de Silent Hill y en su terror psicológico, pero casi ninguno buscó que vivamos el terror, que lo sintamos, con el joystick en nuestras manos. 

¡Feliz cumpleaños, Silent Hill!

Un ejemplo perfecto de cómo introducir un enemigo dándonos un paro cardíaco sin usar una cinemática. La narrativa emerge del gameplay. Si todavía no jugaron Silent Hill 4, cuando lleguen a esta escena se van a acordar de mí. 
Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

5 Gritos :

  1. A veces pienso que esto del remake de RE termine motivando a Konami a hacer lo suyo con SH1.

    Admito que me motiva un poco la idea de un remake, aunque no sé si se deba a la ansiedad de ver material nuevo de la saga, aunque éste sea un remake... un remake de mierda conociendo a konami :v

    ResponderEliminar
  2. Konami está en otra línea ya. Creo que realmente viven de PES y pachinkos :( hay más chances de que Capcom reviva Dino Crisis que de ver un remake de Silent Hill. Ojalá me equivoque (igual me encantaría ese remake de Dino Crisis jajaj)

    ResponderEliminar
  3. Una escena sin precedentes... Aunque prefiero el segundo juego jajaj Una escena no hace un juego

    ResponderEliminar
  4. Necesitaríamos un remake de estos grandes clásicos y otro que me gustaría que remasterizen o saquen una tercera parte es Obscure que juegazos me fascino el modo cooperativo

    ResponderEliminar