En nuestro canal de YouTube

Análisis: Life is Strange Episodio 5 - Polarized

A medida que la tormenta se acerca más hacia Arcadia Bay, Max se enfrenta a un enemigo inesperado. Situado en Arcadia Bay, gira en torno a Max Caulfield, una estudiante de fotografía que descubre que tiene el poder de viajar a través del tiempo, logrando rebobinar hacia atrás y produciendo un efecto mariposa que permite cambiar el pasado.

Calificación:


Desarrollador:  Dontnod Entertainment
Distribuidora:  Square Enix
Lanzamiento:  20 de octubre de 2015
Plataforma: PC, PS4, PS3, XO, 360

Análisis basado en una copia digital del juego para Steam, facilitada por el equipo de Square Enix.




La odisea espacio-temporal de Max llegó a su fin. Luego de un sinfín de idas y vueltas, lágrimas derramadas, risas de escolapio y todo tipo de turbiedades, Life is Strange concluyó su aventura colocándonos ante la decisión más difícil. Dontnod nos trajo la gran revelación del año.


Polarized retoma la acción justo después del momento final del episodio anterior, Dark Room, que había culminado con un cliffhanger malévolo, que nos llenó de ansiedad por poco más de un mes. Dontnod supo manejar los tiempos y nos mantuvo pegados a las desaventuras de Max a lo largo de los cinco episodios. La tensión crece exponencialmente en este episodio final, en el que cobran significación muchísimos sucesos y momentos vistos anteriormente, lo que hace que todo se nos antoje nostálgico y que el clima se invada de emoción como nunca antes. El episodio consigue mantenernos en expectativa e incredulidad de principio a fin, ya que si bien algunos momentos se nos hacen predecibles, hay mucha incertidumbre y duda hasta los minutos finales.

Polarized es una catarata de emociones y eso es algo que los fanáticos de Life is Strange van a atesorar. Dontnod se guardó varias cartas bajo la manga y varios de los momentos más intensos de toda la temporada están alojados en este quinto episodio, lo que lo convierte en un viaje increíble de viajar. Hasta acá todo es increíble, pero vayamos a los momentos cúlmenes, al final, que pareciera ser lo que más nos importa a todos. ¿Life is Strange llega a una conclusión satisfactoria?



Como es costumbre, no daremos spoilers de ningún tipo. La respuesta sencilla es sí, Life is Strange culmina con un desenlace más que correcto, que levantó la ira de muchísimos jugadores, que probablemente esperaban una explosión de posibilidades y se decepcionaron ante la decisión del final, que es binaria. Así es, Life is Strange cuenta con sólo dos finales bien diferenciados, que pueden presentar variables menores, pero que en esencia son dos. Esto para muchos significó “nuestras decisiones no pesan, no tuvieron sentido”. Ahora la pregunta es: ellos, ¿habrán entendido bien la propuesta de Dontnod?



Life is Strange en su núcleo no deja de ser una historia coming-of-age y como tal, se centró en todo momento sobre el personaje de Max y en su crecimiento, su camino a la adultez. Max enfrenta realidades no muy distintas a las nuestras, porque a pesar de tener poderes que le permiten manipular el tiempo y, por ende, cambiar las decisiones de las que se arrepiente, la realidad es que el juego nos deja bien en claro que parte del duro camino de crecer es hacernos cargos de lo dicho y hecho, sin poder escapar de sus consecuencias. Entonces, en este sentido, ¿las mecánicas basadas en tomar y deshacer elecciones de Life is Strange no cobran una significación ludonarrativa especial? El final será binario –nos coloca ante una decisión importante con sólo dos opciones– pero en ese final todo el camino de Max hasta ese momento pesa y mucho, y al final, sin importar qué decidamos, sentimos que nuestra protagonista creció.

Entonces, y si me lo permiten, voy a definir a Life is Strange como una historia interactiva que pertenece a una escuela diferente que las producciones de Telltale Games o Quantic Dreams. Life is Strange no es un “elige tu propia aventura”, Life is Strange es un “acepta tu propia aventura”, un viaje personal, con desarrollo de personajes muy introspectivo e íntimo, que le da al jugador la falsa idea de elección, sólo para recordarle que cuando “te metes con el tiempo, nada puede salir bien”. El efecto mariposa, la teoría del caos, nada que no sepamos al fin y al cabo.


Life is Strange consigue que sus mecánicas de juego se vuelvan una pieza narrativa, algo similar a lo que logra Braid y algún que otro juego que en este momento no quiere venir a mi mente. Dontnod lo ha hecho increíblemente bien: ha contado una historia emotiva y atrapante valiéndose de recursos muy propios y demostrando que el videojuego como medio interactivo, si se lo aprovecha bien, está a un paso adelante en términos de inmersión y diégesis que el cine y otros modos de expresión audiovisual.

Palabras finales La conclusión más simple es un “¡Juéguenlo!”. Mientras menos sepan de qué va Life is Strange, más lo van a disfrutar. Hace años que no recibíamos un videojuego capaz de sumergirnos en un mundo y una historia tan coherentes, tan atractivos y tan vívidos. Dontnod supo cómo contar una historia y logró diferenciarse de otros estudios que proponen experiencias similares, demostrándonos que en términos de narrativa, en los videojuegos casi nada está dicho. Esperamos que pronto tengan otra historia para comtarnos. .

Lo Bueno:
- Muy inteligente a nivel narrativo, consigue inmersión y empatía de parte del jugador.
- Dirección artística increíble.
- Buena duración y rejugabilidad.

Lo Malo:
Algunos puzzles y secuencias stealth que no encajan.


Nota Final:

9.5

Comparte en Google+
ESCRITO POR Florencia Orsetti

Editor in Chief y fundadora de SHD. Aficionada por el horror tanto en videojuegos como en cine y literatura, tiene varios años de experiencia en redacción periodística. Seguidora y promotora de videojuegos independientes.

1 Gritos :

  1. He podido aceptar todo lo que Life is Strange me lanzó, una serie de emociones particulares y un final que pudo ser bastante mejor. En cuanto a tu análisis me ha gustado entender la aceptación sobre lo que prometía ser uno de los primeros títulos donde las decisiones sí importaban y que ha resultado en una jugada cruel de Dontnod para hacer a los jugadores lo mismo que han hecho con Max (sólo quien lo terminó entenderá) y sí, daría a este juego su merecido 9.5 pero de rejugabilidad no tiene prácticamente nada. Una vez que miras ambos finales no te queda nada que ver. Un saludo.

    ResponderEliminar