En nuestro canal de YouTube

Análisis: Bloodstained: Ritual of the Night – Un ritual para revivir a un clásico

Bloodstained: Ritual of The Night, el metroidvania de terror gótico que se presenta como el sucesor del mítico de Castlevania Symphony of the Night.

Calificación:


Desarrollador: ArtPlay
Distribuidora: 
505 Games
Lanzamiento: 18 de junio de 2019 (25 de junio de 2019 en Nintendo Switch)
Plataforma: PC, PS4, Xbox One, Nintendo Switch

Análisis basado en una copia digital para PS4 facilitada por 505 Games

Desde que Symphony of the Night nos voló la peluca a todos en la era PS1, el género “Metroidvania” sería reinventado durante décadas con infinidad de títulos, tratando de reproducir la magia que esa joya de la era 32-bit encapsulaba. Si bien hemos tenido el placer de disfrutar de excelentísimos juegos como Guacamelee, Hollow Knight o Sundered, ningún título pudo hacerle sombra al que todo había originado. En esta oportunidad, Bloodstained: Ritual of the Night, llegó para romper ese paradigma.


A veces da la sensación de que vivimos en una época en la que usar la nostalgia es la forma más simple de lograr que algo sea exitoso, y en la mayoría de los casos es una suposición muy correcta. Cualquier cosa que nos gatille la frase “¿te acordás (…)?” se garantiza una porción de éxito sin demasiado esfuerzo.

En ciertas ocasiones, el homenaje puede llegar al extremo de sentirse como un robo a la fuente original. Es por ello que el equipo de ArtPlay junto a Koji Igarashi tuvo en sus manos una tarea titánica: entregarle a los fans una secuela espiritual del Symphony of The Night sin hacer un calco de dicho título. El resultado nos sorprenderá a todos.


Bloodstained: Ritual of The Night es la secuela directa de Curse of the Moon y la historia está muy relacionada con los sucesos de dicho título. Si bien no es indispensable jugar la precuela para disfrutar de esta nueva entrega, sí perderemos cierto valor de impacto con algunos giros de la trama.

Esta vez la historia nos pone en la piel de Miriam, una de las últimas Sharbinders (humanos con la habilidad de absorber e invocar demonios para que luchen a su lado) viva. El otro Sharbinder vivo es Gebel, quien comparte un misterioso pasado con Miriam, pero que decidió usar sus habilidades para crear un ejército de demonios con el poder para purgar a la tierra de los humanos.

Con esa simple pero efectiva premisa, Bloodstained: Ritual of the Night, comienza. Y, por Dios, lo que descubrimos es que hemos muerto y estamos en el paraíso.

El gameplay es una versión actualizada y simplificada de Castlevania: SOTN, por lo que contaremos con un inventario, equipamiento, diferentes armas con diferentes habilidades, summons, técnicas especiales que se ejecutan con comandos específicos y un inmenso castillo repleto de puzzles y secretos para desentrañar.

Podemos personalizar a Miriam como queramos

Miriam al comienzo tendrá un set de habilidades limitado, pero a medida que avancemos destrabaremos skills como el doble salto, empujar objetos grandes para abrir nuevos caminos, poder pasar por aberturas estrechas y mucho más que no queremos spoilear. Esto hace que el backtracking sea un factor importante del ROTN, pero al ser tan adictivo y divertido, en ningún momento se tiene una tarea.

Para facilitar la exploración, encontraremos unos vitreaux que servirán de teleport, pero no nos llevará a cualquier lado que deseemos, sino que nos transportarán a otra habitación de nuestra elección donde haya otro vitreaux. Si bien en SOTN ya contábamos con una mecánica similar, había muy pocos en el mapa y la tarea seguía siendo bastante dura. En ROTN contamos con varios puntos de transporte más y están mejor ubicados, permitiéndonos llegar bastante rápido a donde deseemos ir.


Además, contamos con la posibilidad de poner marcadores en el mapa, lo que nos permite dejar un pin donde no podamos avanzar debido a que nos falta un ítem o una actividad, para poder volver luego cuando estemos más avanzados en la historia.

También contaremos con la ayuda de algunos NPCs que nos venderán ítems, nos darán misiones secundarias con buenas recompensas, nos ayudarán a crear objetos y comida o hasta nos dejarán plantar semillas para generar ingredientes. Esto hace que matar enemigos y buscar secretos sea constantemente recompensado, por lo que siempre tendremos un motivo para desviarnos de la historia y re correr el inmenso mapa que Bloodstained: Ritual of the Night, tiene para ofrecer.

Michiru Yamane, la compositora original de SOTN y Bloodlines, le da vida a este título con una gran cantidad de canciones increíbles, pegadizas y bien clásicas con cierto dejo de rock y metal. Cada escenario tiene una canción que lo representa, transmitiendo la vibra de cada stage, sumando así a la ya casi perfecta atmósfera oscura que Bloodstained: Ritual of the Night, tiene para ofrecer.


Lamentablemente no todo es perfecto, aunque por suerte los aspectos negativos de este título son bastante pequeños y, en su mayoría, bastante fáciles de ignorar. La estética es maravillosa, pero los personajes parecieran estar diseñados todos por diferentes personas, no hay cohesión artística y por momentos nos saca mucho del ambiente.

Además, si bien la música roza la perfección, algunas parecen haber tenido más tiempo de desarrollo que otras y pueden llegar a ser molestas al punto de querer irse de una pantalla para dejar de oír su canción.

Otra cosa que por momentos nos hizo ruido es la facilidad que tienen los lotos para glitchearse en los escenarios: algunas veces, luego de derrotar a un enemigo en el aire o cerca de una plataforma, el ítem que nos dejen como recompensa quedará trabado en el escenario y no podremos agarrarlo. Si bien no pasa todo el tiempo, es un problema que necesita atención inmediata.

En rasgos generales, nos encontramos ante un título que nos demuestra que se puede hacer un homenaje y a la vez ser su propia bestia, sin necesidad de vivir en la sombra del homenajeado.


Palabras Finales:
Bloodstained: Ritual of the Night vino a ser una secuela espiritual de Castlevania: Symphony of The Night y es exactamente eso, porque agarró los aspectos buenos del título y los mejoró, eliminó los negativos y construyó sobre una casi perfecta base, dejándonos como resultado el mejor Metroidvania después de Symphony of The Night.

Lo bueno:
- La música.
- La reutilización y mejora de ideas viejas. Las ideas nuevas son todas geniales.
- El gameplay es fluido, intuitivo y muy fácil de aprender.
- El mapa es inmenso y repleto de secretos.
- Divertido y con una muy buena duración (entre 18 y 20 horas para completarlo)

Lo malo:
- Algunos aspectos gráficos no son cohesivos y rompen la atmósfera.
- Algunas canciones dejan algo que desear y una en particular puede resultar muy molesta.
- El doblaje en inglés es inferior a las voces originales.

Nota Final:

9.5
Comparte en Google+

2 Gritos :