En nuestro canal de YouTube

1000 películas de terror que debes ver antes de morir: Triangle (2009)


¿Cuántas veces vemos una película por lo llamativo y hasta explícito de su título, o por su comercial poster y su bien editado tráiler, y ésta termina siendo muy mala? Y, por el contrario, ¿cuántas veces vemos una película “casi de rebote”, porque alguien la recomendó, o la elegimos sin saber lo que era, pero no nos llamó la atención ni el tráiler, ni el poster, y mucho menos, el nombre? Creo que son las menos.

Generalmente lo primero que a mí me llama la atención es el conjunto poster + título. El tráiler es lo que termina o no de convencerme. Pero, con la explosión de internet, uno ve lo que tiene a mano, y a veces consigue material sin saber de qué se trata.

Triangle. En algún momento supe que hubo una miniserie, la cual no tuve el gusto de ver, llamada The Triangle, que trataba ni más ni menos, que del Triángulo de las Bermudas. También recordé una muy buena película de Johnnie To conocida en estos pagos como Triangle. Y después llego a mis manos esta película, Triangle también, con un poster que no me llamo la atención, un nombre que no era nada descriptivo y una actriz que había visto poco y nada.


Sin expectativa alguna, me decidí a ver la película, en medio de un frio terrible, con algo de sueño, y una gripe que me venía acompañando desde el día anterior. Triangle, lejos de hacer algún spoiler, es el nombre de un bote. Acá se terminó cualquier grado de duda que tenía sobre el título del film. Pero de a poco las cosas van cambiando. La estructura argumental, que viene mostrando una dinámica simple y bastante coherente, de repente se vierte en un nudo de ideas perfectamente alineadas y el guión que creíamos tener en nuestras mentes, se desvanece como por arte de magia.

La película toma un camino difícil de seguir. Cuando parece que se va a hacer predecible, o que va a llegar a lugares comunes, vuelve a esquivar cualquier trivialidad y encara un camino distinto. Y es acá donde nos logra atrapar, donde logra hacer que nos mantengamos atentos, sigilosos a lo que está por venir. El guión y su planteamiento, a cargo también de su director (Christopher Smith) es totalmente destacable y admirable. A veces, tratar ciertos temas y recorrer ciertas temáticas se hace difícil y complicado, por el mismo carácter que tienen estos temas. Pero como un jugador de futbol elude a su oponente y da un puntapié hacia el arco rival, el director/escritor hace lo mismo con el criterio de esta cinta.

A pesar de que no eran necesarios, los efectos especiales de la película son realmente impecables. Son pocos, pero concisos, concretos, y muestran solo lo que tienen que mostrar, sin hacer de su calidad un exponente extra: en este caso, los VFX son solo un recurso para contar una buena historia. Aplausos. Las prostéticas son pocas, pero muy buenas como era de esperar también. Aplausos también. Lo más destacable es cómo este director, sin ser reconocido, sin toda la confianza de su productora, con pocas locaciones y pocos personajes sin estar demasiado desarrollados, hizo una película así. Aplausos magnánimos.

La dirección y el guión están a cargo, como ya dijimos, del inglés Christopher Smith (Creep, Severance), que ya había traído algunos productos un poco más fuertes en cuanto a su violencia y a su gore, pero no con un trato tan detallado de su historia. Protagonizan la película: Melissa George (Dark City, Turistas, 30 Days of Night), Joshua McIvor y Jack Taylor en sus primeros roles (ambos), Michael Dorman (Suburban Mayhem, Prime Mover, Daybreakers), Henry Nixon (The Black Balloon, Noise, Safety in Numbers) y Liam Hemsworth (Knowing).

Si bien gustos son los gustos, esta es una cinta que me animo a recomendar sin duda alguna. Un guión inteligente, redondo, que cierra por donde se lo mire. Y creo que lo que más me gusto de esta película es que luego de verla, me dejo pensando, me dejó dando vueltas en su propio contexto, hasta que le encontré un último detalle (genial, por cierto) que hizo que convenza aún más.
Comparte en Google+
ESCRITO POR Lucas Robledo

Game Designer y Producer. Redactor mercenario. Cinefilo conflictivo. Casi músico y muy poco de ilustrador. Gamer de la vieja escuela. Aficionado al terror, a los comics y a la literatura.

0 Gritos :

Publicar un comentario